Bolsa, mercados y cotizaciones

"Es momento de volver a invertir en deuda corporativa de buen nivel pero no soberana"

Lionel Aeschlimann, CEO de Mirabaud Asset Management

Lionel Aeschlimann considera que el fin de una era marcada por las políticas monetarias acomodaticias es una buena noticia para la inversión y, aunque no descarta una recesión, piensa que será "suave". Mirabaud ofrece su visión sobre las oportunidades para la gestión activa en este nuevo contexto. Consulte los fondos de inversión de cada gestora.

Mirabaud acaba de celebrar una década desde su llegada a España pero lleva desde 1819 y siete generaciones gestionando patrimonios. Con este bagaje, Lionel Aeschlimann, socio y miembro del Comité Ejecutivo del grupo y CEO de Mirabaud Asset Management, cree que las crisis forman parte de la normalidad y que lo importante es tener una visión prudente y diversificada. Para esta experto, correcciones como la actual abren oportunidades en compañías de calidad cuando la valoración es correcta, siempre teniendo en cuenta que no hay que añadir riesgo sino reducirlo.

¿Cómo han sido estos dos años de pandemia para Mirabaud y sus resultados?

Después de la gran caída de 2020 en los mercados estábamos interesados en las oportunidades que se creaban. No sabíamos lo que iba a durar, si seis meses o dos años, pero sí que no iba a ser para siempre. Y cuando ves compañías de calidad, con buenos ingresos, barreras de entrada o un crecimiento superior al PIB perder 20%, 30% o incluso 40% de su valor en 2 ó 3 semanas, piensas, es momento de invertir. Lo difícil en esos momentos es convencer al cliente de que hay que entrar. En cuanto a los resultados, debo decir que hemos sido privilegiados en comparación con otros sectores de la economía y los servicios en general. Sin embargo, desarrollar cartera nueva ha sido más difícil.

¿Cómo están manejando la liquidez?

Este año hay reembolsos, no muchas entradas y la mayoría de la gente está esperando a ver qué pasa. Pero sería un error salir, es justo en estos momentos en los que hay guardar la calma.

"Hay reembolsos y pocas entradas, lo difícil en estos momentos es convencer al cliente de que hay que entrar"

Europa se prepara para el primer alza de tipos desde 2011. ¿Qué retos supone esta etapa para la gestión activa?

Salir de estos años de políticas monetarias acomodaticias es una buena noticia. La inflación es un tema preocupante y los bancos centrales parece que están corriendo detrás de los trenes, pero creemos que de manera general de aquí al segundo semestre o primer semestre del año que viene deberíamos ver una estabilización.

¿Serán los bancos centrales capaces de frenar la inflación sin provocar una recesión?

Antes los bancos centrales no decían nada y en los últimos años tienen un papel exorbitante, intentando condicionar y preparar. Si suben los precios hay un efecto natural de enfriar la demanda. Es posible que haya una recesión, pero pensamos que será suave y no tendrá las mismas implicaciones que en 2009.

¿Dónde invertir en este nuevo contexto?

La gestión activa intenta no comprar un índice, sino mirar lo que hay y seleccionar buenas compañías con capacidad de fijar sus precios y capaz de crecer por encima del PIB. Definimos una buena empresa donde los criterios de crecimiento no son solo financieros, sino también sostenibles.

¿Qué opina del sector tecnológico?

El Nasdaq es un índice donde hay cosas maravillosas y cosas menos buenas, por eso no nos gustan los índices. El equipo que gestiona la renta variable global en Londres ha tenido muy buenos resultados sin tener ninguna de las FAANGS. Esto no significa que no sean compañías extraordinarias, pero con el tema ESG hay que ser más selectivos.

En este entorno de retornos negativos tanto en bolsa como en deuda, ¿cuál es la alternativa para el inversor conservador?

En renta variable hay valoraciones razonables tras las caídas. Pero hasta en renta fija, que desde hace seis meses es un activo del que todo el mundo huye porque no había nada que ganar y mucho que perder, ahora puedes conseguir buenos títulos en deuda corporativa en Europa y EEUU con rendimientos muy interesantes, del 6,5%-7,5%. Nuestros expertos piensan que es momento de volver a invertir en deuda corporativa de buen nivel, pero no gubernamental.

¿Cómo es hoy una cartera equilibrada?

La clásica 60/40 no funciona, hay que estar preparado para ser mucho más flexible. Una cartera ideal tendrá más inmobiliario y más capital privado con activos no cotizados en bolsa y eso yo creo que es una tendencia de fondo. La clientela de la división de banca privada cada vez invierte más en activos privados con rendimientos a largo plazo más elevados que muchas inversiones en bolsa, pero con menos volatilidad.

Actualmente hay sequía de salidas a bolsa

En EEUU una parte cada vez más grande de la economía está en capital privado. Es un tema más filosófico sobre democracia accionarial, para que todo el mundo pueda tener acceso a las compañías y las finanzas. Para que los fondos de pensiones puedan invertir hay que buscar inversiones privadas.

"Una cartera ideal ahora tendrá más inmobiliario y capital privado, con activos no cotizados en bolsa"

¿Puede citar algún ejemplo?

Hace cuatro años lanzamos un negocio de private equity, en el que manejamos casi 1.000 millones y que está creciendo. Hemos elegido temáticas como lifestyle [estilos de vida], que pueden cubrir muchos sectores, desde la comida al lujo, que a nivel financiero son muy atractivos y hay mucho por hacer en inversión sostenible.

¿Tienen algo en otros activos como el oro?

La asignación estratégica en las carteras de banca privada está en torno a un 5%. Pero el papel del oro como protección contra la inflación es un poco un mito, a veces funciona y a veces no.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin