Bolsa, mercados y cotizaciones

La tesis de los valores que más gustan a los inversores 'value'

  • Comprar 'valor': chips, electrificación o minería
  • BMW, aviones y defensivas; o acero, petróleo y fertilizantes
Madrid

Los gestores que siguen la filosofía value en España han participado en el Foro de la Gestión Activa y Pasiva para invertir con una subida de tipos real, y han presentado cada uno tres ideas de inversión en valor que tienen en este momento en cartera. Cada gestor dedicó unos minutos a explicar la tesis de inversión que mantienen en estas compañías, un total de 15 valores que consideran buenas ideas para las carteras.

En este grupo de firmas se pueden encontrar representantes de algunas de las tendencias de inversión que más seguimiento están teniendo en los últimos meses. Semiconductores, logística, comercio, valores cíclicos de sectores como la automoción o los viajes en avión, y otros más defensivos, como las residencias de ancianos, se pueden encontrar en esta lista.

Además, aparecen otras grandes tendencias, como la electrificación, que se puede intentar aprovechar con varias ideas diferentes, o empresas que se dedican a la producción de distintas materias primas, en un momento en el que los precios de los recursos básicos han experimentado una recuperación después de la crisis del Covid-19.

Al margen de firmas conocidas como BMW o la española ArcelorMittal, muchas de las ideas de inversión que presentan los gestores probablemente sean desconocidas para el lector. En la lista hay firmas de sectores poco comunes, como el de la jardinería.

Cada uno de los participantes en la mesa que moderó Joaquín Gómez, director adjunto de elEconomista, han desgranado la tesis de inversión que les ha llevado a tener estas firmas en cartera. Xavier Brun, director de bolsa europea de Trea AM, Alejandro Martín, gestor de Horos AM, Carlos Val-Carreres, gestor de MyInvestor, Ignacio Olave Valdivielso, socio de AzValor AM y Diogo Pimentel, analista de Magallanes, detallan el porqué de cada compra.

Chips minúsculos y logística 

ASM International

En uno de los sectores de moda en los últimos años, el de los chips, Xavier Brun tiene exposición a través de ASM International, y defiende el potencial de este negocio: "La electrificación de los coches multiplica el gasto de las automovilísticas en chips, hasta por 10 veces. Además, está la industria 4.0, la automatización de centros logísticos... En fin: necesitamos más chips", explica.

En este frente, la holandesa ASM International, la principal apuesta del fondo Trea European Equities, se beneficiará de la necesidad, cada vez mayor, de chips más pequeños: "ASM hace la pintura de los chips a escala atómica, y es el líder. Para hacer chips más pequeños se requieren sus máquinas. Tiene un mercado creciente: es la materia prima de toda la digitalización, robótica... etc, con beneficios de 400 millones con vista a alcanzar los 1.000 millones en 2 o 3 años. Eso es un PER 15 en este momento", explica.

Clasquin

"Es la celestina del comercio stream". Así define Brun a la francesa Clasquin, una empresa que se encarga de toda la gestión para una empresa que quiere exportar productos. "Lo recoge y lo coloca en el cliente destino, encargándose de todo el trámite necesario para la gestión. Es un sector bastante atomizado, con la situación actual de la cadena de suministros, y un beneficio actual que lo hace cotizar a 9 veces. Y no la sigue nadie: es familiar", explica Brun.

KION

"Es el fabricante de los toros mecánicos marca Linde y marca Still. Es el número dos del mundo, en un negocio cíclico", explica Brun. "Ha invertido en un nuevo segmento, el de automatización de centros logísticos, con mayores márgenes que su negocio tradicional. Su cartera de pedidos está en máximos históricos, y si multiplicamos esta cartera por el margen del 11% que mantiene la empresa en este negocio, hablamos de beneficios aproximadamente de 1.000 millones. En una empresa que ahora tiene una capitalización de 6.000 millones, está todo dicho", señala. Para él, la clave es que "en 2020 no se invirtió en capex en la industria en general, y esto ha vuelto a ocurrir en 2021 y 2022", explica.

BMW y aviones

BMW

De las tres ideas que presenta Alejandro Martín, BMW es la marca más conocida. La alemana cotiza ahora con un PER de 4 veces y su dividendo renta más del 8%. "Para nosotros, esa vieja economía vuelve a estar un poco de moda y creo que es una oportunidad muy grande. BMW es una empresa que está bien posicionada en el desplazamiento hacia el vehículo eléctrico. En valoración hablamos de una empresa que vale unos 50.000 millones en bolsa, y con la consolidación de su filial china hablamos de una caja de más de 20.000 millones, una financiera de 15.000 millones, y que genera unos 7.000 millones de flujo de caja", señala.

Ahora, con la inflación corriendo desbocada, un dividendo que la cubra no es fácil de encontrar. Es uno de los atractivos de BMW, además de que "probablemente va a lanzar recompras de acciones a partir del año que viene", explica Martín.

AerCap

En la recuperación de los viajes tras el Covid, una empresa que se dedica a un negocio tan cíclico como el del leasing de aeronaves para las aerolíneas se hace de nuevo atractiva. "Desde hace 20 años, las empresas han empezado a quitarse deuda del balance subcontratando los aviones. Ahora se ha encontrado con un 5% del valor de sus aviones en Rusia y no sabemos cómo puede terminar esto, pero aun así, creemos que la empresa está barata: incluso descontando una parte del impacto que pueda tener lo de Rusia, por debajo de 50 dólares, como está, creemos que vale más del doble", asegura.

Compagnie Industriali Riunite

La italiana CIR, que en su día era algo similar a una Corporación Financiera Alba, "ha cambiado muchísimo", explica Martín. "Lo que queda es una caja de 400 millones, inversiones y un negocio de residencia, que sólo él probablemente valga más de lo que cotiza ahora la empresa entera", señala.

Pero, ¿no es ineficiente tener una caja tan elevada, sin darle uso? "Sí y no. Esta caja se usó el año pasado para recomprar acciones a un precio muy atractivo, y ha iniciado un plan diario en el mercado. Al final, creo que vamos a encontrar una cotizada de residencias de tercera edad", explica.

Electrificación

Gränges

Como no podía ser de otra manera, las empresas del sector de materias primas también tienen un hueco importante en este momento en las carteras de los gestores value. En el caso de las carteras de MyInvestor, Carlos Val-Carreres, gestor de la compañía, presenta una empresa del sector del aluminio con pasaporte danés: Gränges. "Ser clásico sale barato, e ir a la moda sale caro. Si ahora uno quiere subirse a una tendencia como la electrificación o la sostenibilidad, puede comprar Tesla, a 30 veces valor en libros, o una empresa como Gränges", explica.

Pero, ¿qué tiene que ver una empresa de aluminio con esto? "La refrigeración en los coches eléctricos es fundamental y el aluminio es el material más eficiente. Esta empresa es un transformador de aluminio, al que no afecta el cambio de precio (lo traslada), y con un equipo directivo fabuloso", explica. Además, la empresa también tendrá negocio en "la electrificación de los sistemas de calefacción". "A 2 ó 3 años es lógico que doble la cotización", señala Val-Carreres.

Plastic Omnium

Otra firma que ganará con la electrificación del parque móvil es Plastic Omnium. "Son los reyes de la adaptación. Es un productor de la industria del automóvil, y el mercado, como a todo el sector, lo ha puesto del revés", explica el gestor. La empresa es "líder en tecnología de hidrógeno y han hecho alguna compra para la cuestión de la electrificación. Cotizando a 1 vez valor en libros, y con ROEs del 15%, comprar una empresa de este tipo es una buena oportunidad", señala el gestor de MyInvestor.

Husqvarna

La tercera idea que presenta Val-Carreres se centra en un negocio del que no se suele hablar: el de la jardinería. En este frente, qué mejor que comprar una firma barata, con dividendo, y que se dedica a la fabricación de cortacéspedes autónomos, entre otras cosas. "Es una empresa 5 en 1, ya que es la que mejor posicionada está para el tema de la electrificación, la sostenibilidad, las soluciones de conducción autónoma, la digitalización y la inflación", señala el gestor. "La tendencia va a ser sustituir mano de obra por robots, y mientras la penetración de la robótica está en torno del 50% en Escandinavia, Alemania y Suiza, en Estados Unidos todavía está por debajo del 5%", señala.

Tres mineras

Cameco

La gestora Azvalor lleva años con su cartera centrada en el sector de las materias primas, con sus principales posiciones invertidas en mineras y compañías de la industria de recursos básicos. Ahora, Ignacio Olave presenta tres compañías mineras que considera atractivas en este momento.

La primera, Cameco, es una productora de uranio. "La narrativa que había en 2018 para el uranio, de caída de demanda, cierre de centrales, en un mundo post Fukushima, se tradujo en una caída del precio de la libra de uranio, de 140 dólares a 18 dólares". Con estos precios la gestora hizo su análisis, y empezó a tener dudas de que "la energía nuclear fuese tan insegura" y por la parte de la demanda, "lo que vimos es que se están construyendo más centrales de las que se están decomisionando". "Compramos Cameco a 7 dólares y ha llegado a 30", explica. Con esta compañía, Olave quiere "dejar claro que el ancla para conseguir buenas rentabilidades es comprar a buen precio".

Consol Energy

En este caso se trata de una minera de carbón térmico. "La oferta está cayendo más rápido que la demanda", explica Olave. Con este argumento a su favor, buscaron mineras del mineral, y apareció Consol. "Tiene el carbón térmico con mayor poder calorífico de EEUU, los costes de producción más baratos del país, y tienen una terminal marítima en Baltimore desde la que exportan al resto del mundo parte de su producción", señala. Además, "en los últimos 10 años ha caído el consumo de carbón un 50%, y Consol ha aumentado su produción un 40%. Se ha ido quedando con todos los flujos de empresas que han ido quebrando", explica, y recuerda que "sólo en dividendo, en 5 años nos paga lo que hemos invertido en ella".

Barrick Gold

"En 1924 con 20 dólares te comprabas una onza de oro. Ahora pagas 1.900. Es una reflexión", señala Olave. Y para comprar el metal más codiciado por el hombre, Azvalor elige Barick. "Su CEO es como el Steve Jobs de la minería de oro". La empresa tiene costes de producción de 980 dólares, "una posición de caja neta, aumentos de flujos de caja y de dividendos por acción", explica.

Acero, petróleo y fertilizantes

ArcelorMittal

Es la única idea con sello español: ArcelorMittal, el mayor productor de acero del planeta. Diego Pimentel explica en qué se fijan cuando invierten: "Nos gusta mirar el ciclo de capital de cada sector. En este caso, el capital salía y eso es algo que nos atrae. La demanda era resiliente y creciente. La recuperación tendrá que pasar y queremos estar en el líder del sector. Arcelor es una firma bien gestionada, con alineación de intereses y bien posicionada en la curva de costes", explica.

El gestor confía en el elevado potencial que tienen las acciones de la compañía. "Creemos que hay un 50% más de revalorización, mirando beneficios normalizados. Creemos que puede valer 67 euros por acción, en el mejor escenario", señala Pimentel.

AKER BP

En la lista de ideas de inversión de los value también hay hueco para el petróleo. "AKER BP, noruega, está en la mejor zona en términos jurídicos para producir petróleo, por la seguridad y el incentivo fiscal que tiene para la inversión", aclara Pimentel. "Para nosotros era muy claro que el petróleo tenía que subir, y con el barril en 100 dólares, esta empresa tiene costes de producción por debajo de los 35 dólares", apunta.

"Produce 400.000 barriles diarios, la número 2 de Noruega, por detrás de Equinor, y con un plan de crecimiento muy palpable", señala. Además, "el año pasado dijo que, a partir de 65 dólares el barril, además del dividendo habitual tienen espacio para empezar a pagar extraordinario", destaca.

OCI

Se trata de una compañía que produce fertilizantes. La tesis de Magallanes, en este caso, es, por la parte de la demanda, que "la tierra cultivable se está reduciendo, y la única manera de alimentar al mundo es aumentar la eficiencia. Eso sólo lo consigues con fertilizantes, herbicidas...", explica Pimentel.

"En 2007 se dispararon los fertilizantes y hubo una oleada de inversiones que empezaron a dar resultados en 2016 y 2017. Eso hundió los precios y nos volvió a llamar la atención", incide. "OCI tiene sus plantas en las geografías con el coste del gas más bajo", recuerda, y también hace hincapié en el impacto que puede tener "el conflicto en Ucrania: Rusia y Ucrania son de los mayores exportadores".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.