Bolsa, mercados y cotizaciones

Rebelión de Amazon, covid... El mercado ve una crisis de las tarjetas pero los expertos mantienen su confianza

  • El 100% de los analistas cree que Visa tiene potencial de crecimiento
  • Las empresas acumulan caídas de más del 14% en un mes

Visa y Mastercard acumulan importantes caídas en bolsa a medida que los problemas no paran de multiplicarse en el último mes. Unos resultados decepcionantes, la recuperación económica lastrada por el covid (y por tanto del consumo) y Amazon ha cortado lazos con Visa por sus altas comisiones. Todo ello en un momento histórico para el sector, pues se enfrenta a un cambio de ciclo con la entrada de una generación que ya no usa tarjetas de crédito. Algunos expertos del e-commerce, con todo esto sobre la mesa, hablan abiertamente de una crisis clara, pero los analistas refuerzan posiciones y mantienen su confianza.

Desde el 25 de octubre, día de la presentación de resultados, Visa ya se ha dejado casi un 14% en bolsa. Tras un verano renqueante esta fue la estocada para hacer que la que se suponía que iba a ser una de las protagonistas en el parqué este 2021 ya ceda un 7% este año. El rumbo de Mastercard es similar, con una caída del 8% desde finales de octubre y del 5% anual.

A pesar de esta tendencia a la baja, la opinión de los analistas es inalterable. En el caso de Visa en 100% del consenso de Bloomberg apuesta por comprar y cree que toca reforzar con las caídas porque los precios están bajos. Si las acciones ahora mismo cotizan a 203,86 dólares, la media de los analistas le otorga un valor de 274 dólares y, lo más importante, no han revisado a la baja este precio en ningún momento desde que comenzaron las caídas.

El caso de Mastercard es parecido, el 88% de los analistas recomiendan comprar porque la acción está barata y solo el 12% pide mantenerse a la espera, ninguno recomienda vender. Al igual que con Visa, los expertos no han tocado los precios objetivos de esta empresa, que creen que se debería situar en los 430 dólares frente a los 338 en los que cotiza actualmente. Un sobre retorno muy importante que indica que aún hay margen para las tarjetas de crédito.

Mikko Ripatti, responsable para España y gestor sénior de carteras de clientes en DNB Asset Management, defiende que los desafíos existen pero que el gran tamaño y la implantación mundial de estas dos compañías aleja las preocupaciones a corto y medio plazo. "Juntas poseen una cuota de mercado del 90% quitando China" y afirma que, a pesar de todo, su fuente de ingresos es muy estable.

Ripatti explica que creen que se ha cortado completamente su buena evolución por un cúmulo de motivos circunstanciales. "Muchos inversores han vendido para centrarse en comprar valores bancarios ante la posibilidad de una subida de tipos". Además, creen que la reactivación económica es fundamental porque, con más consumo y transacciones, sus ingresos suben. A pesar de la evolución de la variante Delta y la la llegada de nuevas restricciones, creen que la recuperación llegará y que solo hay un alto el camino. En resumen, "la visión positiva sobre estas empresas sigue vigente", aunque el mercado no lo comparta.

Sin embargo, la rebelión de Amazon ha sido uno de los elementos que más han empujado la cotización de estas empresas. El gigante del E-Commerce ha vetado los pagos a través de Visa después de hacer lo mismo en Australia y Singapur. El motivo son las altas comisiones que mantiene y el mercado cree que existe la posibilidad de que este problema pueda globalizarse. En el país británico el problema es mayor porque Visa comenzó a cobrar un 1,5% adicional en los pagos transfronterizos con Europa debido al Brexit, que anuló la normativa europea. En países como España las comisiones de intercambio estándar con el exterior son del 076% y del 0,3% para el consumidor.

Esta decisión de la empresa fundada por Jeff Bezos llega en un momento crítico tras los malos resultados empresariales que se quedaron por debajo de las previsiones y en un momento en el que las empresas afrontan uno de los mayores desafíos de su historia.

¿El final de las tarjetas?

Roger De'Ath, Responsable de ecommerce de la plataforma de pagos instantáneos, TrueLayer defiende que lo que está pasando con Amazon es el principio del fin del dominio en los pagos de las tarjetas de crédito. "La dura verdad es que ya les ha llegado su fecha de caducidad en un mundo de pagos instantáneos y comercio sin fronteras". En ese sentido remarca que el hecho de que se estén viendo en la negociación con Amazon los costes de usar Visa o MasterCard demuestra "que hay una red innecesaria de costes ocultos y estructuras de pago ineficientes para la experiencia del cliente".

Desde la consultora Bain coinciden en que se vienen tiempos complicados para las tarjetas de crédito. Recientemente han hecho público su informe "No credit card is the new credit card", que muestra como el año pasado el número de jóvenes (por debajo de 25 años) que abandonaron las tarjetas para pasarse a métodos de pagos alternativos se disparó un 83%. Y creen que "a medida que las generaciones jóvenes envejezcan este proceso seguirá creciendo".

"Las tarjetas seguirán el mismo camino que los DVDs frente al Streaming"

De hecho creen que "hay muchas señales que están indicando que las tarjetas seguirán el mismo camino que los DVDs frente al Streaming". Por ello afirman que si las empresas no se adaptan a estos nuevos mecanismos de pago como los e-wallets o los pagos aplazados, es posible que se queden muy atrás y que vivan una situación realmente complicada.

Desde DNB Asset Management, aunque reconocen que los riesgos de un cambio histórico para el sector están cada vez más cerca, quitan hierro al impacto que pueden tener en Visa y Mastercard, que creen que pueden adaptarse a los nuevos tiempos y que, en consecuencia, por ello los analistas siguen apostando por estas marcas de manera casi unánime.

"Sin duda el interés está ahí pero a corto plazo el impacto de esta nueva actividad será incluso bueno para estas empresas, porque se asociación con muchas de las nuevas empresas". Además, desde DNB recuerdan que "MasterCard ha lanzado recientemente su propio sistema de pagos a largo plazo". Por ello a pesar de que reconocen que el férreo control que tienen estas empresas puede perderse a largo con la entrada de nuevos actores "es algo que no va a ocurrir pronto".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Realista
A Favor
En Contra

La gente usa las tarjetas porque los bancos están obligando a usarlas o si no, cobran comisiones.

Si no fuera por eso la gente pagaría más en efectivo.

Puntuación 11
#1