Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos de pensiones públicos de EEUU corren el riesgo de sufrir una crisis de liquidez, según el WSJ

Las inversiones en el mercado privado, los temores a la inflación y el aumento del número de jubilados hacen que los fondos públicos de jubilación en Estados Unidos corran el riesgo de sufrir una crisis de liquidez que les obligue a vender activos con pérdidas para poder costear las pensiones, según el Wall Street Journal.

El rotativo destaca cómo las asignaciones de efectivo han caído al nivel más bajo de los últimos siete años en los fondos que gestionan más de 4,5 billones de dólares en ahorros para la jubilación de profesores, policías y bomberos en el país.

Los fondos de pensiones públicos, que han recurrido cada vez más a los mercados privados en busca de rendimientos, tienen ahora como objetivo mantener alrededor del 0,8% de sus participaciones en efectivo, según datos del Centro de Investigación sobre Jubilación del Boston College.

Los fondos de pensiones públicos cuentan con cientos de miles de millones de dólares menos que la cantidad que necesitarán para cubrir las prestaciones prometidas. Paralelamente, sus márgenes de liquidez se han reducido a medida que los jubilados se han multiplicado en relación con el número de trabajadores registrados en la actualidad. En Connecticut, por ejemplo, más de una cuarta parte de la plantilla del estado tiene derecho a jubilarse entre junio de 2020 y junio de 2022, según Boston Consulting Group.

Aunque los ratios de financiación de los planes de pensiones varían sustancialmente, los niveles de financiación se vieron afectados por las fuertes caídas del mercado en el mercado entre 2000 y 2002 así como la crisis financiera de 2008, que afectaron negativamente al valor de los activos y aumentaron los pasivos por pensiones no financiadas y las contribuciones requeridas.

Históricamente, los fondos de pensiones públicos han podido acceder al efectivo cuando los mercados de renta variable se tambaleaban vendiendo bonos. Pero en las dos últimas décadas, las carteras de renta fija se redujeron del 33% al 24% de los activos, según los datos del Boston College, ya que la caída de los tipos convirtió a los bonos en un lastre para la rentabilidad. Ahora la inflación amenaza con erosionar aún más el valor de las inversiones en renta fija.

Según la Oficina del Censo de EEUU existen aproximadamente 6.000 fondos de jubilación dentro del sector público. Algunos de los 299 planes gestionados por los gobiernos estatales y parte de los 5.977 planes en manos de los gobiernos locales se remontan al siglo XIX y cada uno ha evolucionado de forma independiente.

Los empleados estatales y locales representan el 13,8% de la población activa de EEUU. Cerca del 25% de los empleados estatales y locales no están cubiertos por la Seguridad Social, incluyendo casi la mitad de todos los profesores y más de dos tercios de los bomberos y funcionarios de seguridad pública.

Durante los últimos años, muchos fondos han optado por activos que prometen un rápido crecimiento, no solo la renta variable sino también inversiones alternativas más complejas, que también conllevan el riesgo de sufrir pérdidas cuando se venden en momentos de alta volatilidad o antes de su vencimiento. El WSJ expone otro caso como el del Sistema de Pensiones de los Empleados de Educación Pública de Pensilvania que el año pasado decidieron reducir su asignación al capital privado, en parte para aumentar la liquidez. No obstante, sus consultores avisaron que la venta anticipada de activos significaría aceptar un descuento medio del 15% del valor neto de los activos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments