Bolsa, mercados y cotizaciones

JP Morgan vuelve a aflorar más de un 5% en el capital de Repsol

  • Ya posee ahora una participación del 5,066%

El banco de inversión JP Morgan ha vuelto a superar una participación del 5% en el capital de Repsol, consolidándose como el segundo máximo accionista de la energética.

Según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), JP Morgan posee ahora una participación del 5,066%, entre derechos de voto atribuidos a las acciones (0,185%) y derechos de voto a través de instrumentos financieros (4,881%).

La pasada semana, JP Morgan sorprendió con una comunicación al supervisor bursátil en la que informaba de que su participación en la compañía presidida por Antonio Brufau era del 0%.

No obstante, esta supuesta salida del capital de REPSOL no era tal, sino que el banco de inversión se acogía a una exención para no tener que comunicar al mercado su participación cuando es inferior al 5%.

El año pasado, a las puertas de decretarse el estado de alarma por el coronavirus en el mes de marzo, JP Morgan, presente en el capital de la multienergética desde junio de 2014, alcanzó una participación en Repsol del 6,855%, tras comunicar derivados financieros sobre el 4,73% del capital de la petrolera, posición que ha ido reduciendo en los últimos tiempos.

El primer accionista es BlackRock y el tercero es Amundi

El primer accionista de Repsol es Blackrock, con un 5,119% tras haber movido ligeramente a la baja su participación en los últimos días, según los registros de la CNMV.

El fondo Amundi Asset es el tercer máximo accionista de la petrolera, con el 4,5%, y Sacyr es el cuarto, con el 3,96%, tras la reducción de su participación a la que procedió en octubre tras el vencimiento de derivados. Por su parte, Norges Bank posee un 3% de Repsol.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.