Bolsa, mercados y cotizaciones

Goldman avisa que el mercado solo ha digerido parcialmente las subidas de impuestos en ciernes

Las perspectivas de crecimiento económico se han enfriado. Las estimaciones del consenso para el crecimiento real del PIB estadounidense en 2021 han disminuido en 60 puntos básicos desde el inicio del tercer trimestre a medida que el gasto de los consumidores se enfrenta a los vientos en contra derivados de la expiración de las prestaciones de desempleo, la normalización del consumo de bienes y las variantes del virus que retrasan la recuperación del sector servicios.

Aunque el S&P 500 cotiza sólo un 2% por debajo de su máximo histórico, dentro del mercado los precios llevan meses reflejando el debilitamiento del entorno económico. En las últimas semanas, Goldman Sachs y otras mesas de inversión han rebajado sus previsiones de crecimiento para el resto de este año.

La semana pasada, los economistas de Goldman recortaron su previsión de crecimiento para el cuarto trimestre al 5,5% desde el 6,5%. Unas semanas antes, el banco redujo su previsión para el tercer trimestre al 5,5% desde el 9%. Por su parte, Ellen Zentner, de Morgan Stanley, rebajó su previsión de crecimiento para el tercer trimestre del 6,5% al 2,9%.

No obstante, la amenaza de una subida de impuestos en 2022 y su impacto en los resultados empresariales regresa al punto de mira después del letargo veraniego. En general, a los inversores no parece importarles o no se dan cuenta de los riesgos asociados a la propuesta demócrata de incrementar el impuesto de sociedades hasta el 26,5%, entre otras propuestas.

"El mercado parece estar valorando sólo parcialmente un aumento del tipo impositivo en 2022", señala el estratega jefe de renta variable estadounidense de Goldman Sachs, David Kostin, en una nota. "Los mercados de predicción indican actualmente una probabilidad del 62% de una subida impositiva el año que viene", añade.

El S&P 500 ha marcado nuevos máximos en el 41% de los días de negociación del tercer trimestre, la tasa más alta desde el primer trimestre de 1998, según Kostin. Además, ha habido 213 días de negociación desde la última corrección del 5% del S&P 500. Es el noveno período más largo de los últimos 90 años.

Kostin avisa en su análisis que un aumento del tipo impositivo para las empresas hasta el 25% y la aprobación de aproximadamente la mitad del aumento propuesto de los tipos impositivos sobre los beneficios extranjeros reducirá los beneficios del S&P 500 en un 5%. Como resultado de la incorporación de la reforma fiscal en su modelo, la previsión de beneficio por acción para 2022 de S&P 500 de Goldman está un 3% por debajo de la estimación de consenso ascendente de 220 dólares.

El tapering cada vez más cerca

A las subidas fiscales habría que sumar el inicio de la retirada de los estímulos por parte de la Reserva Federal. Goldman estima que hay un 70% de probabilidades de un anuncio oficial para comenzar a reducir la compra de deuda en noviembre (frente al 45% anterior).

Este cambio se debe a un artículo aparecido la semana pasada en el Wall Street Journal en el que se indicó que los planes para un tapering "están tomando forma" para recortar la compra de bonos del Tesoro y activos hipotecarios a un ritmo de reducción que concluiría "a mediados del próximo año". Esto sugiere un posible camino que implica un ritmo de reducción de 15.000 millones de dólares mensuales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin