Bolsa, mercados y cotizaciones

La identidad real del fundador del bitcoin, en manos de un tribunal británico

Foto: Archivo

"¿Quién es John Galt?", se preguntaban los personajes de La rebelión de Atlas en una pregunta que aludía a alguien casi mítico, un revolucionario del que se desconocía si era realidad o ficción. Algo similar ocurre con Satoshi Nakamoto, el nombre que firma el documento fundacional del bitcoin y que, sin embargo, no parece corresponder a una persona real. Trece años después de su publicación, un tribunal británico tendrá que decidir si el autor verdadero es el informático australiano Craig Wright, desvelando uno de los mayores misterios de la web en lo que va de siglo.

Wright ha presentado una demanda contra la web bitcoin.org por infringir los derechos de autor. La página da acceso al libro blanco del bitcoin, el artículo de Nakamoto titulado "Bitcoin: un sistema de dinero electrónico en efectivo peer-to-peer". Wright, que dice ser el autor del documento, alega que no ha dado el consentimiento para su difusión.

Así, para dilucidar si Wright tiene los derechos de autor sobre el texto, el tribunal deberá comprobar si el australiano es el alter ego de Nakamoto.

El responsable de la web demandada, que se hace llamar 'Cøbra' en Twitter, afirma que la web no está alojada en Gran Bretaña. En declaraciones a Reuters, el acusado afirma que han sido "amenazados con retirar el libro blanco de Bitcoin por alguien que obviamente no es el inventor de Bitcoin (si lo fuera, eso le convertiría en la 25ª persona más rica del mundo, cosa que obviamente no es)".

'Cøbra' por el momento no ha revelado su identidad, pero ha manifestado en un tuit que si debe renunciar al anonimato para defender a "posiblemente el documento más importante del siglo XXI, que así sea". En el mismo sentido, esta semana tuiteó que "no hay duda de que Satoshi Nakamoto será la persona más importante del siglo XXI".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.