Bolsa, mercados y cotizaciones

Gesconsult: "Si la CE lo permite, veríamos consolidaciones en telecomunicaciones"

  • "No descartaría fusiones en sectores afectados por la pandemia"
  • "Los excesos de optimismo y pesimismo ofrecen oportunidades"
  • "Empieza a ser el momento de darle más peso a negocios cíclicos"
Lucas Maruri, gestor de renta variable europea de Gesconsult

Lucas Maruri, gestor de renta variable europea en Gesconsult, charla con elEconomista y explica cómo puede cambiar el contexto para la bolsa del Viejo Continente de cara a los próximos meses, qué futuras fusiones y consolidaciones además de la banca pueden producirse y cómo ha cambiado su cartera en las últimas semanas a raíz de acontecimientos como las vacunas de Pfizer y Moderna o las elecciones estadounidenses.

Hablábamos en septiembre que los cambios en el EuroStoxx, con la entrada de compañías como Prosus, Adyen o Vonovia podrían hacer a la bolsa europea más competitiva frente a Wall Street, y desde entonces la bolsa europea se comporta en línea con la americana. ¿Han pesado más los cambios en el índice o los acontecimientos externos?

Sin duda han pesado más los acontecimientos externos. Eventos como las elecciones americanas o el anuncio de las vacunas han provocado fuertes movimientos de mercado en el corto plazo. Para comparar las bolsas europeas con Wall Street y cómo incide en ello la recomposición de los índices creo que el análisis habrá que hacerlo en unos años.

¿En qué sectores además del bancario cree que veremos fusiones y consolidaciones en los próximos meses en Europa?

Si la Comisión Europea, institución responsable de política anti-competencia, lo permitiera, uno de los sectores en los que no me cabe duda de que veríamos consolidación sería el de las Telecomunicaciones. Este sector reúne todos los requisitos para que las fusiones tengan sentido: está altamente fragmentado, con ingresos planos o decrecientes y con costes o necesidades de inversiones de capital al alza. Por otro lado, no descartaría fusiones entre iguales en sectores fuertemente afectados por la pandemia, como por ejemplo lo son ocio-turismo o real estate comercial. Recordemos que una fusión (sin el pago de una prima) bien ejecutada puede generar las sinergias de costes necesarias para capear una fuerte caída en ingresos como la que están sufriendo ciertos sectores.

Estamos viviendo un noviembre alcista en bolsa por los anuncios de las vacunas de Pfizer y Moderna y la resaca electoral en EEUU. ¿Cuánto más cree que pueden prolongarse este optimismo?

En la bolsa, al igual que en otros aspectos de la vida, inevitablemente existen modas, temporadas en las que se suceden noticias de corte positivo, que hacen que los inversores incrementen su confianza en la buena marcha del mercado, motivada por una falsa ilusión de control. Generalmente dichas épocas suelen prolongarse hasta que aparecen noticias negativas que hacen cambiar el sentimiento, o bien el optimismo dura el suficiente tiempo como para generar un exceso de euforia, la cual termina cayendo por su propio peso. Por eso, la respuesta a qué puede suceder en los mercados bursátiles a corto plazo es indeterminada, pero al mismo tiempo los excesos de optimismo y pesimismo ofrecen oportunidades claras de venta y de compra respectivamente.

¿Ha aprovechado estos acontecimientos para rotar cartera? En ese caso, ¿hacia qué tipo de compañías?

Hemos realizado cierta rotación en una parte de las carteras. Desde el estallido de la crisis hemos estado invertidos prácticamente de forma exclusiva en negocios defensivos y/o de alto crecimiento y hemos considerado que empieza a ser el momento para darle más peso a negocios cíclicos.

¿Qué cotizadas europeas cree que se beneficiarán más de una Casa Blanca con Biden como inquilino?

Creo que saldrán beneficiadas las compañías preeminentemente exportadoras y aquellas cuya cadena de producción está internacionalizada. En concreto hablamos de compañías industriales, fabricantes de autos y autopartes, compañías que fabrican Hardware, maquinaria, bienes de equipo o productos únicos como los bienes de lujo. Ello se explica por un contexto geopolítico más estable y más a favorable para el comercio global. Por otro lado, también creemos que las compañías en el ámbito de las renovables y aquellas con un claro enfoque ESG tendrán el viento a favor.

2018 fue un año durísimo por la guerra comercial. ¿Puede ser menos malo al final 2020?

2018 fue un año positivo en términos de economía real pero muy negativo para los activos financieros. En mi opinión 2020 la situación será casi la opuesta, con una economía real fuertemente castigada por la pandemia, y, sin embargo, con un ejercicio no tan malo como se podría esperar para los activos financieros. La gran diferencia que veo entre ambos son los estímulos monetarios y fiscales que se han anunciado este 2020. Por ejemplo, durante 2018 la FED subía tipos y hacía un tapering de su QE, y sin embargo, este año ha bajado los tipos a cero y ha retomado de forma masiva los programas de compras de bonos e inyecciones de liquidez en el mercado monetario, lo que ha supuesto un colchón para una positiva evolución de la renta variable y otros activos de riesgo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin