Bolsa, mercados y cotizaciones

Democratizar la inversión (V): los semáforos

Los 'semáforos' ayudan a los inversores a tomar sus decisiones. Imagen: H&C

Hay dos preguntas recurrentes cuando dices que estás metido en esto de los mercados: dime en qué valor invertir y qué te parece que haya comprado estas acciones. Creo que empecé a despreocuparme por las respuestas en el momento en el que se creó la Cartera de Consenso, y de esa selección nació el Eco10. Ya tenía respuesta para la primera cuestión porque era lo que más le gustaba trimestralmente al mayor consenso de mercado en España. Si además comentas la hoja de ruta de la retribución de las compañías seleccionadas, con la fecha de pago, la respuesta creo que es completa. A este respecto, una de las ideas más sencillas creo que es seguir el calendario de las retribuciones de las compañías y entrar por delante de los pagos. Nació el Ecodividendo. Vendiendo después del pago para comprar siguientes remuneraciones, el resultado apabulla al Ibex.

La segunda respuesta era más complicada. Sobre todo cuando te pones fino y metes dentro del galimatías de la respuesta que JP Morgan y UBS tienen compra fuerte; que Goldman y Citi aconsejan tener por encima del mercado; Morgan, mantener; y Exane y Barclays, deshacer. ¡Manda huevos! Que viene del latín mandat opus (la obligación manda). En este caso, la de no saber qué es lo que tengo que hacer con las acciones.  

'elEconomista' construyó el algoritmo de unos semáforos más útiles para el inversor y más exigentes para las compañías

La infinidad de recomendaciones que hay en mercado y tratar de simplificarlas fue algo que me ocupó la cabeza en los primeros años de elEconomista. Pero no se materializó hasta lo que siempre he llamado la "santísima trinidad" de elEconomista hasta este año (Alfonso de Salas, Juan González y Gregorio Peña) me pidió en 2012 que buscáramos una fórmula para dar más con menos (más calidad de nuestras cotizaciones en menos papel). Semanas después le dije a Amador Ayora, director del periódico, que ya teníamos la solución para la nueva barbacoa (la parrilla con las cotizaciones adelgazada). La idea consistía en un semáforo más exigente de recomendación para todos los valores del mercado español que tuvieran suficiente cobertura de los bancos de inversión. Con los años y las aplicaciones digitales, el mercado que cubrimos es mucho mayor, S&P 500, Nasdaq, EuroStoxx, Stoxx600 y nuestros índices, Eco10 y Eco30. Y ahora esperamos que preguntes a un altavoz y te diga qué recomendación tiene el valor que interesa. 

Lo que más costó fue la construcción del algoritmo de un semáforo más útil para el inversor y más exigente para las compañías. Esencialmente porque tuvimos que deconstruir el concepto (como si fuéramos cocineros de los buenos) con los datos del proveedor: FactSet. Creo que los analistas son en esencia siempre alcistas (tienen que vender). Motivo por el que no partimos las recomendaciones en un tercio, comprar; otro, mantener; y un tercero, vender. Dividimos el algoritmo de los consejos en dos mitades. Solo el 25% para un semáforo verde; otro 25 ámbar y un 50 rojo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint