Bolsa, mercados y cotizaciones

Primer mensaje de advertencia de Wall Street

Las caídas de la bolsa norteamericana nos ponen sobreaviso de que faltan catalizadores de corto plazo para seguir subiendo. Seguimos de cerca a las divisas.

Desde que comenzara la última remontada de la bolsa los ascensos del mercado han tenido un protagonista, que ha sido Wall Street y un actor secundario; Europa.

Bien, pues el primero, después de que se hayan cumplido todos sus deseos -una temporada de resultados batiendo previsiones y un plan de la Reserva Federal a su medida- se ha quedado en algo parecido a un estado de shock. Es decir parado y a la expectativa de otras noticias que poner en precio. Porque, a pesar de que las revisiones de beneficio son a mejor, el mercado norteamericano, si nos fijamos en el índice S&P 500.

En espera de que algo suceda, la bolsa norteamericana ya lleva varias sesiones consolidando y el movimiento del martes nos hace ponernos en alerta de que pueden comenzar a verse los primeros síntomas de que los alcistas necesitan un descanso. Y si éste llega es necesario ver cómo reacciona el actor secundario.

El aspecto de Europa es algo más débil, entre otras cosas porque sufre de algunas fugas de agua. Si bien son muchas las bolsas europeas que han dejado atrás las resistencias, existen algunos puntos débiles, como España y Milán, a las que les está costando dejar atrás niveles clave. Fue un alivio que hubiera rebote ayer. En parte, este retraso es una de las consecuencias del rebrote de la crisis de la deuda soberana europea.

Por el momento, los inversores continúan vendiendo bonos españoles y periféricos. Y ayer relajó un poco las tensiones el rumor de que el BCE está comprando deuda. El lunes se había conocido que adquirió la semana pasada más de 700 millones de euros. Pero ahí puede existir una oportunidad.

En el caso de que pase es miedo a una nueva caída (es importante la próxima semana porque se espera que el día 15 se publiquen datos actualizados de déficit griego y esa semana el Tesoro español volverá a emitir deuda), los bancos españoles podrían aprovecharlo. Le aconsejamos fijarse especialmente en BBVA, que tras alcanzar su soporte, el martes rebotó con fuerza y la recuperación podría ir a más. 

En cualquier caso, si no llega otro catalizador a EEUU (lo mejor sería que empezaran a conocerse mejores datos económicos, pero es un poco pronto), la bolsa puede ser más propensa a mirar hacia lo malo, que hacia lo bueno y corregir. Porque, quitanto el impacto que pueda tener por su tradicional correlación con el dólar la reunión del G-20, el mercado se ha quedado sin alicientes.

En España la única que puede dar algo de bríos, además, de que vuelvan a caer las primas de riesgo, que favorecerían a los bancos, serían los resultados de Telefónica, que publica sus cifras trimestrales el 11 de noviembre. De hecho, había estado aguantando al mercado hasta el reparto de dividendo. Le aconsejamos estar más pendiente ahora de la evolución del futuro que del contado.

En las divisas está la atención

Dejado atrás la Fed, ahora la atención del mercado está centrada en si la reunión del G-20, prevista para el 11,12 y 13 de noviembre, sacará algún acuerdo que sirva para empujar al alza al dólar en su cambio frente a otras monedas, especialmente las emergentes. Y tampoco debería pasar por alto lo que están haciendo éstas frente al euro. Mire, por ejemplo, la evolución del real, que es tan importante para los valores expuestos a esta economía, como pueden ser Telefónica o Santander.

Paralelamente, la reunión está teniendo otro protagonista: el oro. La propuesta de que vuelva a ser un patrón en el sistema cambiario está alentándolo. Eso y que, de alguna manera, sigue disfrutando de su condición refugio. Ayer marcó un nuevo máximo. Y no es la única materia prima que lo ha hecho. Las energéticas tampoco se resisten a continuar subiendo. Y lo están haciendo a pesar de la corrección del dólar frente al euro. Puede ser un síntoma de que estos activos están poniendo en precio algo más que divisa: recuperación económica.

Es decir, que están comprando que la inyección de 600.000 millones de dólares aprobada por la Reserva Federal sí que va a conseguir reactivar EEUU. Lo importante es que lo haga en términos de empleo.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

AZAROA
A Favor
En Contra

ElEconomista tiene redactores lúcidos que escriben G20.

Los otros, siguen con su palote-palote cruzado, o haciendo la O con un canuto; son los que escriben G-20........

Puntuación 0
#1