Medios - Comunicación

"La publicidad en el 'streaming' supondrá una reducción de los precios"

  • "Hay espacio para 15, 20 o 40, pero creo que se va a producir una mayor especialización"
  • "Las plataformas no son transparentes. Netflix publica sus datos y pueden ser verdad o no"

En junio una nueva plataforma de streaming llegó a España. AMC Networks lanzó AMC+, un servicio premium de suscripción bajo demanda. España es el primer país europeo que acoge este servicio después de echar a andar en EEUU. Su director general, Manuel Balsera, hace a elEconomista.es un balance de los primeros meses.

AMC lanzó en junio en España su nuevo servicio de 'streaming premium'. ¿Cuál es el balance de las primeras semanas?

Muy positivo la verdad, ya hay bastantes miles de usuarios aunque no revelamos la cifra por confidencialidad, pero la verdad es que la aceptación que está teniendo es muy alta. Lanzamos en Orange, Amazon, Jazztel y en Vodafone con distintos modelos en cada uno de ellos. Estamos muy contentos del nivel de acogida, a pesar de que hay que tener en cuenta que es un periodo raro para lanzar cosas pero a la vez nos ha permitido encontrar un espacio en el que no se iban a lanzar muchas más cosas.

¿Por qué estrenar este nuevo producto en España?

Había dos factores que condicionaban el lanzamiento internacional de AMC+. Uno, es un país que está teniendo una absorción de los productos de streaming muy alta, es decir, el nivel de penetración es muy alto. Y dos, AMC en España es la principal compañía de televisión de pago que no pertenece a una plataforma. Distribuimos una cantidad de canales muy significativa, 15 canales de televisión de todos los géneros, lo que nos permite tener una antena de comunicación muy importante. Alta penetración y posición muy fuerte en el mercado.

¿A qué se debe la fuerte posición de España?

Somos consumidores ávidos de televisión de la convencional y la no convencional, siempre lo hemos sido. España también era uno de los países con mayor tasa de piratería y eso lo que indicaba es que había un apetito por el mundo audiovisual absolutamente increíble. Ahora se ha creado un nuevo sistema para hacer más accesible el contenido audiovisual y la gente ha dado el salto de manera masiva.

Sorprende que se haya pasado de ser uno de los países con mayor tasa de piratería a que la gente tenga dos o tres plataformas...

Creo que no era una cuestión de que la gente no quisiera pagar, no había la opción adecuada para hacer accesible ese producto. A veces llegamos a conclusiones absurdas por el efecto y no por la causa, en cuanto hemos hecho modelos accesibles de contenido audiovisual la gente ha dejado de complicarse la vida.

Solo en España hay cerca de 15 operadores, ¿hay espacio para todos o estamos ante una burbuja?

Yo creo que se va a producir una mayor especialización. La estructura fundamental de todas las plataformas es la misma, cine y series y todo mainstreaming. Yo creo que hay espacio para 15, 20 o 40, pero siempre y cuando tengan una línea editorial o una temática muy concreta. En el caso de AMC+, nosotros no nos dedicamos a tener 18.000 programas, tratamos los contenidos de una determinada manera. Nuestras series, sean del género que sean, siempre tienen un puntito diferente. Netflix es el supermercado y nosotros somos una tienda especializada en algo. Lo que no tiene sentido son plataformas que intenten competir con Netflix y que además no tengan ninguna propuesta de valor diferencial.

Han apostado por no incluir publicidad, una estrategia que es contraria a los últimos movimientos de gigantes como Netflix, ¿es un negocio viable?

Mi opinión particular es que cuando haces algo cuidado o tienes un modelo publicitario diferenciado al existente o no tiene sentido. Cada vez habrá más modelos híbridos, eso significará un descenso sustancial de los precios mensuales de suscripción. Y la convivencia con las marcas cambiará, aunque todavía no tengo muy claro cómo será. Lo que tengo claro es que no puede ser una publicidad intrusiva. Pero hay muchas formas de hacerlo, en nuestros canales de televisión jamás se interrumpe una película, nunca ha pasado y no tenemos intenciones de que ocurra. La cuestión no es publicidad si o publicidad no, sino cómo va a ser ese modelo. El quid de la cuestión es que Netflix está alcanzando sus máximos niveles de penetración.

¿El crecimiento que ha vivido el 'streaming' durante la pandemia es insostenible en el tiempo?

Si ves las tasas de crecimiento se multiplicaron durante la pandemia. Pero no solo en el streaming, en el consumo de televisión de pago se registraron audiencias que hacía décadas que no habíamos visto. ¿Por qué? La gente se quedó en casa y sus opciones de ocio se vieron reducidas y la caja tonta se convirtió en nuestra mejor aliada.

Uno de los problemas relacionados es la falta de medidores de la audiencia. ¿A qué se debe?

La medición se circunscribe a las plataformas y no son transparentes. Netflix te dice lo que tiene y puede ser verdad o no, pero nadie puede comprobarlo. Ahora mismo tenemos dos problemas en este sentido: cuál es el volumen real de usuarios de las plataformas y qué se está produciendo en ese consumo. La medición existe a unos niveles de detalle inimaginables, cualquiera de las plataformas tiene acceso a toda la información, pero esa capa de datos que tienen no la están explotando y además no la hacen transparente, lo que pasa es que las plataformas son muy celosas del dato y lo consideran un arma competitiva. No hay voluntad por querer ser transparentes.

Hace unas semanas se aprobó en el Congreso la nueva ley audiovisual, que ha estado rodeada de polémica. ¿Cuál es su opinión?

Creo que es un ejercicio que hacía falta, no iba a satisfacer a todos, porque eso nunca pasa. Ahora bien, creo que se han dado pasos muy importantes en muchas áreas que no se habían dado, ha flexibilizado el mercado publicitario, ha definido parámetros de cumplimiento para nuevos y viejos actores. ¿Es perfecta? No, pero es mejor que la que había. ¿No le gusta a los productores independientes? Pues lo siento mucho, pero también es cierto que mi posición a título personal es que sus demandas son más que cuestionables, después de haber pagado yo la producción, años después te tiene que devolver a ti algo que he pagado yo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin