Medios - Comunicación

De estación a sala de conciertos: así es la nueva sede de Warner

  • Warner emplea a 120 personas en la Península Ibérica y factura 52 millones en España
Guillermo Gonz?lez, presidente de Warner Music. Foto: Alberto Mart

Próxima parada Estación del Norte. Hay que remontarse hasta el año 1993 para encontrar la última vez que la megafonía de la vieja terminal de Príncipe Pío reprodujo estas palabras, el último tren que abandonó sus andenes fue un expreso con destino Galicia. Desde entonces ha estado casi 30 años sumida en el silencio y el abandono, una estampa que poco o nada recuerda a las estaciones de trenes. Como si de un punto y aparte se tratase la megafonía ha vuelto a la vida pero con una importante diferencia, ha cambiado la ya mítica frase de Renfe por las estrofas de las canciones y los conciertos.

Esto es gracias a la discográfica Warner Music Spain. A mediados de mayo abrió al público The Music Station en las instalaciones de la vieja estación, que pertenece a Adif. Se trata de un espacio de 10.000 metros cuadrados con salas de conciertos, estudios de producción musical e, incluso, una discoteca que pronto abrirá sus puertas. Recorrer sus pasillos es un viaje al pasado con muchos matices del presente. La decoración de la vieja estación, como los carteles que anunciaban las llegadas y salidas de los trenes, se mezclan con los discos de oro que los artistas de Warner han ido recibiendo en los últimos años.

"Hemos traído toda la estética de la estación. Hemos traído todas las fotografías de este lugar que había en el Museo del Ferrocarril. Todo el interior está decorado con como era antes. Hemos puesto mucho énfasis en recuperar la autenticidad del edificio, hemos cuidado mucho los detalles", explica a elEconomista.es Guillermo González, presidente de Warner Music Iberia. El espacio está explotado por Warner pero esto no significa que solo pueda ser usado por artistas Warner. "Obviamente tienen que estar vinculados de alguna manera con el universo Warner, pero la idea es crear un hub creativo en el que puedan reunirse artistas de todas las discográficas", detalla González.

El espacio de la vieja estación se ha dividido en cuatro estancias diferentes. Por un lado, están la zona de los estudios que alberga seis salas de grabación, sala de ensayo, sala de conciertos… En lo que respecta al teatro tiene una capacidad de 1.000 personas si se va a usar para teatro y 2.000 en el caso de conciertos. Las otras dos estancias todavía no están disponibles pero la idea de Warner es que lo estén en el corto plazo, se trata de una discoteca y un museo restaurante.

El edificio, construido en 1928, busca convertirse en el nuevo referente de la cultura y el ocio de Madrid. Su nave central, un vestíbulo histórico, se ha transformado en el Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío. Mientras las torres laterales y la planta baja albergarán espacios de restauración, comerciales, y de exposición, que ocuparán 4.200 metros cuadrados.

En la actualidad Warner emplea a 120 personas solo en la Península Ibérica y en España factura 52 millones de euros. Pese al parón que supuso la pandemia en la actividad cultural su negocio no se ha visto dañado en exceso, de hecho, ha registrado la mejor cifra de negocio de los últimos años según recoge el portal Informa. Aunque si cabe destacar que abandonó el beneficio tras perder 2,3 millones de euros, frente a las ganancias de 16,3 millones que registró en 2019.

Postgrado con 24 alumnos

Vieja estación de trenes, sala de conciertos y también clase de universidad. Los proyectos de Warner en la viaje estación de Principe Pío van mucho más de los puramente musical. La productora ha puesto en marcha un postgrado en Industria y Negocio de la Música junto a la Universidad Francisco de Vitoria.

Las clases se imparten íntegramente en las oficinas ubicadas en The Music Station. "Es único en el mercado ya que ofrece acceso garantizado a prácticas dentro del sector de la industria de la música para el 100% del alumnado. Los alumnos podrán acceder a prácticas en Warner Music Group Spain o en nuestras empresas colaboradoras", detalla el presidente del grupo.

La primera edición de este postgrado se ha realizado durante el curso 2021/22 y ha contado con 24 alumnos matriculados, aunque recibieron más de 600 solicitudes. De cara al curso que viene ya han recibido más de 1.000 peticiones y las intenciones de la productora son seguir ampliando su catálogo docente. "Vamos a potenciar también un curso de producción en nuestros estudios para enseñar a los alumnos a producir música", añade González.

Estos cursos se enseña a los estudiantes como funciona una discográfica, sus diferentes departamentos… Para poder cursar estos estudios únicamente hace falta formación universitaria, sin importar el tipo. "Se trata de personas recién salidas de la universidad que están buscando especializarse en algo y que tienen interés por este sector. El postgrado no es especialmente caro, no estamos buscando una retribución económica, hemos decidido impartir solo uno al año a pesar de que desde la universidad nos han pedido más. Como lo imparten nuestros propios empleados no consiste en agotarles dando clase además de que tiene que ser algo un poco más exclusivo", asegura el presidente de Warner.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin