Materias Primas

El oro podría caer un 30% más y llegar a los 800 dólares por onza

  • El oro puede acabar el año en los 1.100 dólares antes de seguir cayendo
  • Una inflación baja, un dólar fuerte y la bolsa son sus peores enemigos
Foto de archivo

El precio de la onza de oro lleva de capa caída prácticamente tres años y parece que aún queda recorrido por delantero para que esta valiosa materia prima toque suelo. Varios expertos auguran que este punto puede llegar en los 1.000 dolares la onza, otros son aún más pesimistas.

La mayoría de las materias primas están sufriendo importantes correcciones en los últimos tiempos y los metales no son una excepción. El oro se encuentra en los 1.164 dólares la onza, un precio que no se veía en este metal desde 2010. Este metal preciosos alcanzó su pico de valor a finales de 2011 cuando la onza superó los 1.900 dolares. Desde esa fecha acumula una caída de casi el 40%.

El banco holandés ABN Amro ha señalado que el oro puede acabar el año en los 1.100 dólares. Pero ahí no termina el descalabro, porque según la entidad financiera la corrección a medio plazo puede llevar a este metal precioso a los 800 dólares, concretamente a finales de 2015.

Las casas de análisis también se muestran muy pesimistas con la evolución del metal. Un 45% de los expertos encuestados por Bloomberg son bajistas con el oro, a pesar de cotizar en mínimos de julio de 2010. Es el nivel más bajo desde finales de septiembre, lo que abre un escenario de corto plazo complicado para el metal.

La debilidad de los precios del petróleo y otros recursos energéticos contribuirá a mantener una inflación baja, lo que debilitará el precio del oro, señala Michel Haigh, director de análisis de materias primas de Société Générale. No es el único, Jeffrey Currie, analista de Goldman Sachs, espera un descenso del metal hasta 1.050 dólares para final de año.

Otro analista especializado en materias primas consultado por Bloomberg, explica que "el oro se enfrenta de nuevo a el fantasma de un dólar fuerte, el aumento de precios de las acciones y a una inflación controlada, tres aspectos que no hacen presagiar nada bueno para el oro".

Se puede observar que existe cierta correlación entre el 'rally' alcista de los índices de Wall Street y Europa, y el 'rally' bajista del oro. El dinero de mueve de un sitio a otro, con la inflación controlada y los tipos de interés en mínimos históricos, los capitales fluyen hacia las bolsas en busca de mayor rentabilidad.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud