Ecoley

Solo uno de cada tres abogados implanta medidas de innovación

  • El 80% destaca que está concienciado y asegura que es una necesidad
Juan Pujol y José Ángel Sandín. eE
Madrid

El 80 por ciento de los abogados españoles está concienciado con la necesidad de innovar, pero poner la idea en práctica supone un descenso drástico de esta cifra, pues solo un 34 por ciento considera que se está implementado realmente. En el caso de los asesores esta cifra asciende ligeramente hasta el 43 por ciento.

Es una de las conclusiones del II Estudio de Innovación en el Sector Jurídico. Este informe de Lefebvre se centra en definir los cambios que se están produciendo en el entorno jurídico y las tendencias del futuro, cuyas conclusiones marcan un punto de inflexión para la innovación en el sector jurídico español.

"Hay una brecha muy grande entre los que creen que hay que hacer algo y los que lo están haciendo", destacó ayer durante la presentación Alejandro Sánchez del Campo, of counsel en Garrigues. "Tres de cada cuatro despachos no tienen plan ni presupuestos para innovar, ni tan siquiera una persona encargada de ello", añadió.

Según el informe de Lefebvre, el elevado coste, la ausencia de un responsable de innovación, la inexistencia de un plan estratégico, la falta de personal cualificado y de un presupuesto específico y la mayor prioridad de otros objetivos son, para los abogados, los principales obstáculos para poner en práctica las tendencias más innovadoras. En el caso de los asesores, además de las barreras apuntadas, aparecen también la dificultad de medir la contribución al progreso del negocio y el tiempo excesivo para obtener un retorno de la inversión.

En suma, el II Estudio de Innovación en el Sector Jurídico asegura que existen factores de cambio comunes como son la globalización, la digitalización, el perfil del nuevo cliente, los cambios legislativos o la presencia de nuevos competidores. Mientras que los profesionales coinciden en que las grandes áreas de transformación en el sector son la relación con el cliente, la automatización, la gestión del talento y el marketing.

Por otra parte, el documento subraya que el rol del abogado pasa de ser proveedor de servicios legales a socio estratégico de sus clientes. Los despachos se perciben como auténticos business partners y su oferta de servicios debe modificarse acorde con estas expectativas. José Angel Sandín, CEO de Lefebvre, aseguró durante la presentación que "la complejidad del nuevo escenario implica pasar del despacho de abogados al equipo de profesionales multidisciplinares".

El informe apunta que las tecnologías del conocimiento y el valor de lo predictivo se vuelven cada vez más importantes en su labor diaria. La innovación no debe ser una actividad puntual y aislada, sino una actitud que involucre a todas las áreas del negocio.

De cara al futuro, la meritocracia, basada en el binomio saber-motivación, se impone progresivamente a la tradición jerárquica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.