Ecoley

El Supremo sienta las bases y aplica el agravante de género

Foto: Archivo
Madrid

El Tribunal Supremo ha aplicado el agravante de género en una sentencia tras acreditar el intento de dominación y desprecio de un hombre sobre una mujer.

La sentencia, de 25 de septiembre de 2018, eleva la pena a seis años de prisión por delito de lesiones y seis meses de prisión por delito de amenazas a un hombre que acuchilló e intentó asfixiar a una mujer con la que mantenía una relación sentimentals in conveniencia después de quitarle el móvil al considerar que se estaba comunicando con otro hombre y decirle "si no eres mía no eres de nadie".

El ponente del fallo, el magistrado Menéndez de Luarca, recuerda que en la decisión del Tribunal Superior de Justicia, con ponencia del magistrado Miguel Colmenero, se rechazó la vulneración de la presunción de inocencia alegada por el recurrente, con lo que el relato fáctico de la sentencia ha quedado mantenido en todos sus extremos. Cuenta la sentencia que en esos hechos consta que el acusado le quitó el móvil a la víctima al creer que pudiera estar comunicándose con otro hombre, y que en el curso de la agresión manifestó "si no eres mía no eres de nadie".

Por lo tanto, de ambos hechos se desprende, en una valoración razonable, "el intento de dominación del acusado sobre la víctima y su consideración de esa concreta mujer como un ser incapaz de tomar decisiones sobre los aspectos más personales e íntimos de su vida que pudieran merecer alguna clase de respeto", concluye.

Eleva la condena

Con todo, el Supremo estima el recurso del fiscal, que solicitaba la aplicación de la agravante de género, y anula parcialmente la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCL) que no la apreció porque entendió que no se había probado el intento de humillación y ultraje de la mujer por parte del condenado.

Además de todo esto, los hechos probados en la sentencia relatan que el acusado estaba casado y mantenía una relación de afectividad sin convivencia con la víctima, con rupturas y discusiones frecuentes derivadas del carácter celoso y posesivo del hombre. Por otro lado, la Sala del Alto Tribunal admite en línea con la sentencia recurrida, que "la acreditación de una determinada personalidad en el acusado no justifica por sí misma en ningún caso la aplicación de la agravante de género, porque lo contrario conduciría a sancionar al sujeto por cómo es y no por lo que ha hecho".

No obstante, en el caso analizado, esa personalidad del acusado "es solo un elemento más, pues la dominación y el desprecio sobre la mujer, concretamente sobre la que recae la agresión, elementos necesarios para apreciar la agravante, resultan características de la conducta ejecutada, tal y como aparece descrita en los hechos probados".

En concreto, el recorrido de este caso remonta a la Audiencia Provincial de Segovia que condenó al agresor a 8 años de prisión y enmarcó la agresión "dentro del ámbito de control y celos que se declaraba probado y la situación de dependencia de la victima también descrita". Posteriormente, el TSJCL rebajó a 5 años de prisión la condena al considerar que no era de aplicación del agravante de género al no considerar acreditado el desprecio o la discriminación. Finalmente, se le condena como autor de un delito de lesiones causantes de deformidad, con las agravantes de abuso de superioridad y de actuar por discriminación por género.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Hip
A Favor
En Contra

A este paso el nacer varón es un riesgo.

Caminamos a la igualdad de sexos o sea todos y todas mujeres.

Qué barbaridad y para esto ha tenido que venir la llamada democracia.

Puntuación 3
#1
Francisco
A Favor
En Contra

Seria interesante ir a la raiz del problema, cultural y RELIGIOSA. Ya va siendo hora de decirle al clero de las respectivas sectas que vayan inventando alguna nueva inspiracion divina para dejar de apoyar el dominio machista y que ahora solo va al cielo quien respeta al proximo. No sera tan dificil, simplemente dejar de considerar a las mujeres propiedad privada (Exodo, 20) y concentrarse en el "amaras al projimo como a ti mismo...)

Puntuación -1
#2
Hip
A Favor
En Contra

Como uno sea bizco lo tiene jodido.

Cómo está el patio, toma tú tomo yo y todos felices a repartir pasta gansa.

Puntuación 0
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Hip
A Favor
En Contra

Francisco Francisco, que se lo diga el Tribunal Supremo ya que a los mortales varones nos aumentan o diferencian delitos como por ejemplo el de género.

Puntuación 1
#4
Francisco
A Favor
En Contra

>Hip

Perfectamente normal. Estamos con nuestras cabezas colmadas de machismo. Penalizar mas los mismos actos a los varones no es mas que disuadir de usar la fuerza bruta (normalmente superior en los varones) y disuadir a usar tus criterios religiosos (la mujer debe obedecer al varon) para imponerte a una igual. Cuando la cultura-religion dejen de envenenar las relaciones el SUPREMO podra re-equilibrar.

Puntuación -3
#5
Ei
A Favor
En Contra

Pero no os enfadéis con las pobres lagartas, jugar como ellas! Es más divertido! Cuando te cansas la cambias y listo! Y no pagues nada a una mujer!

Puntuación 0
#6