Ecoley

Etarra dice dejó llaves de su piso a miembro del Vizcaya para ir con "amigas"

Madrid, 21 jun (EFE).- El etarra José Juan García González, Gogoan, juzgado hoy por la colocación de un paquete bomba en el hotel Los Tamarises de Getxo (Vizcaya), el 23 de junio de 2003, ha sostenido que dejó las llaves de su piso en Santurce a un miembro del comando Vizcaya al que conocía "del pueblo" para irse allí "con amigas".

La Fiscalía no ha creído esta versión del acusado y al elevar a definitivas sus conclusiones provisionales ha mantenido su petición de 16 años de cárcel por estragos terroristas en relación a los daños que causó el artefacto explosivo colocado en los baños de ese hotel.

Gogoan, según el Ministerio Público, dio cobertura a los miembros del Vizcaya dejándoles ese piso y, para la preparación de la acción terrorista, se encargó de comprar dos teléfonos móviles con tarjeta prepago, aspecto que ha negado rotundamente.

A preguntas del fiscal, el acusado ha admitido que conocía a dos de los etarras ya condenados por estos hechos, Aitor Herrera y Jon Kepa Preciado y ha negado que la dirección de ETA le enviara una carta para integrase en la organización y que conociera a Gorka Martínez, coordinador desde 2001 del comando Vizcaya.

De Herrera y Preciado ha comentado que la relación que tenía con ellos era la de "dos chavales del pueblo más jóvenes" que él, a los que conocía "de toda la vida", y ha reconocido haberles dejado las llaves del su piso porque él por aquel entonces vivía en casa de la que fuera su pareja.

"A Aitor le he dejado las llaves de casa, no para ningún acto concreto, sino porque me las pedía para ir con amigas, y también se las he dejado a más gente, pero a mi nunca me pidió el piso para dar cobertura a ningún delito", ha asegurado.

En cuanto al lugar en el que se encontraba cuando de produjo el atentado ha dicho no recordarlo pero que al hablarlo con su ex pareja esta le comentó que ese día estuvieron celebrando San Juan.

Fue Herrera quién implicó a Gogoan cuando fue detenido, si bien hoy, en su comparecencia como testigo, se ha desdicho de sus palabras ante la Ertzaintza, que después ratificó ante el juez de instrucción, alegando que sufrió torturas, por las que cree que se puso una denuncia y fue archivada "sin haber indagado mucho".

También ha negado que ETA le enviara una carta al acusado, y ha dicho que eso fue una iniciativa de Preciado, pero que a él le pareció mala idea porque no se fiaba de Gogoan "en ese sentido".

"Jon Kepa me preguntó por un piso en el que pudiera acogerse y por eso pensé en el piso de Gogoan . Esto debió crear confusión y Jon Kepa trajo la carta" ha explicado Herrera, al añadir:"Gogoan no ha podido participar ni en ese atentado ni en nada que tenga que ver con ETA".

Lo que sí ha reconocido es que estuvo en su casa, pero "en clave de estar con una chica" porque en aquel momento vivía con los padres y "no tenía un sitio idóneo para tener relaciones sexuales".

Gogoan fue detenido en julio de 2007 en Angulema (Francia) junto a otro miembro de ETA, y en 2011 fue condenado en ese país a 8 años de cárcel por su pertenencia al aparato logístico de la banda.

Según la Fiscalía, además de comprar los citados móviles, acogió en su casa a los miembros del comando y desde allí, el día del atentado, llamó a Gara avisando de la colocación del paquete-bomba, diciendo que haría explosión en quince minutos.

La Ertzaintza desalojó el hotel y acordonó la zona ante el aviso de bomba, que explotó a las 15.28 horas causando daños en el establecimiento valorados en unos 230.000 euros.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin