Ecoley

Piden 16 años para un etarra por poner una bomba en un hotel en Getxo en 2003

Madrid, 21 jun (EFE).- La Audiencia Nacional juzga hoy al etarra del comando Vizcaya José Juan García González, Gogoan, por la colocación en 2003 de un artefacto explosivo en el hotel Los Tamarises, en Getxo (Vizcaya), que al estallar causó daños materiales, hechos por los que se enfrenta a 16 años de cárcel.

Gogoan o Atuxo, alías con los que se le conoce, fue detenido en julio de 2007 en la localidad francesa de Angulema cuando circulaba en un vehículo con matrículas falsas con otro miembro de ETA, y en 2011 fue condenado en Francia a 8 años de cárcel por su pertenencia al aparato logístico de la banda terrorista.

Una vez cumplida esa pena, será juzgado ahora ante la sección cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional por un delito de estragos terrorista en relación al atentado en el hotel Los Tamarises, por el que ya fueron sentenciados los integrantes del comando Vizcaya Jon Kepa Preciado, Eneko Agirresarobe y Aitor Herrera Vietes.

En sus conclusiones provisionales, la Fiscalía relata que, en la preparación de esta acción terrorista, el acusado se encargó de comprar dos teléfonos móviles con tarjeta prepago en una tienda en el Valle de Trapaga.

El día del atentado, el 23 de junio de 2003, a Aitor Herrera le correspondieron las labores de vigilancia en torno al hotel con su vehículo para comprobar que no hubiera policía mientras sus otros compañeros de comando, Jon Kepa Preciado y Eneko Agirresarobe, colocaban el explosivo en los servicios de caballeros de la planta baja del establecimiento.

Después de colocar el artefacto, Preciado y Agirresarobe cruzaron la ría de Nervión en una barca hasta el puente colgante de Portugalete, donde les esperaba Herrera, quien les recogió y les llevó hasta el domicilio de Gogoan en Santurce.

Según la Fiscalía, el acusado había facilitado a Preciado y a Agirresarobe las llaves de su casa, donde les acogió y desde donde a las 15.00 horas llamó al diario Gara avisando en nombre de ETA de la colocación del paquete-bomba, diciendo que haría explosión en quince minutos.

La Ertzaintza desalojó el hotel y acordonó la zona ante el aviso de bomba, que explotó a las 15.28 horas causando daños en el establecimiento valorados en unos 230.000 euros.

También sufrieron daños una serie de cuadros que ese día estaban expuestos en el hotel, así como tres vehículos que se encontraban en las inmediaciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin