Ecoley

Es nulo el despido colectivo cuando hay una suspensión

  • La empresa debe basar las nuevas medidas en causas diferentes a las planteadas en el Erte y sobrevenidas

Es nulo el despido individual o colectivo ejecutado por la empresa durante una suspensión de contratos en marcha, ya que el empleador no puede aplicar simultáneamente medidas de flexibilidad interna y externa, si las causas son las mismas, según se establece en una sentencia de la Audiencia Nacional, de 22 de octubre de 2015.

El ponente, el magistrado López Parada, determina que estas situaciones suponen "una vulneración de la buena fe y abuso de derecho por parte de la empresa, máxime si la suspensión de contratos proviene de un acuerdo alcanzado en periodo de consultas con la representación de los trabajadores".

La consecuencia del fraude de Ley en los despidos colectivos, de su uso para fines distintos de los previstos en el ordenamiento jurídico, es su nulidad, conforme a la jurisprudencia del Tribunal Supremo (sentencias de 17 y 19 de febrero 2014), así como, para este mismo tipo de supuestos, la de 26 de marzo de 2014. Las demandas por ello son estimadas y el despido colectivo declarado nulo.

Dice el Alto Tribunal que, cuando está vigente una suspensión de contratos, amparada en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores, para que el despido pueda realizarse es preciso que la causa sea distinta y sobrevenida de la tenida en cuenta para la suspensión. Además, si se trata de la misma causa, que se haya producido un cambio sustancial y relevante en la motivación de la suspensión.

El magistrado López Parada explica que en el caso en litigio, la causa del despido sigue siendo la misma que dio lugar a la suspensión, que no es otra que el exceso de capacidad productiva de la empresa, que se cifraba en un 20 por ciento y en el momento del recurso en un 17 por ciento e, incluso, se ha reducido después, como manifiesta el acuerdo en la comisión de seguimiento.

Razona que aunque formalmente se aleguen como causa las pérdidas o la reducción de la cifra de negocios, los hechos probados "son concluyentes y la empresa manifiesta reiteradamente que se trata de un ajuste de la capacidad productiva" y que éste se viene produciendo por la vía del expediente de regulación temporal de empleo de suspensión de contratos.

Alegaba falta de liquidez

Concluye, además, que la intención de la empresa es convertir el ajuste en definitivo acudiendo al despido colectivo, que en diversas ocasiones había planteado sin llegar a su ejecución por falta de liquidez para el pago de las correspondientes indemnizaciones.

El cambio de circunstancia alegado por la empresa es que el despido se hace ahora posible, por cuanto la empresa anteriormente no tendría capacidad financiera para atender las indemnizaciones previstas y es ahora, al obtener dicha financiación, cuando tiene la posibilidad real de ejecutar los despidos.

Sin embargo, el magistrado concluye que dicho argumento no puede acogerse porque la falta de liquidez no constituye, conforme al artículo 53 del Estatuto de los Trabajadores , una causa que condicione la legalidad de los despidos.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

JUAN JOSE BLANCO DE ANTONIO
A Favor
En Contra

Muy interesante la sentencia

Puntuación 0
#1