Ecoley

Un paciente tuvo problemas con una prótesis de Traiber antes de darse la alerta

Tarragona, 12 may (EFE).- Un paciente del Hospital de Sant Pau y Santa Tecla de Tarragona tuvo problemas con una prótesis de la empresa Traiber seis meses antes de la alerta sanitaria de noviembre de 2014 y al volverle a intervenir, los médicos descubrieron que una de las piezas estaba muy deteriorada, ha confirmado el centro sanitario.

El 7 de noviembre, la Agencia Española del Medicamento lanzó un alerta sanitaria que paralizó todas las compras a Traiber e inició un protocolo de seguimiento a los pacientes afectados.

Antes de esta alerta, el 5 de mayo, según avanza El País, el Hospital de Sant Pau y Santa Tecla atendió a un paciente con una prótesis de Traiber implantada siete años atrás en otro centro y le cambiaron una de las piezas por otra de nueva.

Un mes y medio después de operarle, tuvieron que volverle a intervenir porque sufría fuertes dolores y los médicos incluso habrían avisado a una responsable de Traiber para que estuviera presente en el quirófano.

Según fuentes de extrabajadores de Traiber que cita el rotativo, los médicos hallaron que la pieza nueva, que era blanca, estaba amarilla y muy deteriorada, y reprocharon a la representante de la empresa que eso era para denunciarlo, pero no lo hicieron.

Ahora, el juzgado número 3 de Reus, que instruye el caso Innova, investigará por qué ni los médicos ni el Hospital avisaron a las autoridades, lo que habría activado seis meses antes la alerta sanitaria.

La Xarxa Sanitaria Santa Tecla, que gestiona el Hospital de Sant Pau y Santa Tecla, ha informado a Efe de que no tienen constancia de que "ningún profesional del centro sea investigado por este caso".

También han reiterado que la Xarxa no usa ni ha usado nunca prótesis de Traiber y que la que salió mal "tenía siete años, por lo que, con buen criterio, los profesionales no sospecharon inicialmente de que se podría tratar de una prótesis defectuosa".

Una vez "comprobado el mal funcionamiento de la prótesis" se "sustituyó por una de nueva" de su proveedor habitual y se solucionó "definitivamente el problema del paciente" y "se comunicó este caso al Departamento de Salud "cuando este lo requirió".

El juez del caso Innova ha imputado a seis directivos de la empresa sanitaria pública Sagessa por las prótesis defectuosas y también imputa, además, un delito contra la salud pública al administrador de Traiber y a la primera teniente de alcalde de Reus.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint