Ecoley

El Congreso mexicano cierra periodo de sesiones con importantes pendientes

México, 1 may (EFE).- El Congreso mexicano cerró su periodo ordinario de sesiones este viernes con la aprobación de una reforma en materia de desaparición forzada y tortura, pero deja pendientes importantes iniciativas sobre seguridad y reforma política de la Ciudad de México.

La Cámara de Diputados aprobó el último día de este periodo una iniciativa de enmienda constitucional para facultar al Congreso para expedir leyes generales sobre desaparición forzada de personas, así como tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

El documento, que había sido aprobado un día antes por el Senado, fue turnado a las legislaturas de los estados porque al tratarse de una reforma constitucional requiere del aval de la mayoría para su promulgación.

El texto señala que el Congreso deberá expedir la legislación correspondiente dentro de los 180 días siguientes a la entrada en vigor de la reforma.

También en los últimos días del periodo ordinario, el Senado aprobó la madrugada del 22 de abril la reforma constitucional avalada en febrero por los diputados que crea el Sistema Nacional Anticorrupción, por lo que fue enviada a los congresos locales para su ratificación.

El Sistema, cuyo fin es prevenir, detectar y sancionar hechos de corrupción y fortalecer el control de los recursos públicos, fue aprobado pese a las reservas presentadas por varios legisladores de oposición principalmente en lo relativo a la figura del fuero presidencial, que finalmente no prosperaron.

Dicho esquema fue propuesto a fines de 2014 por el presidente Enrique Peña Nieto luego de enfrentar un escándalo por la revelación de que su esposa, Angélica Rivera, había encargado a un contratista del Gobierno la construcción de una lujosa mansión en la capital.

Otra iniciativa presidencial, nacida de la necesidad de hacer frente a la indignación social por la desaparición de 43 estudiantes del magisterio en septiembre del año pasado en el estado de Guerrero, llegó el 1 de diciembre del año pasado al Senado.

El proyecto de enmienda constitucional señala la posibilidad de que la Federación pueda "asumir total o parcialmente las funciones municipales cuando éstas se encuentren infiltradas por el crimen organizado".

Allana también el camino para que las 1.800 corporaciones policiales de los municipios que actualmente existen sean asimiladas en 32 cuerpos estatales únicos.

El entonces presidente nacional del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, advirtió que en la iniciativa no se establecen controles democráticos suficientes "para acotar la discrecionalidad en la intervención federal" en los municipios infiltrados.

A su vez, el coordinador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, afirmó que la intervención federal en los municipios violaría "la expresión ciudadana concretada en la emisión de un voto", lo que transgrede el principio de federalismo.

El documento fue enviado el 2 de diciembre a las comisiones de Puntos Constitucionales, de Justicia y de Estudios Legislativos para su análisis, pero desde entonces no ha encontrado su camino hacia el pleno senatorial.

Igual suerte corrió el proyecto de reforma política de Ciudad de México, que fue recibido el 29 de abril por la Cámara de Diputados después de su aprobación un día antes en el Senado, y enviado de inmediato a la Comisión de Puntos Constitucionales.

El documento establece que la Ciudad de México será una entidad federativa con autonomía en todo lo relativo a su régimen interior y a su organización político-administrativa. Actualmente, la autonomía de Ciudad de México está acotada por el Gobierno federal, particularmente en lo relativo a finanzas y seguridad pública.

El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara, Manlio Fabio Beltrones, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo en una entrevista radiofónica que por falta de consenso entre los grupos parlamentarios la propuesta no sería abordada por el pleno durante el periodo ordinario de sesiones.

A su vez, el senador Emilio Gamboa expresó ayer su deseo de que los diputados convoquen a un periodo extraordinario para completar la reforma política de la capital durante la actual LXII Legislatura.

"De aquí a septiembre que iniciamos el periodo ordinario hay muy buenos meses para que ellos convoquen a un periodo extraordinario y saquen esta reforma", declaró el coordinador del PRI en el Senado, también en una entrevista radial.

Sobre la reforma en seguridad, señaló que aunque es requerida en el país, "no se puede forzar la maquinaria en Cámara de Senadores".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin