Ecoley

La deuda pendiente de cobro por Hacienda se duplica desde 2005

  • El dinero incobrable aumenta un 8,8%, según los datos del Tribunal de Cuentas
Foto: Archivo

La deuda pendiente de cobro en la Agencia Tributaria creció un 9,7 por ciento durante los años 2012 y 2013, al pasar de 45.736 millones de euros, a principios de 2012, a 50.174 a finales de 2013. Mientras, en este periodo, los créditos incobrables subieron un 8,8 por ciento.

Así se afirma en las conclusiones del Informe de fiscalización de la actividad realizada por la Agencia Tributaria (Aeat) para el cobro efectivo de las deudas tributarias durante los ejercicios 2012 y 2013 elaborado por el Tribunal de Cuentas, en el que se afirma que "los datos de series temporales más largas confirman el incremento constante y continuado de la deuda tributaria pendiente al final de todos los años considerados".

El Tribunal considera que estas cifras ponen de manifiesto un grave problema de gestión de la deuda tributaria, y la evolución de los datos durante el periodo fiscalizado demuestran que las actuaciones fiscalizadas no pudieron evitar este incremento continuado de la deuda pendiente, que partía ya de cuantías muy elevadas.

En sus alegaciones, la Aeat explica que no toda deuda pendiente es exigible, y defiende que la situación que se describe no es, al menos, únicamente, "un grave problema de gestión de la deuda tributaria".

El incremento de la deuda pendiente pone de manifiesto que, cada año, se fueron incorporando nuevas deudas por un importe superior al de las deudas que se cancelaron (ya fuera con ingreso o sin él).

Insolvencia de los deudores

Los importes de deuda cancelada sin ingreso por insolvencias fueron aumentando durante el periodo fiscalizado, utilizando las cifras netas de crédito incobrable y rehabilitado de los ejercicios fiscalizados se cancelaron sin ingreso 4.641 millones de euros, en 2012, y 5.025 millones, en 2013, por este motivo.

Las insolvencias de los deudores se fueron incrementando durante los años de crisis económica, sin que las actuaciones fiscalizadas pudieran contener su crecimiento.

Las cifras de deuda cancelada por prescripción fueron disminuyendo durante el 2012 y 2013 (de 173 millones de euros, en 2012, hasta 145 millones, en 2013).

Durante 2012 y 2013 se canceló deuda, por haber sido cobrada, por importe de 35.567 millones de euros (17.586 millones, en 2012; y 17.981, en 2013), y se canceló deuda sin ingreso, por importe de 21.062 millones de euros (11.454 millones, en 2012; y 9.608, en 2013). La deuda ingresada en 2012 alcanzó el 36 por ciento de la pendiente a final de año, mientras que en 2013, superó ligeramente ese porcentaje.

Concluye el Tribunal que, entre 2012 y 2013, de cada tres euros de deuda pendiente, se ingresó uno, lo que pone de manifiesto la necesidad de mejorar los resultados de la actividad fiscalizada sobre la gestión de la deuda pendiente.

Las anulaciones de liquidaciones procedieron, sobre todo de resoluciones de los tribunales estimando las pretensiones de los contribuyentes y, por eso, la mayor cuantía se produjo en periodo voluntario.

Por otra parte, los importes de estas anulaciones, aunque fueron altos, descendieron de un año a otro, en coherencia con la disminución de la deuda suspendida y con los buenos resultados de las actuaciones de depuración y control de la deuda litigiosa. En 2012, las anulaciones sumaron 5.919 millones de euros, y al año siguiente descendieron a 3.896 millones de euros.

Cancelación de ingresos

El cobro de la deuda y, en consecuencia, la cancelación por ingreso de la misma se produjo, tanto en periodo ejecutivo, como en periodo voluntario. Aunque el indicador de "recaudación ejecutiva" de la Agencia ofreció cifras de 12.325 millones de euros y 12.131 millones, en cada uno de los años fiscalizados, las cuantías efectivamente cobradas de la deuda en periodo ejecutivo, como consecuencia de las actuaciones fiscalizadas, ascendieron a 4.254 millones de euros, en 2012, y 4.340 millones, en 2013.

En definitiva, apenas se cobró el 17 por ciento de la deuda en ejecutiva gestionada en cada uno de los años fiscalizados, y la deuda en este periodo ya alcanzó, en 2013, los 27.002 millones de euros.

Los ingresos derivados del cobro de las deudas en periodo voluntario fueron muy superiores a la recaudación ejecutiva; ascendieron a 13.332 millones de euros, en 2012, y a 17.981 millones, en 2013.

Estos incrementos reflejan resultados positivos de las actuaciones fiscalizadas desde el punto de vista de los ingresos obtenidos, si bien, sus importes son excesivamente modestos ya que, aun aumentando los ingresos por el cobro de las deudas, lo hicieron en mayor medida las deudas incorporadas en cada ejercicio, de manera que el pequeño aumento de la cancelación de deudas por ingreso no impidió el incremento final de la deuda pendiente.

El Tribunal de Cuentas aconseja a la Aeat que refuerce la contención y el cobro de la deuda pendiente.

Relacionados

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin