Ecoley

Fallece el abogado Antonio Hernández-Gil, exdecano del Colegio de Madrid

  • El Icam acogerá su capilla ardiente en el patio de la biblioteca
  • Estuvo cinco años al frente de la institución
  • Actualmente era secretario del consejo de Administración de El Corte Inglés
Antonio Hernández-Gil. eE

El abogado Antonio Hernández-Gil, quien fuera decano del Colegio de Abogados de Madrid (Icam) entre 2007 y 2012 y actualmente secretario del consejo de Administración de El Corte Inglés, ha fallecido esta madrugada a los 66 años, según han informado al Icam sus familiares. La capilla ardiente tendrá lugar en el patio de la Biblioteca del Icam a partir de las 15:00 horas de hoy.

Hernández-Gil accedió al decanato del Colegio de Abogados de Madrid en 2007, cuando tomó el relevo de Luis Martí Mingarro, que dejó el Decanato del Colegio tras 15 años al frente de la Institución. Su mandato se caracterizó por la modernización y a la mejora de las relaciones con la Administración de Justicia, una de las principales reivindicaciones de los letrados de la región. En su junta directiva estuvo el actual decano del Icam, José María Alonso.

Trayectoria

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, Hernández-Gil inició en 1975 la docencia en este mismo centro universitario y en 1976 obtuvo el Premio Extraordinario del Doctorado por su tesis sobre La función de la analogía en el razonamiento jurídico.

En 1978 tomó posesión de la plaza de Profesor Adjunto de Derecho Civil en la UNED y en 1983 obtiene la cátedra de Derecho Civil de la Universidad de Santiago. En 1986, recibe la Cátedra de Derecho Civil de la UNED.

El jurista, que perteneció a los Consejos de Administración de Repsol YPF y Barclays Bank, formó parte del Colegio de Abogados desde 1974. Entre 1981 y 2005, integró la Junta de Gobierno de la Institución. Además, fue miembro de la Junta Directiva del Club Español del Arbitraje.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.