Las finanzas, claras. En colaboración con Santander
Las finanzas, claras

¿Quieres ahorrar? Métodos para conseguir una buena salud financiera

  • El motivo precautorio es el más importante para ahorrar en España
  • El 48% del gasto de los hogares se dedica a vivienda y alimentación

Según un informe de la Fundación Mutualidad Abogacía y Fundación IE, en España las familias no cuentan con una cultura de ahorro adecuada, aunque cada vez sean más los que la adoptan de forma correcta. En vez de acumular ahorro en los momentos de bonanza económica, los hogares españoles elevan su consumo, mientras que, ante circunstancias económicas adversas, elevan su tasa de ahorro. Este comportamiento exacerba todavía más el ciclo económico, en vez de suavizarlo.

De hecho, el informe La resiliencia/vulnerabilidad de los hogares españoles frente al Covid-19. Disparidades en la composición y distribución del ahorro en el entorno europeo, publicado por el Observatorio del Ahorro Familiar (OAF) en diciembre de 2020, estimaba que el 50% de los hogares españoles se había enfrentado a la pandemia con un ahorro financiero acumulado inferior a los 9.000 euros.

No en vano, casi un 20% de los españoles que ingresan máximo 1.500 euros al mes afirma tener dificultades para cubrir todos los gastos mensuales, como recoge el Observatorio Cofidis de la Economía Doméstica. El 48% del gasto de los hogares se dedica básicamente a dos aspectos: la vivienda y la alimentación.

En este sentido, el motivo precautorio es elegido como el más importante para ahorrar en España: el 77% de los hogares lo selecciona entre los tres más relevantes; frente a un 40% de hogares que incluye el motivo previsional (complemento de la pensión) como uno de los tres principales, según la Fundación Mutualidad Abogacía y Fundación IE.

La estructura del ahorro español no ha variado mucho durante las últimas décadas, primando el efectivo, los productos de inversión conservadores y los inmuebles. Como ponen de manifiesto las cifras de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO), los españoles atesoraban en el tercer trimestre de 2021 más de 1 billón de euros en depósitos y efectivo, lo que supone el 41,2% de su ahorro. En 1995 este porcentaje era del 51,3%.

Métodos para ahorrar

Los hábitos de ahorro se pueden entrenar y mejorar, pero para poder hacerlo hay un primer paso insustituible: la educación. La falta de educación financiera aumenta el riesgo de desigualdad, ya que los individuos desconocen las herramientas necesarias para tener una buena salud financiera y tomar mejores decisiones.

Los expertos coinciden al destacar que el aprendizaje sobre las finanzas debería comenzar lo antes posible para comprender cómo funciona el dinero y cuáles son sus conceptos básicos. Se trata de adquirir la suficiente comprensión básica para desenvolverse con los aspectos financieros normales de la vida. De hecho, términos como inflación, interés compuesto o diversificación del riesgo son solo conocidos para el 58%, el 49% y el 46% de los españoles, respectivamente, según la Encuesta de Competencias Financieras, elaborada por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Por tanto, la educación financiera constituye el mejor mecanismo de promoción de la cultura del ahorro.

Dicho esto, al igual que no hay una persona igual a otra, también existen múltiples estrategias de ahorro. De este modo, se trata de elegir el método que resulte más sencillo y fácil de mantener en el tiempo. Estos son los más populares.

Kakebo

Kakebo es la palabra japonesa para libro de cuentas del hogar y en eso, precisamente, se basa este método, en apuntar. Al inicio de cada mes deben anotarse los gastos e ingresos fijos (nómina, luz, alimentación...). Con ello, se consigue saber cuánto dinero quedará disponible. Tras este paso, el método consiste en ir apuntado cada gasto, por pequeño que sea, e ir clasificándolo como corresponda: ocio, ropa, viajes...

¿El objetivo? Aprender a mejorar las finanzas. La filosofía del método Kakebo es saber identificar cuáles son los gastos imprescindibles y cuáles se pueden suprimir para alcanzar las metas de ahorro. Fumiko Chiba, autora de Kakebo: El arte japonés de ahorrar dinero, indica que el margen de ahorro puede alcanzar hasta el 35% de los ingresos.

ALP

ALP quiere decir "Aparta Lo Primero". Consiste en destinar una parte del dinero al ahorro nada más recibir el ingreso principal (nómina, pensión...) y vivir el resto del mes con lo que reste. Para que funcione, deben establecerse metas realistas. Por ejemplo, si una persona ingresa 1.000 euros no puede destinar 800 euros al ahorro, pero igual 100 euros sí.

Para saber cuánto hay que apartar los expertos recomiendan hacer un análisis de los ingresos y gastos fijos que se tienen durante el mes. En definitiva, hacer un presupuesto. Con ello se podrá tomar una decisión coherente y basada en la realidad actual.

Método de ahorro Harv Eker

Este método busca, a través de particiones de los ingresos, evitar una mala gestión financiera. El empresario canadiense Harv Eker, tras un gran revés económico por una inadecuada gestión, comenzó a analizar la relación que tenían las personas con grandes fortunas respecto a su dinero y fue así como desarrolló este sistema.

La distribución que propone Eker para los ingresos es la de un 55% para los gastos fijos y necesidades básicas del día a día: vivienda, recibos y alimentación. Con el otro 45% se harán otras cinco particiones: un 10% para invertir; un 10% para continuar formándose; un 10% para ocio y compras no necesarias; un 10% para ahorrarlo sin invertirlo; y un 5% para donativos y causas benéficas.

Regla del 50/30/20

Es uno de los enfoques presupuestarios más conocidos. Se basa en estructurar los ingresos según la regla 50-30-20: el 50% de los ingresos para vivienda, comida y otras necesidades básicas; un 30% que se puede gastar como se quiera; y un 20% destinado al ahorro.

Productos de inversión

Otra de las alternativas para lograr un colchón es la inversión, sobre todo, en un entorno como el actual en el que la inflación merma la capacidad de poder adquisitivo, es decir, con el mismo dinero se pueden adquirir menos bienes y servicios que hace un año. Por ello, es importante conocer qué alternativas existen de inversión y cuál es el vehículo que mejor se adapta al perfil de cada persona en base a sus objetivos y a sus necesidades.

Para hacerlo son claves la diversificación, el clásico no poner todos los huevos en la misma cesta, y la planificación. Es fundamental reflexionar sobre qué cantidad se puede invertir, durante cuánto tiempo y, especialmente, qué riesgo se está dispuesto a asumir. Existe una gran gama de productos dependiendo del perfil del inversor: fondos de inversión, ETFs (fondos cotizados), planes de pensiones...

Sea cual sea el método elegido el objetivo no cambia: conseguir una buena salud financiera.

Aplicaciones para 'cuidar' el dinero

Con el gran avance tecnológico que han experimentado las sociedades en los últimos años, actualmente ahorrar puede resultar tan sencillo como instalar una aplicación en el móvil. Entidades como Banco Santander han desarrollado herramientas como 'Hucha Santander', con el objetivo de fomentar la cultura del ahorro. Lanzada en julio del año pasado, esta herramienta de microahorro para la app y la web se une a las últimas soluciones financieras automatizadas de control de gastos que el banco está poniendo a disposición de sus clientes.

A este respecto, 'Hucha Santander' posibilita el ahorro de forma fácil, rápida y divertida gracias la configuración de reglas automáticas entre las que destacan el redondeo de compras, las aportaciones periódicas, o el ahorro de una parte de los ingresos. El cliente puede personalizar sus objetivos con nombre e imagen y sobre los que puede definir un límite temporal. Asimismo, se pueden realizar aportaciones puntuales.

El dinero ahorrado se acumula en esta hucha digital y el cliente podrá disponer de él en el momento en el que lo necesite, traspasándolo a su cuenta. Esta aplicación supone un paso más en la meta que tiene Santander de convertirse en la mejor plataforma abierta de servicios financieros del mundo.

Descubre más iniciativas de Banco Santander aquí

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad Branded Content de elEconomista.es.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin