La Ciudad azul

Javier de los Nietos: "El medio rural debe amortiguar la huella e impacto de ciudades"

  • En las ciudades cada vez viven más personas, entonces el plano social tendrá que ser el más importante para que se haga una adecuada planificación.
Madrid

El Ayuntamiento que gestiona El Boalo, Cerceda y Mataelpino ha sido uno de los primeros municipios de la Comunidad de Madrid en cumplir con los estándares de residuo cero y de economía circular de acuerdo a los estándares de Zero Waste Europa. Su alcalde, Javier de los Nietos Miguel, indica que la base de las ciudades inteligentes es "la sostenibilidad y la tecnología solo es una herramienta que nos ayuda a conseguirlo". La reducción de forma eficiente de las toneladas de basura que genera el municipio es el fruto de medidas para fomentar el reciclaje de los residuos orgánicos y la separación de residuos en origen como, por ejemplo, el compostaje doméstico o la recogida de basuras puerta a puerta.

¿Qué hace que una ciudad sea sostenible?

Que lo sea desde el punto de vista económico, ambiental y social.Originalmente los sistemas productivos tradicionales de los pueblos estaban en equilibrio y eran sostenibles. La pérdida del arraigo y de la cultura, que tienen que ver con el ámbito social, han llevado a la intensificación de la producción originando una brecha ambiental difícil de superar en muchas ciudades, en pro únicamente de la Sostenibilidad y de la eficiencia económica.

¿Cómo se puede conseguir una ciudad sostenible?

Con una buena planificación estratégica y con la participación e implicación de la ciudadanía. La sostenibilidad no se alcanza por decreto. Sin la colaboración ciudadana no se puede conseguir. Para ello es necesario invertir en políticas públicas educativas, y de sensibilización, y desarrollar proyectos que sumen e inviten a la participación ciudadana.

¿Cuánto se tarda en transformar una ciudad como la vuestra en una ciudad plenamente sostenible?

Lleva años que la ciudadanía tome conciencia, y también el desarrollo de políticas eficaces. A todo esto hay que sumar la continua innovación en sectores claves, como son la movilidad, el comercio, y el mercado laboral, a los que deben responder las ciudades.

¿Cuáles son los principales retos?

Conseguir que nuestros vecinos se sientan ciudadanía de pleno derecho, con todos sus derechos, obligaciones y responsabilidades dentro del colectivo social de la ciudad. Si no lo logramos serán simplemente consumidores dentro de un mercado cada vez más global, a cuyas necesidades tendrán que responder continuamente las ciudades, abandonando su estrategia y la planificación para alcanzar la sostenibilidad.

El proceso de urbanización actual está ocasionando numerosos problemas en la sostenibilidad de nuestras ciudades. ¿Cómo podemos combinar el desarrollo económico y el medioambiente saludable?

Por un lado es sabido que los modelos urbanos más densos son más eficientes económicamente y consumen menos suelo. Pero por otro lado su huella energética es mayor y son sistemas saturados, contaminados y con menor biodiversidad. Hay que buscar un equilibrio que permita al medio rural amortiguar la huella y el impacto de las ciudades, buscando el equilibrio en un nuevo modelo de escala comarcal, una bioregión.

¿De qué manera deben los gobiernos e instituciones impulsar una nueva manera de usar el transporte en las ciudades?

Revertiendo aquello que ya todos sabemos que no funciona, como es el transporte privado, y apostando por el transporte público con innovación, y apoyando el uso compartido y colaborativo del transporte privado.

¿Está a favor de las iniciativas europeas como la del "día sin coches"? ¿O es solo demagogia?

Son medidas muy necesarias porque ayudan a concienciar a gran parte de la población, que es el primer paso para cambiar las rutinas de movilidad.

¿Ve a España preparada para enfrentarse al reto del uso de coches eléctricos a corto plazo?

Creo que es posible, pero lamento que al contrario que en las ciudades europeas, se esté haciendo esta transición sin apostar primero por el uso de la bicicleta y del transporte público. Cambiar toda la flota de coches convencionales por eléctricos, no soluciona los problemas.

¿Por qué debería el usuario medio utilizar un coche eléctrico en entornos urbanos e interurbanos?

Es una buena opción pero primero debe valorarse el uso del transporte público, o de compartir vehículo. Los ayuntamientos están tomando cada vez más protagonismo en la toma de decisiones con respecto a la movilidad, ¿cómo creéis que evolucionará esta coyuntura a medida que crezca el número de habitantes en las ciudades? La regulación va a ser cada vez mayor en las ciudades, porque el derecho a la Salud va a prevalecer frente a otros, y eso va a obligar a invertir e innovar mucho más en el transporte público colectivo e individual.

¿Cómo podría plantearse la calidad de los núcleos urbanos integrando la vegetación?

Es incuestionable. Somos personas y necesitamos contacto con la naturaleza. Hace 200 años los parques y zonas verdes urbanas eran espacios para el retiro de nobles y reyes. Hoy son lugares sociales y de encuentro de toda la ciudadanía. La creación de corredores y pasillos verdes son imprescindibles para las personas y para mejorar la biodiversidad de la ciudad.

¿Qué papel deben jugar en la planificación urbana los aspectos medioambientales, los espacios de recreo, la sostenibilidad y la seguridad alimentaria aportados por las infraestructuras verdes?

Hoy en día deben ocupar un papel principal por encima de otros aspectos tradicionales. La salud y los derechos de la infancia, están por encima de otros intereses privados o comerciales. Con frecuencia las ideas de ciudades inteligentes, saludables y amigables son puramente idealistas, es decir, no son viables.

En su opinión ¿cuáles son las dimensiones más significativas que deben incluirse en el nuevo diseño urbano: arquitectura y tecnología, regulaciones administrativas, sociología, planificación urbana o economía, entre otras?

En las ciudades cada vez viven más personas, entonces el plano social tendrá que ser el más importante para que se haga una adecuada planificación. Con innovación, una buena planificación, y cohesión social, cualquier proyecto puede pasar de la utopía a la realidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.