Inversión sostenible y ESG

El Covid ha acelerado la parte social del ESG, mientras la ambiental estaba más avanzada

  • Los expertos de sostenibilidad inciden en la importancia de entender el ESG en conjunto

El Covid-19 ha sido un factor disruptivo que ha cambiado muchos paradigmas en el mundo empresarial, impulsando la transición ecológica, transformando la tecnología y el ángulo de cómo se hacen los negocios. Si bien muchas compañías, especialmente las relacionadas con la energía, ya llevaban tiempo alineando sus objetivos de descarbonización con los de la agenda 2030 y el Acuerdo de París para ser neutras en carbono a futuro, la pandemia ha acelerado especialmente el aspecto social tras un confinamiento que forzó a los trabajadores a meter la oficina en casa y puso el foco en los empleados.

Sobre este asunto se debatió en la segunda mesa del I Foro ESG de elEconomista, que ha reunido a representantes del sector eléctrico, inmobiliario, turístico y bancario para hablar de cómo sus firmas están adaptando sus estrategias de sostenibilidad en este nuevo escenario y cuáles son los retos pendientes a futuro.

"Nos confinaron en casa y hemos tenido que aprender a trabajar en remoto. Esto es un cambio absolutamente radical. Los managers, que eran muy reacios, han descubierto a la fuerza que se puede. Y que después del confinamiento, el teletrabajo no sólo ha llegado para quedarse, nuestros colaboradores están pidiendo más flexibilidad y esto es un camino de no retorno", apunta Esther Duarte, directora de Recursos Corporativos de Aedas Homes.

"Engie fue una de las primeras compañías en hablar de transición energética hace más de un lustro"

Asimismo, los participantes destacaron la importancia del acrónimo ESG (medioambiental, social y gobernanza) como un todo que ya impregna el ADN de las grandes compañías. "El elemento de sostenibilidad hay que verlo de manera global, no vale ir por iniciales. O somos capaces de verlo de manera global o se producirán desequilibrios que generarán un problema en otro", señala Severiano Solana, director de Estrategia y Seguimiento de Sostenibilidad de CaixaBank.

Una opinión compartida por Nuria Rodríguez, Directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy. "Si sólo nos fijamos en el aspecto medioambiental vamos a crear problemas sociales, y si no tenemos en cuenta la parte de gobernanza, las acciones que hagamos no tendrán los efectos esperados", reconoce.

Implementar estrategias

Ahora bien, ¿cuáles son las acciones concretas que está llevando a cabo cada compañía? Las empresas energéticas fueron las primeras en abordar la transición energética. Como generadora, la francesa Engie, con presencia global en 70 países, apuesta por un crecimiento hasta 2025 en renovables pero también quiere dar soluciones de eficiencia energética a los clientes que necesitan cambiar sus instalaciones, incluso financiándoles.

Aedas Homes: "Tenemos nuestro propio sello para garantizar que una promoción es sostenible" 

"Ese objetivo de descarbonización a 2040 lo hacemos con nuestros clientes, les ayudamos en ese camino. En lo social, queremos lograr la paridad a 2030 a nivel manager, que gestione equipos, y estamos trabajando con universidades y con escuelas de enseñanza secundaria para que haya más vocaciones y más mujeres entren a formar parte de la profesión energética", explica Alfonso Pascual, director de Sostenibilidad de Engie España.

Naturgy ha sintetizado sus metas en 74 objetivos que emanan del plan estratégico 2021-2025. "Hemos trazado una ruta en la que estamos alienados a los escenarios de temperatura entre 1 y 1,5 grados del Acuerdo de París, tanto en la generación eléctrica como aquellas emisiones indirectas de nuestros clientes a través del negocio del gas", explica Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy.

Paradores: "Paradores tiene que ser la palanca para cambiar el modelo turístico de nuestro país"

En el lado social, la utility apuesta por una transición justa. "Sin transición justa no hay transición energética posible", apostilla Rodríguez. Y en la parte de la gobernanza, la compañía se encuentra ya trabajando a nivel regulatorio, la taxonomía y la medición económica de los riesgos climáticos "En los tres aspectos tenemos objetivos muy claros de consecución de nuestro plan. Una parte de nuestra retribución variable está unida a la consecución de esos compromisos", añade.

Por su parte, Enagás ha trazado en su hoja de ruta tres objetivos. El primero es retener talento y la incorporación de la mujer a todos los niveles, el segundo está vinculado a descarbonizar su propia actividad y reducir sus emisiones de C02 (ser neutros en 2040) y el tercero tiene que ver con los biometanos.

"Estamos convencidos de que los gases renovables van a jugar un papel importante en industrias como el transporte pesado", observa Carlos Ruiz, director de Sostenibilidad y Riesgos de Enagás. En concreto, la compañía está impulsando 55 proyectos en empresas; 34 de ellas tienen que ver con el hidrógeno verde y 21 de biometano con 60 socios y que puede movilizar una inversión de 6.300 millones de euros.

CaixaBank: "El elemento de sostenibilidad va a estar presente en todas las decisiones relevantes del banco"

En un modelo tan diferente de negocio como es el del turismo, Paradores aspira a un modelo distinto donde prime la calidad frente a la cantidad. "Paradores tiene que ser un ejemplo para el conjunto del turismo nacional desde el punto de vista de lo social, lo sostenible y también de la gobernanza y que sea la gran palanca para cambiar el modelo turístico de nuestro país. Paradores tiene que ser una palanca fundamental", destaca Pedro Saura, presidente de la empresa pública.

En el caso de CaixaBank, Solana explicó que el cambio hacia un nuevo modelo se está produciendo desde arriba, con la creación, el pasado mes de marzo, de una dirección de sostenibilidad con un puesto permanente el comité de dirección del banco. "Fue una señal clara a toda la entidad de que el elemento de sostenibilidad no iba a ser tangencial sino que iba a estar en todas las relaciones relevantes del banco los próximos años".

Por otro lado, el banco anunció a través de la COOP el objetivo de ser neutrales a 2050 y los planes de todas las entidades financieras de establecer planes de descarbonización que anunciarán en una primera etapa es en el último trimestre del año que viene. "Tenemos claro que sólo lo vamos a hacer si ayudamos a las empresas y a las pymes a adaptarse".

Naturgy: "En el lado social, sin transición justa no hay transición energética posible"

En cuanto a Aedas Homes, la promotora pretende estar en 2040 descarbonizada. Duarte explica que la firma tiene planes estratégicos con KPIs muy concretos para saber si han cumplido o no. "Estos planes van a ser continuos hasta 2030 coincidiendo con la agenda. El más ambicioso es la neutralidad ambiental. En la última Cumbre de Glasgow, todos nos hemos marcado en que a 2030 nos hayamos descarbonizado en un 40%, nosotros hemos marcado un 50%", señala.

La experta explica que a la hora de hacer una promoción residencial es posible hacer un análisis del ciclo de vida (ACV) para analizar lo que va a contaminar ese edificio desde el momento en el que se extraen las materias primas hasta que el edificio está en uso. En este sentido, Aedas ha sacado su propio sello, Ecoliving, que garantiza que una promoción de viviendas tiene medidas de sostenibilidad. "Hace cuatro años nuestros clientes no apreciaban que tú invirtieses en hacer una promoción sostenible. Pero desde que explicamos esa etiqueta y cuánto menos va a contaminar tu vivienda, el cambio fue tremendo. Si un cliente lo entiende y hace preguntas, y luego va a otra promotora y no se lo explican, empezamos a ser críticos y a exigir", relata.

Los retos a futuro

Los participantes hicieron alusión a la importancia y la necesidad de que los fondos europeos sean relevantes a la hora de encarar los desafíos ESG en el largo plazo.

"Los Next Generation tienen que ser, por encima de todo, eficientes y transformadores. No podemos perder un momento, pero tenemos que cumplir lo que decimos con métricas, evaluaciones y un management más humano", explica el presidente de Paradores.

También lo ve así la representante de Naturgy, quien cree que "hay una oportunidad enorme con los fondos, pero hay dos elementos que van a ser claves: la colaboración público-privada y las alianzas dentro del sector privado", explica Rodríguez. "Por otro lado", prosigue, "hay que acompasar bien los plazos. En el corto plazo se están produciendo distorsiones y tenemos que acompasar los intereses de corto, de medio y de largo plazo para que estén en equilibrio y seamos capaces de reaccionar a un problema coyuntural", arguye.

"Enagás está impulsando 34 proyectos de hidrógeno verde y 21 de biometano"

De cara a futuro, "las administraciones públicas tienen que ser valientes a la hora de regenerar nuestras ciudades", afirma la representante de Aedas Homes. Duarte defiende que la sociedad tiene un deber con los jóvenes y en las dificultades que tienen a la hora de acceder a una vivienda, pero también reivindica la diversidad de la edad y el drama de los mayores de 45-50 años que si salen de su empresa no vuelven a encontrar trabajo. "Hay un reto en las diferentes generaciones y esa diversidad de edad también por arriba", afirma.

Las pymes, la asignatura pendiente

Aunque las grandes firmas cuentan con planes para alcanzar las metas de sostenibilidad y descarbonización, no hay que olvidar que en España el 95% son pequeñas y medianas empresas. "Esa es la asignatura que hay que aprobar y ver cómo integrarlas en un proceso de cambio donde creo que muchas están alejadas de esta situación", advierte Severiano Solano, de CaixaBank. En este sentido, el directivo recuerda el reto que representan los fondos Next Generation, muy focalizados en el cambio energético. "Como país tenemos una magnífica oportunidad", apostilla.

Puede ver la jornada completa aquí:

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin