Internacional

El Gobierno italiano apoya revocar las concesiones a Autostrade y nacionalizarla

  • La empresa se encargaba del mantenimiento del puente derrumbado
  • Su compañía matriz es Atlantia, socia de la española ACS en Abertis

El vicepresidente del Gobierno italiano y líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, apoya que el Gobierno italiano retire todas las concesiones a Autostrade per l'Italia, filial de Atlantia, y la nacionalice. Esta operación tendría a España al final de la cadena, ya que Atlantia es socia de la constructora ACS en Abertis.

Sus declaraciones, realizadas este domingo, se producen en un momento en el que hay dos investigaciones en curso, una por parte de la Fiscalía de Génova y otra por una comisión instituida por el Ministerio de Infraestructuras, que tratan de esclarecer las causas del derrumbe el 14 de agosto del puente Morandi, en Génova, cuyo mantenimiento gestionaba Autostrade.

El siniestro causó 43 muertos y el Gobierno italiano culpa a Autostrade de no realizar los controles de manutención necesarios para asegurar la estructura, a pesar de que las investigaciones aún no han concluido.

"Vamos a revocar las concesiones a Autostrade", ha dicho Di Maio, en un vídeo publicado en las redes sociales. "Cuando hablamos de la nacionalización de Autostrade, estamos convencidos de esto porque la alternativa es dar las autopistas de nuevo a (la familia) Benetton, a Autostrade per l'Italia", agregó.

El ministro de Desarrollo Económico y también de Trabajo opinó que el viaducto no puede ser reconstruido por Autostrade, sino que la concesionaria debe dar el dinero para que sea levantado por "una compañía estatal" que vigile "la calidad de la reconstrucción".

Momento crítico

Autostrade de momento ha anunciado que movilizará un fondo de 500 millones de euros para reconstruir el puente en ocho meses y también que entregará antes del 27 de agosto ayudas financieras a familias afectadas por valor de 1,5 millones de euros.

El Gobierno italiano, formado por el M5S y la Liga, está dividido sobre la posibilidad de nacionalizar la compañía, filial de Atlantia, o incluso la gestión de la entera red de carreteras.

Autostrade gestiona actualmente 3.000 kilómetros de red de carreteras en Italia y cuenta con una plantilla de 7.100 empleados.

En el pasado era pública, hasta que fue privatizada en 1999 y pasó a manos de la familia Benetton a través de la sociedad Edizione, que en la actualidad posee el 30,25 % del capital de Atlantia, que compró junto a la constructora ACS la concesionaria española Abertis.

El ministro de Infraestructuras italiano, Danilo Toninelli, ha lanzado la hipótesis de que el Gobierno recupere la gestión de las carreteras, una idea que no convence a los miembros de la Liga.

Otra opción que ha sugerido es nacionalizar Autostrade para que vuelva a manos estatales a través de la entrada en su capital de la sociedad prestamista pública Caja de Depósitos y Préstamos (CDP), que se haría socio mayoritario.

"Sería conveniente porque los ingresos volverían al Estado a través del cobro en los peajes, que se utilizarían no para dar dividendos a los accionistas sino para reforzar la calidad de los servicios", ha sostenido Toninelli.

Pero esta hipótesis no es tan sencilla, primero de todo porque si el Ejecutivo italiano revoca la concesión a Autostrade, válida hasta 2038, se enfrentaría al pago de una sanción que podría ascender hasta los 20.000 millones de euros.

La idea divide al Gobierno y el vicesecretario y miembro de la Liga, Giancarlo Giorgetti, ha reconocido que no está "muy convencido de que la gestión del Estado sea más eficiente" que la privada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado