Internacional

Los 11 niños rescatados de un campamento infrahumano en Nuevo México eran entrenados para disparar en escuelas

  • Las fuerzas del orden encontraron armas de fuego cargadas en el lugar
  • Los niños iban vestidos con harapos, estaban sucios y no llevaban zapatillas
El campamento donde fueron encontrados los 11 niños. Foto: Reuters

Comidos por la basura y sin agua corriente, así vivían los 11 niños que fueron rescatados la semana pasada por la policía en Nuevo México (EEUU) de un campamento en el que se encontraban secuestrados por Siraj Wahhaj. Poco a poco van saliendo más datos sobre este caso de abuso infantil. El último de ellos es que los niños eran entrenados para llevar a cabo tiroteos en las escuelas del país.

Así lo ha indicado la fiscalía este miércoles: "Los niños eran entrenados para usar armas de fuego pensando en futuros tiroteos escolares". "No solo eran las condiciones en el campamento, sino que las fuerzas del orden encontraron armas de fuego cargadas en el lugar", añade. Entre otras cosas, había un rifle AR-15, cuatro pistolas y mucha munición.

Cuando las fuerzas de seguridad irrumpieron en el campamento, se encontraron con Siraj Wahhaj, otro hombre del que no ha trascendido su identidad y tres mujeres, presumiblemente las madres de los 11 de niños -de entre 1 y 15 años- que allí vivían. Los cinco adultos fueron detenidos inmediatamente, sin oponer resistencia, y ahora están siendo juzgados por secuestro y abuso infantil.

Las condiciones en las que vivían eran infrahumanas, según ha descrito la propia policía. Los niños iban vestidos con harapos, estaban sucios y no llevaban zapatillas. También mostraban signos de desnutrición, de hecho en el campamento no había más que unas cuantas patatas, unos sacos de arroz y faltaba agua corriente.

Siraj Wahhaj fue denunciado por su propia mujer el pasado diciembre, cuando desapareció de casa con su hijo, que sufría una enfermedad. De hecho, la redada llevada a cabo la semana pasada era para encontrar al niño. La policía encontró este lunes, en las inmediaciones del campamento, el cadáver de un menor de unos cuatro años. Aunque aún no ha sido identificado, las primeras hipótesis apuntan a que se trata del pequeño.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado