Internacional

El Parlamento Europeo ratifica el acuerdo del Brexit por mayoría aplastante

Sin grandes sorpresas, el Parlamento Europeo ratificó este miércoles el Acuerdo de Retirada de la UE, completando el último paso que le faltaba al texto. La mayoría fue aplastante: 641 votos a favor y 49 en contra. Al terminar, todos los diputados se pusieron de pie para cantar Auld Lang Syne, la canción tradicional escocesa de las despedidas, algunos de ellos con lágrimas y bufandas con la Union Jack.

Con esta votación, el último escollo real que le faltaba al texto, queda ya cerrado el proceso de ratificación. Mañana jueves, el Consejo Europeo se reunirá para poner las firmas correspondientes, antes de que la salida se haga efectiva la medianoche del viernes al sábado.

Los parlamentarios británicos, que abandonarán sus escaños el sábado, insistieron en que no "abandonan Europa, solo las instituciones". Aunque hubo división de posiciones: mientras los diputados euroescépticos culpaban a la UE de haber provocado esto por su "inflexibilidad" y su negativa a permitir que Reino Unido pudiera salirse de la unión política y migratoria, los liberales y escoceses prometieron que "volverán" algún día, ya sea el país entero o solo Escocia. Los unionistas norirlandeses, de nuevo, denunciaron el tratamiento de la provincia en el acuerdo.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, la popular Ursula von der Leyen, insistió en que buscarían "un buen acuerdo" que "no exponga a las empresas europeas a una competencia desleal". El negociador jefe de la UE, el liberal Michel Barnier, que dirigirá el grupo dedicado al acuerdo comercial, recordó que "queremos ser buenos vecinos, socios y amigos". E Iratxe García, la líder de los socialistas, insistió en que la puerta estaría siempre abierta para que volvieran.

Aunque quizá el mayor placer del día se lo dio la vicepresidenta del Parlamento, Mairead McGuinness, que pudo cortar a Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, en el que fue su último discurso. El populista, que ha hecho carrera de encender y tocar las narices siempre que podía, pidió a los diputados de su partido que agitaran banderas británicas mientras hablaba, lo que va en contra de las normas. Farage, que ha dedicado su vida a sacar a Reino Unido de la UE, ha ganado, y su recompensa fue quedarse sin la palabra a mitad de su discurso en su último día. "Si os vaís, llevaos vuestras banderas", terminó McGuinness.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.