Innovación Oncológica

Adaptar los tratamientos a las características de cada paciente

  • Cada tipo de tumor tiene sus características y peculiaridades, lo más importante para poder tratar cualquiera de ellos es disponer de un equipo multidisciplinar que garantice tanto un buen diagnóstico, como el mejor tratamiento
  • Cada paciente debe de ser valorado de forma individual para diseñar la estrategia de tratamiento más adecuada para él

La medicina oncológica es sinónimo de medicina personalizada. El desarrollo de tecnologías rentables capaces de evaluar exhaustivamente ADN, ARN, proteínas y metabolitos en tumores de pacientes ha impulsado los esfuerzos para adaptar la atención médica. En los últimos 10 años ha habido una explosión de información sobre la biología molecular del cáncer. Un desafío en oncología es traducir esta información en avances en la atención al paciente.

El desarrollo en los últimos años de fármacos dirigidos contra alteraciones genéticas o moleculares  está convirtiendo a estas alteraciones en dianas terapéuticas o marcadores predictivos de respuesta.  Estos marcadores son factores asociados con la respuesta inicial o la resistencia a una terapia particular. Los marcadores predictivos son importantes en oncología ya que los tumores del mismo tejido de origen varían ampliamente en su respuesta a la mayoría de las terapias sistémicas disponibles.

Una diana terapéutica es la molécula de la célula cancerosa a la que va dirigida el tratamiento

Una diana terapéutica es la molécula de la célula cancerosa a la que va dirigida el tratamiento. Es decir, el tratamiento sería el dardo, y la molécula la diana. Una diana terapéutica generalmente es una proteína de la célula cancerosa que es necesario bloquear, inhibir. Aunque también puede ser otro tipo de macromolécula.

Individualización

Gracias a la innovación e investigación, la terapia contra el cáncer comienza a cambiar constantemente del enfoque tradicional de "un régimen para todos los pacientes" a un enfoque más individualizado, a través del cual cada paciente será tratado específicamente de acuerdo con sus defectos genéticos específicos. En consecuencia, la medicina personalizada requiere la identificación de indicadores o marcadores que guíen en la toma de decisiones de dicha terapia a los pacientes elegidos para una terapia más efectiva.

Para diseñar un tratamiento hay que tener en cuenta aspectos como las características metabólicas del paciente

Inés Díaz-Laviada, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular y una de las editoras de la revista 'Dianas', sobre dianas terapéuticas, de la Universidad de Alcalá, destaca que para diseñar un tratamiento hay que tener en cuenta aspectos como "las características metabólicas del paciente. Tiene que ver con su carga genética. Qué enzimas expresa el paciente y cómo metabolizan esas enzimas los fármacos administrados. Por otro lado, están las características del propio cáncer. Los tumores son muy heterogéneos. Están formados por células diferentes entre sí. También entre los diferentes pacientes, las células cancerosas pueden tener diferentes mutaciones. Incluso aunque sean cánceres clasificados igual desde el punto de vista médico. Por ejemplo, las células de un adenocarcinoma de próstata pueden tener unas mutaciones en un paciente y otras mutaciones en otro paciente. Eso hace que cada cáncer responda mejor a unos tratamientos que a otros. De ahí viene la medicina personalizada. Hay que estudiar no sólo las características del paciente sino también las del cáncer".

Los expertos destacan que cada tipo de tumor tiene sus características y peculiaridades, lo más importante para poder tratar cualquiera de ellos es disponer de un equipo multidisciplinar que garantice tanto un buen diagnóstico (radiológico, anatomopatológico y molecular), como el mejor tratamiento posible por todos los especialistas que pueden participar en el mismo (quirúrgico, radioterápico y sistémico con quimioterapia, inmunoterapia o terapias dirigidas).

En lugar de actuar frente al cáncer cuando las personas están ya enfermas, hay que analizar la posibilidad de tratarles de forma más temprana

Por su parte, Henar Hevia, directora médica de Janssen España, afirma que en los últimos años, "hemos visto grandes avances en investigación que han ayudado a aumentar aún más nuestra comprensión sobre el cáncer y su desarrollo. Este progreso no solo se refiere a las terapias cada vez más innovadoras, sino también a la mejora en las técnicas de imagen, el diagnóstico y la aparición de marcadores de evolución de enfermedad permitiendo la posibilidad de rastrear más fácilmente el desarrollo de la enfermedad, lo que conlleva beneficios importantes para los pacientes. En lugar de actuar frente al cáncer cuando las personas están ya enfermas, estamos analizando la posibilidad de tratarles de forma más temprana, incluso antes de la aparición de síntomasa".

Asimismo, "se nos presenta el desafío de identificar medicamentos cada vez más específicos e individualizados. En este sentido se están haciendo avances por ejemplo en el cáncer de vejiga, donde la vía FGFR ha sido identificada como un objetivo importante para algunos pacientes que responden menos a los tratamientos existentes", añade.

Cabe destacar que hay que tener en cuenta que no todas las dianas moleculares son igual de importantes, por ello hay que estudiar cada caso de forma individual y contar con que los tumores cambian, de ahí la importancia de que los estudios se lleven a cabo en muestras recientes.

Xavier Matias-Guiu, presidente de la SEAP (Sociedad Española de Anatomía Patológica ), jefe de servicio de Anatomia Patologica del Hospital Universitari de Bellvitge y del Hospital Universitari Arnau de Vilanova describe que "las decisiones terapeuticas individualizadas se suelen tomar en los Comites Multidisciplinares de Tumores, que se desarrollan en todos los centros y donde todos los especialistas (oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, patólogos, radiólogos cirujanos, enfermeros) discuten el mejor tratamiento de cada paciente en base a su tipo histológico, lo mucho o poco que esta extendido un tumor (estadio), y otros aspectos clínicos de cada paciente (otras enfermedades, etc). En los últimos años, la Oncología de precisión se ha visto enriquecida con la Inmunoterapia. Algunos tumores aprenden a hacerse invisibles a nuestro sistema inmune. Los patólogos disponemos de métodos para identificar estos tumores. La inmunoterapia se basa en el principio de volver a hacer visible al sistema inmunológico a un tumor, mediante tratamientos específicos, y así, hacer que el sistema inmune propio ataque al tumor. Es un ejemplo muy reciente de terapia personalizada, que esta siendo usado en melanoma, cáncer de pulmón, de cabeza y cuello, vejiga urinaria o cuello uterino".

Rápido desarrollo

El avance rápido y el desarrollo de las tecnologías y secuenciación es probablemente la herramienta principal para allanar el camino hacia la "terapia individualizada de cáncer basada en biomarcadores" o "medicina personalizada" que está curando pacientes y esta alargando la vida de muchos otros pacientes con cáncer. El reto es identificar dianas terapéuticas para todos los tipos histológicos de tumores de cualquier órgano o localización.

El doctor Javier Garde, oncólogo, Hospital Vithas Castellón, señala que "en la actualidad existen múltiples dianas moleculares con tratamientos aprobados que se usan de forma habitual en la práctica clínica, aunque la proporción de pacientes con cáncer cuyos tumores presentan estas alteraciones y por tanto pueden beneficiarse de dichos tratamientos es pequeña".

Recientemente se ha empezado a generalizar el uso de la secuenciación genética

Hasta ahora la identificación de las alteraciones moleculares se hacía fundamentalmente por técnicas de inmunohistoquímica (análisis de expresión de proteínas en las biopsias de los tumores) y de PCR (reacción en cadena de polimerasa en DNA tumoral para la identificación de mutaciones). Más recientemente se ha empezado a generalizar el uso de la secuenciación genética, que consiste en el análisis de un gran número de genes y alteraciones moleculares de forma simultánea, lo que permite una caracterización molecular más amplia y más rápida.

El doctor Antonio Cubillo, director médico del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM CIOCC, destaca que "hoy en día es muy frecuente aplicar distintas técnicas de NGS (Next Generation Sequencing) tanto en tejido tumoral, como en DNA tumoral circulante tumoral".

Asimismo, Díaz-Laviada, añade que las tecnologías que se están implementando para detectar la alteración genética son "las de análisis de material genético, que permiten ver la expresión de genes como la PCR cuantitativa que tanto ha dado qué hablar durante la pandemia de la Covid-19. También técnicas de análisis de expresión de proteínas para ver las características del cáncer. Las proteínas son las herramientas de las células, las ejecutoras de las diferentes acciones celulares".

A pesar de la innovación en la búsqueda de una cura para determinados tipos de tumores, los efectos secundarios también se dan con estas nuevas técnicas. Gerade afirma que "todos los tratamientos que utilizamos en medicina tienen potenciales efectos secundarios. Existen múltiples fármacos dirigidos a dianas moleculares, cada uno de ellos con sus posibles toxicidades. En general, la toxicidad de estos tratamientos es muy inferior a la producida por la quimioterapia, pero en ocasiones pueden ser efectos adversos graves, por lo que es importante que el tratamiento siempre esté supervisado por un oncólogo médico con experiencia en el mismo".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin