Inmobiliaria

Montebalito sale al terreno de juego: busca alianzas con inversores para crecer

  • La promotora está abierta a realizar operaciones corporativas
  • Su plan pasa por centrar el negocio en el mercado español
Juan Velayos, presidente no ejecutivo de Montebalito

Montebalito sale al terreno de juego. La promotora de origen canario es una de las pocas inmobiliarias cotizadas que logró sobrevivir a la crisis de 2007 y recomponerse, y ahora ha llegado el momento de crecer y dar un "salto cualitativo" para "tener una mayor magnitud".

Así lo asegura Juan Velayos, presidente no ejecutivo de la compañía, que en una entrevista a elEconomista, asegura que la compañía está abierta a sellar alianzas con fondos para poder iniciar una senda de crecimiento. Asimismo, Velayos apunta que Montebalito estaría también abierta a participar en operaciones corporativas, si bien destaca que actualmente "no hay nada sobre la mesa".

"Se trata de una compañía que está muy penalizada en Bolsa, ya que cotiza con un descuento sobre NAV del 55%. Sin embargo cuenta con una base sólida ya que ofrece una rentabilidad al inversor superior al 10%, cuenta con un nivel de endeudamiento bajo con un LTV del 25% y con un NAV de cerca de 100 millones de euros", explica el directivo.

Velayos reconoce que su estructura actual y la diversificación tanto en activos como geográfica puede resultar "complicada de entender para los inversores". Por eso, los planes de la compañía pasan por centrar el negocio todo lo posible en el mercado español, ya que actualmente sólo representa el 50%. El resto se encuentra en Latinoamérica, especialmente en República Dominicana, que supone el 36% del NAV, y Brasil, que acapara el 7%.

Velayos: "El negocio extranjero es rentable, pero creemos que será más fácil para el inversor entender la compañía si ponemos el foco en España".

El directivo asegura que el ADN de Montebalito es la promoción residencial y la actividad transaccional, y pese a que actualmente la firma cuenta con activos en propiedad, "no tiene una vocación patrimonialista", por lo que lo natural "es que se vayan desinvirtiendo inmuebles relevantes como el Gran Hotel Europa o el Edificio Iberia", apunta Velayos, que destaca que todavía no hay un proceso ordenado de venta.

Con estas desinversiones y con el negocio que genera la actividad de promoción, el directivo estima que la compañía tiene una capacidad de generación de caja de 300 millones en tres años.

Proyectos que suman 300 viviendas

La promotora tiene actualmente en distintas fases de promoción unas 300 viviendas, de las que 177 ya están en proyecto y el resto todavía son suelos sin construir. Según Velayos la firma seguirá adquiriendo terrenos y creciendo en los mercados en los que tiene presencia, que son Madrid, Canarias, Vigo y Sevilla. Asimismo, no descarta entrar en el mercado del Build to Rent con proyectos para terceros.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments