Infraestructuras y Servicios

Moncloa se abre a la inversión privada para obras por 100.000 millones

  • El beneficio socioeconómico de las infraestructuras es el plazo de ejecución y su coste económico
  • Implantar los modelos colaborativos requiere de un gran pacto de estado
José Antonio Santano, secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible. David García

elEconomista.es ha celebrado este martes una nueva jornada bajo el nombre de Modernización de la contratación pública: modelos colaborativos, en el que han participado diversos expertos del sector para ofrecer una visión más cercana de este tipo de modelo de contratación y las ventajas que puede ofrecer al desarrollo de las infraestructuras en nuestro país.

El secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible, José Antonio Santano, abrió la puerta, durante la jornada Modernización de la contratación pública: modelos colaborativos, organizada por elEconomista.es, a la futura implantación de modelos colaborativos en la contratación pública de obras de infraestructura, si bien incidió en que aún requiere de un análisis pormenorizado sobre su adaptación a una regulación europea que, según dijo, cada vez es "más rígida" que la que había "hace unos años".

Santano valoró las experiencias de otros países, especialmente en el ámbito anglosajón, de los modelos colaborativos para la ejecución de obras de infraestructura. Ahora bien, incidió en que "avanzar hacia un modelo colaborativo en infraestructuras requiere de un pacto de estado" entre las distintas formaciones políticas.

Santano recordó "algunas malas experiencias en el modelo concesional" en España, pero admitió también algunas ventajas del modelo colaborativo y aseguró que "tenemos que explorarlo hasta el límite que nos permita la regulación europea". Entre los beneficios, mencionó la mejora de la objetivación de los precios y de los plazos, "más realistas", así como una menor litigiosidad o un mayor impulso en la innovación de los contratos.

El número dos del Ministerio de Transportes abrió la puerta a que desde el Gobierno se atiendan las demandas de las constructoras para introducir de una manera más decidida la colaboración público-privada para así poder acometer las inversiones en infraestructuras que España requerirá en los próximos años. En este sentido, estimó en 100.000 millones de euros las necesidades de inversión hasta 2030. Recordó, a este respecto, que tendrán que afrontarlas ya sin la aportación de los fondos Next Generation, cuyos efectos concluirán, previsiblemente, en 2026. "La colaboración público-privada tiene futuro; necesitamos explorar los límites de esta colaboración; no estamos cerrados a avanzar", dijo Santano, precisando, eso sí, que de aplicar estos modelos, se ceñirán a aquellos contratos que entrañen "una mayor complejidad".

El compromiso del Gobierno con la modernización y el progreso de la infraestructura nacional fue uno de los mensajes que quiso remarcar Santano. En esta línea, destacó la necesidad de mantener y mejorar las infraestructuras del país porque "ayudan a transformar el país a través de la vertebración del territorio y del desarrollo social", subrayó al respecto.

De igual modo, no quiso dejar de lado uno de los grandes desafíos los que se enfrenta la sociedad: el cambio climático. En este sentido, para el Gobierno existe, además de la vertebrevación, un segundo objetivo: la descarbonización de la economía. Aquí, el mundo del transporte "juega un papel fundamental", remarcó el secretario de Estado. Este protagonismo del sector requiere tomar medidas relacionadas con el fomento del transporte público y la mejora del ferrocarril –tanto de pasajeros como de mercancías– e incluir a las infraestructuras el factor del cambio climático.

En cualquier caso, Santano sacó pecho por lo conseguido en nuestro país, que en su opinión se encuentra a la vanguardia en materia de infraestructuras. Hizo hincapié en que "España es líder en el sector, con 9.000 millones de euros destinados a infraestructuras tanto adjudicados (4.300 millones) como licitados (3.700 millones)".

No obstante, el político subrayó la importancia de hacer "un esfuerzo más" a la hora de seguir acometiendo inversiones. "La prosperidad del sector debe ir acompañado de inversión económica", especialmente, porque contar con grandes infraestructuras permite "tener grandes empresas que se dediquen a ello", lo que repercute positivamente en la economía nacional.

Importancia de una buena infraestructura

Julián Núñez, presidente de Seopan, repasó en su intervención inaugural de la jornada la importancia de la regulación y práctica de la contratación pública en la gobernanza de las infraestructuras. Núñez enfatizó la relevancia de un modelo colaborativo de contratación que es cada vez más utilizado a nivel internacional por promover la transparencia y la reducción de la litigiosidad.

Julián Núñez, presidente de SEOPAN

Además, este modelo ofrece un importante beneficio socioeconómico que produce durante su vida útil. "Este beneficio social, en el caso de las infraestructuras de transporte, se obtiene monetizando los ahorros inducidos en tiempo de viaje de los usuarios, costes operativos y costes externos", señaló al respecto Núñez.

El presidente de Seopan quiso destacar las dos variables fundamentales en el beneficio socioeconómico de toda infraestructura: su plazo de ejecución y su coste económico. "Garantizar ambos parámetros es una de las ventajas y beneficios para el interés público del modelo colaborativo de contratación", afirmó.

Este modelo cuenta con cuatro puntos clave, según el dirigente: fijación de precio objetivo, la evaluación de alternativas para mejorar el proyecto, la compartición de ahorros y sobrecostes entre el sector público y privado y la fijación de mecanismos pain/gain, que, en palabras de Núñez, "recompensan la eficiencia y castigan la ineficiencia".

En este sentido, el representante de Seopan habló de que "se trata de un modelo de contratación y ejecución donde ambos sectores están alineados en un mismo objetivo: reducir y mejorar costes y plazos del contrato, maximizando el valor del proyecto en los estándares técnicos definidos por el órgano de contratación". No obstante, este modelo ofrece otras ventajas como pueden ser el fomento de una mayor transparencia (modelos open-book o libros abiertos) o reducir la litigiosidad entre las partes, acudiendo a figuras que sirvan como mediadores o árbitros.

Complejidad

Además, el presidente de Seopan señaló que es un modelo que ya se puede implementar en "contratos pilotos que cuenten con proyectos de ingeniería ya redactados". En cualquier caso, es fundamental contar con el impulso y participación del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible, aunque teniendo en cuenta que no siempre se podrán aplicar estos modelos en el 100% de todas las actuaciones. Pero, "sí a aquellas de cierta complejidad técnica, o donde el cumplimiento de plazos y presupuestos constituya una prioridad", finalizó Núñez.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud