Infraestructuras y Servicios

Ortiz pugna con Urbas y rechaza el plan de reestructuración de Murias

Madridicon-related

La reestructuración de Murias, la constructora vasca adquirida por la cotizada Urbas en 2020, se ha topado con un obstáculo. El grupo constructor Ortiz ha presentado ante el Juzgado de lo Mercantil Nº 2 de Donostia-San Sebastián la petición de paralizar la negociación con los acreedores, entre los que figura la compañía constructora. La justicia ha aceptado de manera provisional la solicitud, dejando sin efecto el plazo extra de tres meses que había dado anteriormente a la compañía para que llegara a un acuerdo con su pool de acreedores para poner en orden un pasivo de en torno a 70 millones de euros.

Ortiz reclama el cese de la prórroga, indicando la ineficacia para alcanzar un supuesto plan de restructuración. Ortiz Construcciones y Proyectos SA es acreedor de Construcciones Murias, con la que en 2007 junto a una tercera firma (la constructora vizcaína Enrique Otaduy)constituyeron la UTE Elejalde. En esta unión temporal quedó fijado que Construcciones Murias fuese la responsable de la ejecución y resultados de la obra objeto de la misma, quedando desvinculada de ella Ortiz Construcciones.

"Pese a ello diferentes subcontratistas y proveedores han realizado reclamaciones económicas a la UTE y al solicitante, por trabajos no abonados por Construcciones Murias. Lo que ha dado lugar a diversos embargos sobre Ortiz por deudas de Murias. Reclamando judicialmente el abono a Murias de las cantidades pagadas por Ortiz, ha obtenido sentencia condenatoria hasta la fecha en un procedimiento judicial lo que la convierte en acreedor de Murias", reza la documentación consultada.

El auto dictado el pasado 16 de febrero ahonda en que no cumple favorecer las negociaciones de un plan de reestructuración, pues Ortiz pone en duda las negociaciones con los acreedores ya que él forma parte y "no se han puesto en contacto con él" ni tampoco tiene conocimiento de que así se haya hecho con otros acreedores.

Revés inesperado

La decisión del juez rompe el plan de negociación de Murias para evitar su entrada en concurso, un extremo con más posibilidades ahora, aseguran fuentes del sector legal. La compañía había trasladado en enero la petición de extender durante tres meses la negociación de su deuda, ya que, hasta el momento, aseguraba contar con el visto bueno de acreedores que suponen más del 50% del pasivo.

La compañía inició conversaciones a principios de septiembre con carácter reservado (artículo 538 de la nueva Ley Concursal). Fuentes de la compañía subrayaron entonces a este periódico que el proceso de reestructuración es ordenado, estaba previsto en el plan estratégico y no aplica a las áreas de Promoción Inmobiliaria, Energía e Industria ni tampoco a Healthcare y Servicios.

Según las últimas cuentas del Registro Mercantil, Construcciones Murias cerró 2022 con 51 millones de ingresos, dando un salto vertiginoso frente a los 18 millones de euros anotados un año antes. Los deudores comerciales y otras cuentas a cobrar ascendían a 27 millones, ligeramente por encima que en el año 2021 (23,2 millones).

El contexto ha cambiado en los últimos años, con la irrupción de la guerra de Ucrania, que ha encarecido los costes de las constructoras, principalmente por la subida de los precios de los materiales y de la energía, que ha terminado reduciendo sus márgenes.

Hasta el momento, Urbas había trasladado la reestructuración de su división de construcción a la plantilla, con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que incluye Murias y otras firmas similares (Ecisa o Joca) que fueron adquiridas años atrás.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud