Industria

Scoobic ultima la primera fábrica de vehículos eléctricos urbanos en Europa para llegar al Nasdaq

  • La startup sevillana de José María Gómez espera alcanzar una valoración de 1.000 millones y ser el primer unicornio andaluz
  • Las instalaciones de Utrera tendrán capacidad para 60.000 unidades al año
Fábrica de Scoobic en Utrera.

Scoobic anuncia la próxima puesta en operación de su nueva fábrica en Utrera (Sevilla), la Scoobic Factory, puntal de sus proyectos para liderar la movilidad eléctrica urbana, con foco en el reparto de última milla. Las instalaciones que están ultimando cuentan con 15.000 metros cuadrados, y capacidad para fabricar unas 60.000 unidades al año que abastecerán al mercado nacional, europeo, americano y latinoamericano. Scoobic lanzó un plan de inversiones de 200 millones de euros (alrededor de 25 para la fábrica) con el objetivo de salir a bolsa en el Nasdaq con una valoración de 1.000 millones de euros, que la convertiría en el primer unicornio andaluz. En principio esta operación culminaría en 2025.

La fábrica dispone de siete naves, cuatro líneas de fabricación de vehículos y una línea de producción de baterías de iones de litio. La previsión cuando se diseñó el proyecto era alcanzar los 300 empleados inicialmente, aunque esta cifra podría prácticamente triplicarse cuando esté al 100%. En las nuevas líneas se producirá Biocargo, hecho con material reciclado y que tiene como clientes a Ikea y Carrefou, el Scoobic light (vehículo de reparto usado entre otros por Heineken) y el Scoobic mini (adaptado a servicios postales).

Vehículos de Scoobic.

Hasta ahora el grueso de la producción de sus vehículos eléctricos se hacía en China. Tras el Covid y la crisis de componentes la empresa de José María Gómez apostó por localizarse en Sevilla, en término municipal de Utrera.

La facturación prevista este año es de 40 millones de euros, que se espera incrementar en un 300% en 2025 hasta los 120.

Última milla

Nacida en 2016, el producto estrella de Scoobic es un triciclo eléctrico para reparto de última milla (con un metro cúbico de capacidad) que opera desde hace años con éxito, y que se comercializa con un modelo de pago por kilómetro recorrido. Además firmó un acuerdo con Toyota para producir vehículos de cuatro ruedas pero con la misma filosofía. Y ha desarrollado diversos modelos y productos, como patinetes en diversos formatos, para dar respuesta a necesidades concretas de sus clientes, como los servicios postales.

En 2023 recibió una ayuda de 3,3 millones del PERTE del vehículo eléctrico para fabricar baterias de iones de litio.

Proyecto

En el consejo de administración se sientan junto al CEO José María Gómez personas como Juan Verde, encargado de la estrategia americana, Mikel Lasa (fondo de inversión en renovables Innoenergy), Juan Rossell (ex CEOE), Ramón Paredes (ex Seat) y Juan Manuel Rufino Rus (ex Arion).

José María Gómez, CEO de Scoobic. Fernando Ruso

Entre sus clientes están ya Correos en España y servicios postales de Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, Portugal y Holanda en Europa y Colombia, Chile y Costa Rica en América. Entre los privados, destaca Heineken-Cruzcampo (con un acuerdo de más de 600 vehículos en España y Europa), Acciona y FCC (para servicios municipales de Madrid y Zaragoza) y compañías de logística como OHL, Nacex "y prácticamente todas las empresas que hacen reparto". Se han alcanzado además importantes acuerdos como el reparto de última milla en Nueva York de la mano de Amazon.

Para su expansión se había pensado incluso completar la capacidad de producción de la nueva fábrica de Utrera con microplantas de montaje donde hubiera un volumen suficiente de pedidos (en torno a 5.000 unidades), tanto en Europa como en América. Estados Unidos está en cartera como primera posibilidad.

Scoobic cuenta como aliados estratégicos al Banco Santander -encargado además del plan de salida a bolsa- y Bridgestone, con una tupida red de talleres First Stop que permiten optimizar la flota de vehículos de reparto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud