Industria

La Fábrica de Turbinas de Navantia se actualiza ante el reto del hidrógeno verde

  • La firma entregó el conjunto reductor de la primera fragata, la F-111 y  también preparan partes para la construcción de tres buques logísticos para la Royal Navy Británica.
Galiciaicon-related

La responsable de programas civiles de la Fábrica de Turbinas de Navantia Ferrol, Victoria Grueiro, ha asegurado que esta planta está "colaborando con muchos promotores y tecnólogos" para poder introducirse en la fabricación y el montaje de electrolizadores, una de las partes fundamentales para poder materializar proyectos de hidrógeno verde.

Para ello, ha avanzado que ya han llegado "a un acuerdo con alguna empresa conocida, como Repsol y Enagás", con los que la firma pública mantiene reuniones, y que el objetivo es que, a finales del año 2024 o principios de 2025, pueda haber algo concreto.

Dichas manifestaciones las ha realizado Grueiro durante una visita realizada por medios de comunicación a estas instalaciones situadas en el interior del astillero ferrolano, donde ha estado acompañada del jefe de producción, Alejandro Torre, y de Elena Rodríguez, responsable de programas militares. En este escenario y referente a las energías del futuro, Victoria Grueiro ha detallado que se están habilitando las naves porque requieren un aislamiento especial.

Por su parte, Alejandro Torre ha detallado que estas instalaciones están sufriendo una transformación importante asociada a las nuevas entradas de personal, además de la inversión en nueva maquinaria, para ser capaces de acometer los retos que el astillero está demandando.

Así, ha destacado que dentro del proyecto de las nuevas fragatas F-110 para la Armada Española, se acaba de entregar el conjunto reductor de la primera fragata, la F-111 y que también realizan partes del programa 'Fleet Solid Support' (FSS), para la construcción de tres buques logísticos para la Royal Navy británica.

Todo ello sin dejar de lado "las reparaciones de las centrales nucleares, con contratos de mantenimiento de las válvulas de regulación de vapor", a lo que se une otras encomiendas de centrales de vapor y trabajos de mecanizados especiales para Navantia Cartagena, en concreto, en los submarinos del programa S-80.

Banco de pruebas

Torre también ha enfatizado que unas de las últimas herramientas con las que se ha dotado esta Fábrica de Turbinas ha sido el banco de pruebas, con una inversión de 2,5 millones de euros, que permiten, tanto en tiempo como en plazo, la prueba de los conjuntos reductores tanto de las F-110 como de otros encargos futuros.

Al mismo tiempo ha resaltado otra serie de inversiones, como son la adquisición de una mandrinadora, lo que lo ha llevado a asegurar que "vemos que se está apostando por esta planta, por un futuro que se avecina y también por nuevos retos", como son los electrolizadores, que esperamos que sean la energía del futuro.

Por último, Elena Rodríguez, responsable de programas militares, ha detallado que actualmente están inmersos en la materialización del programa de la serie F-110, para la realización de engranajes, así como líneas de ejes y turbinas de gas, así como hasta seis engranajes para tres buques de aprovisionamiento logístico para la Royal Navy.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud