Industria

JV20 Forest invertirá 35 millones en un centro de producción de madera tecnológica para construcción en Teruel

  • La madera tecnológica permite reducir en un 25% los tiempos de construcción
  • Este material no emite CO2 y es industrializable
  • En España se están impulsando varias edificaciones con madera tecnológica como viviendas en Málaga y la Comunidad Valenciana
Imagen de Floresta, el primer edificio en altura con estructura de madera en la Comunidad Valenciana promovido por AEDAS Homes y 011h, sociedad esta última cofundada por Juan Velayos.
Zaragoza

La empresa, especializada en Real State sostenible, pondrá en marcha en la localidad turolense de Andorra un aserradero y una planta de fabricación de madera tecnológica para diferentes tipos de construcciones.

El aserradero de nueva generación tendrá una capacidad de producir 35.000 metros cúbicos de madera aserrada al año y 35.000 metros cúbicos de astilla y serrín, aparte de generarse subproductos para otras industrias locales. Por su parte, el centro de fabricación podrá producir entre 60.000 y 75.000 metros cúbicos de madera tecnológica al año.

La inversión en este proyecto, que se situará sobre 100.000 metros cuadrados de suelo industrial, rondará los 35 millones de euros y se prevé que pueda estar ya en marcha en un plazo de entre 14 y 16 meses, en función de la obtención de las licencias, según ha explicado Juan Velayos, fundador de JV20 Forest, empresa creada hace poco más de cuatro meses y con sede social en Barcelona, durante la presentación del proyecto en Zaragoza. De este modo, se baraja que el centro pueda tener ya vendido y salga de sus instalaciones el primer panel de madera laminado en 2024.

El impacto laboral se estima en 150 puestos de trabajo con esta nueva iniciativa empresarial en Andorra de los que 100 empleos serán directos en el municipio, mientras 50 serán indirectos, primándose que las personas que se incorporen a la plantilla sean de esta localidad turolense o de municipios cercanos, ya que la empresa apuesta por un empleo de proximidad.

Las claves del proyecto

El proyecto de JV20 Forest, cuya declaración de interés autonómico se aprobará mañana en Consejo de Gobierno, se articula en varios ejes de acción. La empresa pondrá en marcha un aserradero y un centro de fabricación en el que se acometerá el proceso para transformar la madera en madera tecnológica o CTL (Cross Laminated Timber), que se destinará a los diferentes clientes del sector de la construcción como promotores y constructores.

Además, uno de los pilares claves de esta iniciativa será la gestión forestal, que "tiene mucho recorrido en España. Nuestra materia prima es la madera y va a tener incidencia en la gestión de los bosques. Somos economía circular y aprovechamos el subproducto. Vamos a ser un partícipe en la lucha por la preservación de los bosques", ha indicado el fundador.

El objetivo es que el 50% de la madera provenga de la gestión de los bosques forestales de cercanía que se derivará al centro para su transformación, mientras que el otro 50% se comprará o importará a través del puerto de Sagunto y entrará directamente en la empresa sin pasar por el aserradero. La previsión es aprovechar el 100% de la materia prima utilizada para la fabricación del producto con paneles CLT, listones de madera o corteza y serrín, de manera que la generación de residuo sea prácticamente nula.

La actividad que se llevará a cabo en Andorra tendrá también un alto componente innovador y tecnológico. El CLT presenta dos ventajas principales en comparación con los materiales tradicionales como el acero y el cemento. Una de ellas es que no emite CO2, sino que lo captura, factor por el que cada vez más edificaciones pivotan sobre la madera tecnológica. Por el contrario, los materiales tradicionales en construcción son grandes emisores de CO2: entre el 35% y el 40% de la industria de la edificación y el ciclo de vida de los edificios.

"Nuestro proyecto es relevante, es transformador, innovador y ambicioso. Creemos que suena poco aquí, pero en unos años vamos a tener una empresa de referencia en el nuevo material de edificación y construcción" como es la madera tecnológica. "La industria de la edificación y construcción ha tenido un reto importante que no ha sido capaz de resolver: la industrialización", ya que todavía se fabrican, por ejemplo, las casas como en la antigua Roma porque los materiales de construcción son poco industrializables, pero "la madera sí se puede industrializar".

La madera tecnológica ya se ha empleado a nivel mundial en varias construcciones y es la opción elegida en infraestructuras como el Aeropuerto de Estocolmo. De momento, en España se está abriendo paso. En este país consume en la actualidad alrededor de 90.000 metros cúbicos de CLT y produce 30.000 metros cúbicos por lo que "no tiene la capacidad de producir CLT para cubrir la demanda", que se prevé en aumento conforme se vaya conociendo más este material del que se emplea alrededor de 35 metros cúbicos para construir una vivienda de algo más de 70 metros cuadrados.

En España, hay varios ejemplos en los que se viene trabajando con madera tecnológica a través de sociedades vinculadas a JV20 Forest como es el caso de 70 viviendas que se están haciendo en Málaga o la primera promoción de viviendas en altura con estructura de madera en la Comunidad Valenciana, iniciativa esta última que se acomete a través de h110, vinculada al grupo JV20, de la mano de AEDAS Homes.

El uso de este material, por ejemplo, en la vivienda presenta una serie de ventajas puesto que permite acortar los plazos de edificación y construcción en aproximadamente seis meses en comparación con los sistemas de construcción actuales. En el caso de la estructura de la vivienda, el tiempo se reduce de 9 meses a 1 mes, situación similar que se produce también en el envolvente. "Le quitamos el 25% del tiempo a una construcción tradicional". Además, el CLT se puede combinar con otros materiales perfectamente.

Sin embargo, el reto está en equiparar los precios, puesto que este tipo de viviendas tienen un precio de cerca de un 7% superior. "Pero irá bajando", ha asegurado Juan Velayos, quien ha incidido en que "la vivienda social y asequible nos interesa y hemos de ser capaces de dar respuesta y, para eso, tiene que bajar el precio".

Los perfiles profesionales

Los puestos de trabajo que se generen en torno a este proyecto empresarial de JV20 Forest serán cualificados. De este modo, se precisarán perfiles técnicos y conocedores de la gestión forestal y de la madera, además de profesionales para la oficina técnica en la que se llevarán a cabo funciones como la calibración del panel estándar de madera tecnológica para que cumpla las necesidades del cliente con BIM (evoluciones tecnológicas avanzadas) y comprobar cómo la madera tecnológica interactúa según se destine a una vivienda u hospital, entre otras instalaciones.

Además, la empresa también precisará personal habitual de fábrica y equipo comercial. Principalmente, todos estos perfiles concentrarán el 80% a lo que hay que sumar profesionales para el equipo de administración y gestión.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments