Pymes y Emprendedores

La satisfacción de los trabajadores españoles cayó tres puntos en un año

  • La tasa se sitúa así por debajo de la media europea
  • Dinamarca es el país con mayor porcentaje de trabajadores felices
Imagen de Istock
Madrid

¿Están contentos los empleados españoles en su puesto de trabajo? ¿Hay muchas diferencias con los ocupados de otros países? ¿Cómo influye la formación en el nivel de satisfacción? Son las preguntas que trata de resolver la última oleada de Randstad Workmonitor, correspondiente al primer trimestre de 2019, un estudio sobre la tasa de satisfacción laboral a partir de 13.500 encuestas a profesionales de 33 países.

Dicho informe revela que la tasade satisfacción de los profesionales españoles ha caído tres puntos porcentuales en tan solo un año. En concreto, el 71% de los trabajadores en España está satisfecho con su puesto de trabajo, mientras que hace un año la tasa era del 74%.

A nivel europeo, España se sitúa un punto porcentual por debajo de la media (72%), pero por delante de países como Reino Unido (69%), Francia (67%) o Alemania (65%).

Dinamarca se sitúa como el país con los trabajadores más "felices", ya que el 82% de ellos se considera satisfecho en su empleo actual. A continuación se sitúan Noruega (80%), Austria (76%), Países Bajos y Luxemburgo (ambos con el 75%).

Destaca que todos los países del sur de Europa se sitúan por debajo de la media europea, con tasas comprendidas entre el 71% y el 66%. Italia es el país de este grupo que cuenta con un índice más elevado, con un 71%, la misma cifra que España, pero por delante de Portugal y Grecia, ambos con el 66%. Las altas tasas de desempleo y la recesión económica que han sufrido los profesionales de estos países merman la satisfacción laboral de sus empleados.

Fuera de Europa

Fuera de las fronteras europeas, Estados Unidos es el país que registra mayor tasa (80%). A continuación, se encuentra Australia (73%) y, en los últimos puestos, China (68%) y Japón (44%).

No solo España, sino gran parte de los países analizados han registrado caídas en su tasa de satisfacción laboral con respecto al año anterior. La media europea perdió un punto porcentual, siendo destacables los casos de Reino Unido, Alemania y Portugal, cuya tasa de satisfacción cayó siete, cinco y cuatro puntos, respectivamente. Italia registró el crecimiento más relevante con seis puntos porcentuales, alcanzando el 71% de satisfacción.

A pesar del descenso de tres puntos con respecto al mismo periodo del año pasado, la satisfacción laboral sigue por encima del 70%, cifra sobre la que se ha situado la tasa desde el primer trimestre de 2015.

Cuando se analiza la serie histórica, se detecta que tras alcanzar una tasa del 74% de satisfacción laboral durante el primer trimestre de 2014, este indicador del mercado laboral descendió hasta la cifra más baja (62%) en el tercer trimestre de ese ejercicio. Desde ese punto, aumentó de manera consecutiva durante seis trimestres hasta alcanzar el 77%, registrando la segunda cifra más elevada de la serie histórica. Tras dos trimestres estables, con una tasa de satisfacción del 74%, marcó un nuevo récord histórico en el último trimestre de 2016, que se situó en el 78%.

La situación de la mujer

Tal y como revela Randstad Work-monitor, la satisfacción laboral entre las mujeres experimentó un descenso de cinco puntos porcentuales en tan solo un año, pasando del 76% al 70%, mientras que entre los hombres creció un punto, hasta el 73%.

La satisfacción laboral entre las mujeres es por lo tanto en nuestro país un punto porcentual menor que la media de ambos géneros, una tendencia que se repite en la mayoría de países analizados. De hecho, en el caso de la media europea, la tasa en las mujeres es dos puntos porcentuales menor (70%) que el porcentaje total (72%).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.