Pymes y Emprendedores

La asociación E-mma promueve la incorporación de la mujer al sector tecnológico

  • La iniciativa francesa llega a Barcelona para promover la diversidad
Imagen de Getty
Madrid

La asociación E-mma llega a Barcelona, de la mano de la universidad de informática e innovación digital Epitech, para promover la presencia de mujeres en el sector IT, fomentando así la diversidad de género. El origen de esta agrupación surge de una problemática real: la falta de mujeres en el sector tecnológico. Concretamente, el porcentaje de profesionales femeninos en el área digital llega apenas al 15%. Si nos centramos en el campo puramente de la tecnología, la cifra es aún más impactante: menos del 5% de los profesionales dedicados a este campo son mujeres. E-mma llega con el objetivo de crear espacios para que las jóvenes estudiantes descubran el sector tecnológico —programación, robótica, la inteligencia artificial, entre otros—, además de alentarlas a optar por estudios en este campo. Asimismo, entre otras muchas actividades, la asociación se encarga de dar apoyo al desarrollo de proyectos tecnológicos, ideados por mujeres que no disponen de las herramientas necesarias para llevarlos a cabo. E-mma cuenta con partners como Google, IBM o Microsoft, entre otras empresas de referencia del sector.

La asociación nace en 2013 como una iniciativa estudiantil, dentro del campus Epitech París, para reunir a sus estudiantes mujeres con fines de autoayuda. Actualmente, es una asociación mixta que cuenta con 500 desarrolladores voluntarios, y que tiene por objetivo alentar a las estudiantes más jóvenes a descubrir la informática, al mismo tiempo que promueven la diversidad de género en el sector. E-mma, presente en 13 ciudades francesas, ha iniciado su expansión internacional por los Balcanes y, ahora, en Barcelona, en un momento en que Europa en general es uno de los principales polos de atracción para multinacionales tecnológicas, startups e inversores de riesgo. El objetivo de E-mma es seguir expandiéndose durante los próximos dos años por Bélgica, Alemania, Estados Unidos, Senegal y Marruecos.

La responsable del exponencial crecimiento de la asociación E-mma es su actual presidenta, Dipty Chanders, antigua alumna de la universidad Epitech. Es desarrolladora informática y actualmente trabaja como Process Coordinator en Google. A sus 24 años, Chanders ocupa el 12º puesto en el ranking de Forbes de las 92 mujeres del sector tecnológico más influyentes en Francia. Los esfuerzos que Chanders ha dedicado al proyecto E-mma van ligados a su experiencia como aspirante a estudiante de informática y las dificultades a las que se ha encontrado para entrar en el sector. Según cuenta, su primera decepción fue cuando su orientadora escolar en secundaria trató de disuadirla de estudiar una carrera tecnológica: "cuando le comenté mis intenciones, quiso quitarme la idea de la cabeza diciéndome que era un ambiente demasiado masculino, y para mí ese fue mi primer shock".

Con su llegada a Barcelona, E-mma llevará a cabo diferentes planes de acción. Uno es la realización de talleres de programación gratuitos para pequeños y adultos, de entre siete y 77 años, poniendo especial interés en la presencia femenina, impartiendo sesiones de robótica, algoritmos e AI.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.