Pymes y Emprendedores

El negocio de las manualidades se consolida como negocio de éxito: ya facturan 1.200 millones en España

  • Cada vez más usuarios apuestan por labores tradicionales y creativas
Imagen de Dreamstime
Madrid

El fenómeno de las manualidades, la creatividad, el crafting, y en general todo lo relacionado con el Do It Yourself (Hazlo tú mismo), ha vivido un importante auge en los últimos tiempos, que se ha visto multiplicado aún más en el último año. Cada día son más los nuevos usuarios que deciden apostar por la creatividad, con labores tradicionales como el patchwork, el punto o la costura, hasta otras artes como el lettering, las acuarelas o el decoupage.

Esta tendencia se ha visto reflejada en el volumen de negocio del sector, que se han multiplicado por 2,5 en el último año, hasta los 1.200 millones de euros, según destacan desde la cadena española Milbby. "Se han convertido en un estilo de vida para mucha gente", apunta la compañía.

"Cada vez necesitamos más tiempo para respirar, para concentrarnos, para desconectar... para dedicarnos a nosotros mismos. Hay gente que hace deporte, hay gente que viaja, y hay gente que ha apostado por las manualidades", explica Carlos Rutaf, director de Milbby. "La ventaja es que no tienen límite de edad, valen para todo el mundo, es económico, tiene un componente terapéutico, te ayuda a relajarte... es una alternativa a un mundo cada vez más digitalizado", explica.

El auge del sector ha provocado que Millby haya lanzado dos tiendas físicas, y tenga la intención de abrir más, así como de potenciar la tienda online. "Además de vender todos los productos necesarios para desarrollar el hobbie, también damos cursos y talleres", explica Carlos Rufat, director de la compañía. "Si no ofreces ninguna experiencia diferenciadora en la tienda, estás en declive respecto a la oferta que puede encontrar en Internet el usuario", apunta.

La pasión por tejer

En la misma línea se muestra We Are Knitters, una startup creada en 2011, que vende online kits para tejer, con una imagen más moderna de la que habitualmente se tiene de esta actividad. "No es pasión hecha negocio, sino una oportunidad", explica Pepita Marín, cofundadora de la empresa. "Mi compañero Alberto y yo éramos consultores, y teníamos en mente emprender, aunque en el futuro. Pero en un viaje a Nueva York nos encontramos a una chica joven tejiendo en el metro, pero con una imagen cool, lejos de la que podemos tener aquí de esa actividad. Investigamos y descubrimos que estaba de moda, así que decidimos lanzarnos, porque sabíamos que iba a llegar a España y ponerse de moda", confiesa.

Pese a todo, el 95% de las ventas procede del exterior. "Hemos crecido tanto porque nos hemos centrado en la internacionalización", reconoce. El principal mercado es, en concreto, Estados Unidos. "Es el gran referente, el país donde más desarrollada está la industria del Do It Yourself", apunta Marín. "Allí hay 47 millones de personas que saben tejer", admite la responsable de la compañía.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.