Pymes y Emprendedores

Lluís Consul: "Los emprendedores tenemos cierta tendencia a arriesgarnos"

  • "Golders es el primer caramelo con la energía de una bebida energética"
  • "Necesitaba crear y liderar un gran proyecto propio"
  • "Tenemos una previsión de ventas de 3 millones de euros en 2019"
Lluís Consul, creador de los caramelos Golders.

Lluís Consul es el emprendedor que ha creado Golders, el primer caramelo energético con palo. Dirigido a deportistas, estudiantes y toda aquella persona que requiera un plus de estimulación sin ingerir líquido extra. Lluís es licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la UAB, PDD por IESE Business School y Ciclo Formativo Superior en Industrias Alimentarias, el fundador de Golders siempre ha estado vinculado al sector de la alimentación.

En su nuevo proyecto como emprendedor ha ideado la fórmula para recargar la energía de deportistas y otros colectivos sobre la marcha. Y lo ha hecho con conocimiento de causa, Lluís Consul es runner y mientras corría, se le ocurrió que había una necesidad que podría cubrir.

¿Cómo surgió la idea de crear Golders?

La idea surgió de una necesidad de mercado que no estaba todavía bien cubierta. Siempre he sido una persona inquieta y emprendedora y a través de una experiencia personal empecé a diseñar lo que a día de hoy es el caramelo de palo energético Golders. Como consumidor de bebidas energéticas pensé que faltaba en el mercado un producto con la misma carga energética, pero más sabroso, portátil y funcional para mucha gente. Algo que no llenara y que no te obligara a ir al baño pasados unos minutos, en momentos importantes como antes de hacer deporte, conduciendo, en el trabajo, estudiando, de fiesta... Fue entonces cuando investigué el mercado nacional e internacional y empecé a encontrar otros productos energéticos, entre los que se encontraban caramelos, pero ninguno de ellos era equivalente, como Golders, al aporte de energía de una bebida energética tradicional. Me pregunté por qué y la respuesta fue que no era nada fácil desarrollar una fórmula que tuviera un buen sabor, y a su vez aportara una buena cantidad de energía. Los retos siempre me han gustado, y después de muchos ensayos y pruebas conseguimos crear Golders, el primer caramelo energético con buen sabor y energía equivalente a una bebida energética.

¿Cuáles son los objetivos de Golders en 2019?

Golders es un proyecto que ha empezado con muy buen pie ya que en sus primeros meses de vida hemos conseguido un acuerdo con la empresa Frit Ravich para que distribuya el producto a través de más de mil puntos de venta de todo el territorio español. La previsión de ventas para el 2019 dependerá en gran parte del éxito de la campaña de lanzamiento a través de ellos y de los futuros acuerdos que realicemos con gasolineras, supermercados, estancos y otros puntos de distribución. A todo ello hay que sumar acuerdos internacionales de distribuidores que ya se han interesado por nuestro producto. En total tenemos una previsión estimada de ventas en 2019 de unos 3 millones de euros. Además, continuaremos con nuestro objetivo de desarrollo de la creación de esta nueva categoría con nuevos formatos y sabores.

¿Cómo era su vida antes de crear Golders?

Incompleta. Después de una formación con muchas experiencias en el extranjero, necesitaba crear y liderar un gran proyecto propio escalable a nivel internacional.

¿Qué es la pasión para usted?

Es una sensación de placer, una emoción intensa que puedo sentir hacia algo. Para mí esto se traduce en el entusiasmo hacia una cosa, junto con el deseo para que esta salga tal y como confío.

¿Qué es el riesgo para usted?

Para mí el riesgo es la consecuencia previamente medible que tendrá lugar si las cosas no salen como espero. Los emprendedores tenemos cierta tendencia a arriesgarnos, pero en mi caso en concreto siempre ha sido un riesgo controlado. Soy muy exigente en la medición de métricas y todo lo que hago, lo mido.

¿Cómo se protege del riesgo?

Precisamente como he comentado en la respuesta anterior, poniendo ciertos límites y no arriesgando hasta un nivel en que esa consecuencia medible sobrepase el límite que me he marcado previamente o se convierta en inmedible e impredecible.

¿Qué ha sido lo más duro de poner en marcha el proyecto?

Para mí lo más duro era el tener que tirar hacia delante el proyecto de forma individual, pero esto enseguida lo superé porque supe rodearme de personas humildes y altamente válidas en las que poder confiar, que creyeron en el proyecto como yo y me aportaron una misma visión a corto, medio y largo plazo.

¿Qué recomendaría a alguien que quiera poner en marcha su propio proyecto empresarial?

Que analice bien los riesgos y minimice las incertidumbres. Que crea en el proyecto, delegue, se adapte a los cambios rápidamente. Y que no haga mucho caso a las opiniones de terceros y tenga muchísima perseverancia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.