Pymes y Emprendedores

Los hurtos se ceban con el pequeño comercio durante la época estival

  • Un total de 145 robos se cometen a diario en las grandes capitales

Aunque las fechas navideñas son uno de los periodos más críticos en lo que a pérdida desconocida y hurtos se refiere, la época estival también constituye un momento crucial para las empresas y, en especial, para las de pequeñas dimensiones, pues suelen contar con dotaciones más reducidas para este tipo de cometidos.

 En relación con esto, Rafael Ruiz López, coordinador general de S.O.C -siglas en inglés de Central Receptora de Alarmas (CRA)- de la empresa Techco Security, admite que "el gasto de las pequeñas y medianas empresas en medidas de seguridad es inferior al del las grandes superficies o retails porque no tienen las mismas ganancias y, muchas veces, el empresario se olvida y acomoda porque piensa que nunca le va a pasar".

Nada más lejos de la realidad, ya que según apuntan desde Techco, en verano se registran 145 robos en viviendas y pequeños comercios a diario en las grandes capitales como Madrid o Barcelona. De hecho, como reconoce Ignacio Jiménez, director de Relaciones Institucionales de la empresa Securitas Direct, "los comercios que cierran durante un periodo vacacional determinado anunciándolo exteriormente y con género o productos visibles desde su escaparate" son los que se enfrentan a más riesgos.

Por todo ello, prevenir este tipo de situaciones resulta fundamental. Desde Securitas Direct apuntan dos tipos de seguridad: en primer lugar, la física -es decir, contar con persianas metálicas, escaparates con un buen nivel de grosos, cerraduras de seguridad o rejas- y, en segundo lugar, electrónica -alarmas conectadas a una central receptora, sistema de registro de imágenes, etc.-. Por su parte, Ruiz señala que "es muy importante que el empresario se asegure de que el sistema de alarma ha pasado su correspondiente revisión periódica. Además, no debe facilitar las palabras clave a nadie que no sea de confianza, debe activar la alarma siempre que salga del comercio, mantener escaparates y ventanas bien cerrados y, por último, no publicar en redes sociales que va a ausentarse del negocio por el periodo vacacional".

Nuevas formas de actuar

La difícil tarea de prevenir un hurto o un robo se incrementa con los nuevos modus operandi que van surgiendo. Así, según Ruiz, "ya no se suele hacer cuando hay alguien dentro del comercio, sino que se observa que va a estar vacío durante unos días y se fuerza la cerradura". En relación con esto, Jiménez explica que "uno de los métodos más utilizado por las bandas de ladrones es el alunizaje, que consiste en estrellar un vehículo contra la luna para romperla y facilitar la rápida entrada de los cacos. De ahí, la importancia de proteger escaparates y ventanas y emplear cristales antialunizaje".

Además de ello, otras recomendaciones que apuntan desde Securitas Direct son, en primer lugar, guardar la mínima cantidad de dinero posible en las cajas registradoras de las que disponga el comercio, ya que son el principal punto de mira de los intrusos, y procurar que alguna de las cámaras de vigilancia apunte hacia la caja; y en segundo lugar, incorporar automatismos o detectores de movimiento que activen los sistemas de iluminación, pues como indica Jiménez, "una herramienta fácil de disuasión de intrusos es tener una iluminación adecuada tanto en el interior como en las zonas perimetrales".

No obstante, si desgraciadamente, se es víctima de un hurto o un robo, lo primero que se debe hacer es llamar a la Policía y no tocar nada. "Una vez informada la autoridad, se deben seguir sus indicaciones, que pasarán por formalizar la pertinente denuncia en comisaría. También se debe informar al seguro y a la empresa de seguridad, para que aporte la información que pueda disponer del robo y revise los sistemas", concluye Jiménez.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin