Pymes y Emprendedores

TooGoodToGo: "Los establecimientos ofrecen en la 'app' el excedente de comida que generan cada día"

Oriol Reull, Country manager de TooGoodToGo en España.

La preocupación por el medio ambiente es cada vez mayor entre la sociedad, lo que ha provocado que las empresas abracen el concepto de economía circular. Una de las startups que ha surgido en este contexto es TooGoodToGo, la app que lucha contra el desperdicio de alimentos, y que ha cumplido su primer año en España.

¿En qué momento y por qué nace TooGoodToGo?

La plataforma nació hace tres años y medio en Dinamarca, cuando un grupo de jóvenes que estaba cenando en un buffet se da cuenta de que toda la comida que no han consumido y estaba expuesta se iba a la basura. Deciden preguntar a los camareros por qué no la donaban o la reaprovechaban, y les explican que es complicado. Ahí surge la idea de buscar una solución para que cada día, en la puerta de todos los restaurantes de Europa, se pueda salvar esa comida en perfecto estado y de calidad, que por cuestión de oferta y demanda no se vendió. Hace un año llegamos a España, que era en aquel momento el décimo país de la expansión, y el más al sur en el que se habían instalado. En total hemos salvado 20 millones de raciones de comida del cubo de la basura.

¿Por qué deciden apostar por España y por Madrid en concreto?

Por un lado, por una cuestión de volumen, ya que España es el séptimo país que más comida desperdicia de Europa. Y, por otro, por un factor cultural y la importancia que tiene la comida. Madrid es una ciudad muy cosmopolita, con un perfil perfecto para operar.

¿Cómo funciona la aplicación?

Somos un marketplace. Por un lado, tenemos la oferta, que es la que suben las tiendas, establecimientos y restaurantes, a partir del excedente que tienen cada día. De manera sencilla, indican lo que les va a sobrar. Y por otro lado, están los usuarios, que van a entrar en la aplicación, y van a poder encontrar establecimientos cercanos con excedente. ¿Cómo se articula todo eso? Ahí está la magia de TooGoodToGo, ya que no ofrece un producto concreto, sino un pack sorpresa. La tienda no sabe qué les va a sobrar hasta el cierre: lo que hace posible luchar contra el desperdicio es que lo que ofrecen los establecimientos es un pack sorpresa de lo que les va a sobrar de un valor de entre 10 y 15 euros, que se venden por 3 o 5 euros, mientras que el usuario sabe que va a un sitio, pero no sabe exactamente cuál va a ser la composición.

¿Y la gente repite?

Sí. En general tenemos más demanda que oferta, aunque crecen ambos muy rápido. Cada usuario ha consumido de media tres o cuatro packs. Para nosotros, TooGoodToGo debe ser parte de tu filosofía de vida. No te podrás alimentar al 100 por ciento de la aplicación, pero sí puede ser un hábito al salir del trabajo.

¿Qué tipo de establecimientos son los que están inscritos?

De todo tipo, y también eso es parte de la magia de TooGoodToGo: hay panaderías, fruterías, sitios de sushi, carnicerías, supermercados, restaurantes de menú del día, establecimientos de comida preparada...

¿Cuáles tienen más éxito?

Los de sushi tienen mucho éxito, pero también los de fruta y verdudura, y algunos restaurantes que son más conocidos.

¿Cómo funciona su modelo de negocio?

Nos articulamos en tres patas, y la económica nunca es la principal, porque nuestro principal indicador son las comidas salvadas. Cobramos una comisión por cada pack que vende la tienda. Así, el establecimiento, que iba a tirar esa comida y sacar 0 euros, ahora va a lograr algo, salvo esa pequeña comisión que se lleva TooGoodToGo.

¿Y cómo ha sido el recibimiento por parte de los usuarios?

Ha sido bueno. Tenemos un ratio más alto incluso que en otros países. En ese sentido, tenemos sobre todo un usuario medio de unos 25 a 40 años, más mujeres que hombres, que suelen comprar cerca del trabajo o de casa, y existe el factor de la concienciación.

¿Está concienciada la sociedad?

Aún queda mucho por hacer. Nadie sale de su casa dejándose la luz encendida, pero aún seguimos tirando comida. Creo que se le está dando más repercusión a otros problemas graves, como es el uso del plástico, pero pienso que el desperdicio alimentario es el siguiente tema que va a marcar la agenda europea. Al final, toda la comida que se tira está provocando un 8 por ciento de las emisiones de CO2 a nivel mundial. Es muchísimo impacto, casi al nivel del tráfico de vehículos.

¿Se puede acabar con el desperdicio alimentario?

Se puede reducir, pero por la imperfección del modelo es imposible que el desperdicio sea cero. Aunque al menos podemos frenarlo. Porque hace dos años en España se desperdiciaban 7,7 millones de toneladas de comida, y el año pasado 8 millones de toneladas, es decir, no es una cifra que disminuya, sino que sigue aumentando. En ese sentido, si conseguimos una reducción, tanto a nivel español como global, ya es un primer paso muy importante.

¿Qué tipo de negocios son los que más desperdician?

Por una cuestión de volumen, las grandes superficies son las que juegan un papel más importante. La restauración organizada y las cadenas lo tienen muy controlado. Pero en supermercados, hoteles, la cantidad de desperdicio es brutal. Pero en toda la cadena alimentaria, los hogares son los que más desperdician.

¿Quién es su competencia?

El cubo de la basura, que se lleva uno de cada tres alimentos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.