Pymes y Emprendedores

Casi el 40% de los trabajadores no logra desconectar en verano

  • El móvil y el correo, las principales causas para seguir pendiente

El verano es la época del año más esperada por los trabajadores, gracias a que es cuando la mayoría pueden cogerse sus vacaciones. El descanso y la desconexión son dos de los objetivos que los profesionales se plantean para estas semanas de asueto, para poder recargar pilas y a la vuelta poder continuar con la rutina laboral de una manera sana y productiva. Sin embargo, muchos trabajadores afrontan este periodo como un reto ante la dificultad de olvidarse temporalmente de sus responsabilidades.

De hecho, cuatro de cada diez profesionales en España aseguran que son incapaces de desconectar, según la III Encuesta Adecco sobre Desconectar del Trabajo en Vacaciones, elaborada a partir de 700 consultas. Más concretamente, el 8 por ciento de los mismos no logra desconectar en absoluto, mientras que el 31 por ciento restante consigue cierto nivel de desconexión, pero no lo suficiente. Solo seis de cada diez encuestados dicen lograr desconectar de sus funciones por completo.

Además, el porcentaje de trabajadores que no desconecta vuelve a crecer por tercer año consecutivo y en esta ocasión lo hace más de 3 puntos porcentuales.

Por franjas de edad, son los mayores de 55 años los que más descansan en vacaciones, ya que la totalidad de los encuestados asegura que desconecta del trabajo en este período. Les siguen los trabajadores de entre 26 y 35 años, de los cuales el 65,2 por ciento logra desconectar totalmente.

Los españoles de entre 46 y 55 años se encuentran en un punto intermedio. El 62,7 por ciento reconoce que durante esta época son capaces de dejar a un lado el trabajo y centrarse en su vida personal. Más o menos la misma proporción que entre los trabajadores de 36 a 45 años, que es del 59,9 por ciento. Son los menores de 25 años los que menos desconectan del trabajo pues la mitad de ellos reconoce que no logra evadirse por completo de las responsabilidades laborales (solo el 48,7 por ciento consigue desconectar totalmente del trabajo).

"Es muy importante que tanto trabajadores, como empresas y sociedad en general entendamos la importancia de desconectar en los periodos de vacaciones para poder continuar siendo eficientes en nuestro trabajo, sin tener que renunciar a disfrutar de nuestro tiempo libre", explica Carlos Viladrich, director de Recursos Humanos del Grupo Adecco.

Y es que la desconexión laboral empieza a ser un tema muy importante. "La tecnología es la gran aliada para compaginar la vida personal y profesional a través de medidas como el teletrabajo, horarios más flexibles y otras fórmulas parecidas, pero también, en algunos casos, nos hace dependientes de nuestro trabajo y nos impide desconectar completamente de nuestras tareas laborales incluso en periodos de descanso", insiste Viladrich.

Duración de las vacaciones

La duración de las vacaciones es una variable fundamental que afecta de manera directa a la desconexión del trabajo por parte de los trabajadores. Tanto es así que, según Viladrich, "aun siendo un tema muy particular y que depende en gran medida de las preferencias personales, del tipo de trabajo e incluso del tipo de actividades programadas para el tiempo de descanso, yo creo que para una verdadera desconexión dos semanas son mejor que una y tres mejor que dos. No obstante, es importante también planificar los descansos anuales". "Cada vez más se observa la tendencia a distribuir los tiempos de descanso en dos o tres periodos, lo que, evidentemente, limita la duración de los mismos. En cualquier caso, una desconexión al año de como mínimo dos semanas la considero muy recomendable para romper con la rutina y recargar baterías", precisa el experto. Un 14,7 por ciento es aún más afortunado y dispone de cuatro semanas e incluso más de un mes seguido (3,7 por ciento) de vacaciones. Y en el lado contrario se sitúa el 11,3 por ciento de los españoles en activo, que tan solo puede disfrutar de una semana de descanso, al menos en verano.

Entre los principales motivos por los que los españoles no desconectan del trabajo se encuentran, además de la duración de sus vacaciones, el sentimiento de culpabilidad si no permanecen atentos al trabajo, la dificultad para dejar de pensar en temas laborales, tener un teléfono móvil y/u ordenador de empresa, recibir llamadas de compañeros o jefes y la falta de coordinación con otros compañeros, entre otros.

"El teléfono y el correo son dos de los principales enemigos de la desconexión, por lo que hay que saber gestionarlos de forma adecuada para que no nos impidan descansar en este período", concluye Viladrich.

Cargar pilas ayudará a que la vuelta al trabajo sea más eficiente y productiva. Además, alejarse de los problemas ayudará a pensar en ellos de manera diferente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.