Fondos

El feminismo cotiza al alza a largo plazo

  • En determinados índices sólo cotizan compañías que luchan contra los techos de cristal

Los informes no hacen sino señalar algo que ya sabemos: que ser mujer sigue siendo hoy mucho más complicado que ser hombre. Y no solo a nivel familiar -según el estudio "Somos Equipo" del Club de Malasmadres, el 45,2% de las mujeres conviviendo en pareja y aportando la misma cantidad de dinero al hogar que sus parejas declaran ser las principales responsables de las tareas doméstico-familiares- sino también a nivel laboral y por dos vías.

La primera es que siguen siendo pocas las mujeres que consiguen alcanzar puestos de dirección, ya no solo en España, sino en el mundo. Por ejemplo, según un estudio publicado a finales de 2018 por MSCI, el proveedor mundial de índices bursátiles, de las 2.694 compañías que cotizan en el índice MSCI ACWI solo 43, el 1,6% del total, tienen el 50% de sus consejos en manos de profesionales femeninas.

La media de representación sigue estando en niveles del 17,9%, siendo el sector financiero el más femenino y el de tecnologías de la información el que menos lo es. Aunque esta cuota ha crecido en los últimos años de reivindicación del empoderamiento femenino, MSCI no espera que la media alcance el 30% hasta 2019, dos años más tarde de lo que preveían en 2015.  

La segunda vía de desigualdad es que las pocas que consiguen romper ese techo de cristal siguen cobrando menos que sus equivalentes masculinos. Según las últimas estadísticas que ha publicado la Comisión Europea al respecto (se espera que en el mes de marzo presente una actualización) la brecha salarial media en la Unión Europea es del 16,2%. Una cifra muy similar al 14% que cobran de media menos las (pocas) consejeras de empresas del Ibex 35, según los datos de la CNMV. Y eso a pesar de que hace apenas dos semanas la ministra de Economía, Nadia Calviño, afirmó que esa brecha salarial  podría estar provocando en España una pérdida de "aproximadamente el 15% del PIB".  

La media de representación sigue estando en niveles del 17,9%, siendo el sector financiero el más femenino y el de tecnologías de la información el que menos lo es

La reducción de esta brecha y aumentar la presencia de mujeres en los puestos de dirección está en las agendas de todos los organismos públicos y en gran parte de las empresa privadas, pero también empieza a estar en la mente de esos grandes inversores internacionales que quieren incluir la temática de la igualdad entre hombres y mujeres en sus estrategias de inversión. De ahí que en los últimos años hayan visto la luz varios índices bursátiles en los que cotizan solo compañías cotizadas que luchan por erradicar ese techo de cristal primero y esa brecha salarial después.  

Uno de los últimos índices de este tipo es el Bloomberg Gender Equality Index, que incluye 230 compañías cotizadas en 36 países de diez sectores diferentes. Entre las españolas figuran nombres como Iberdrola, AcerlorMittal, Santander, BBVA, Caixabank, Enagás o Telefónica. Más concentrado es el índice Solactive Equileap Global Gender Equality, ya que incluye a cien compañías seleccionadas a partir de 19 criterios que tienen que ver con la igualdad salarial y de género, transparencia o políticas sostenibles. Un índice en el que, por cierto, dos españolas, Iberdrola y Enagás, figuran también entre las diez compañías que más pesan en el índice. Y también son cien las empresas que componen el último de los índices que potencian la inclusión y diversidad en los consejos directivos: Thomson Reuter's diversity and inclusion index. Además, todos esos índices son "invertibles", ya que tanto Lyxor como UBS e Ishares ofrecen ETF que los replican (los dos primeros al índice de Solactive y el tercero, al de Thomsons Reuters). También Axa IM decidió hace un par de años desarrollar el primer fondo de gestión activa que tiene en cuenta la igualdad entre hombres y mujeres. Se trata de Axa WF Framlington Women Empowerment y su objetivo es "invertir en una cartera de renta variable cotizada de empresas que generen valor financiero y social fomentando la diversidad de género y aprovechando el papel económico cada vez más importante de las mujeres", según consta en su folleto. 

Un componente que cotiza al alza 

Sin embargo, como sucede con cualquier fondo temático cabe preguntarse si este tipo de productos responden a una simple estrategia de marketing ahora que el feminismo vende tanto o si, por el contrario, tienen sentido desde el punto de vista que más preocupa al inversor: la pura y dura rentabilidad. Pues bien, según explica Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis en el blog de la gestora citando el informe The Credit Suisse Gender 3000, "una de las conclusiones que evidenciaba era que las compañías que mostraban mayor diversidad en sus consejos mejoraban los retornos de bolsa ajustados sectorialmente. Concretamente, las compañías con al menos una mujer en el consejo habían batido en un 3,7% de retorno compuesto desde 2005 respecto a aquellas que no contaban con ninguna". Otro informe, esta vez de Bank of America Merrill Lynch titulado Women: the X-factor, asegura que tras analizar a las compañías que aplican el factor de la diversidad por género han visto que suelen presentar menos volatilidad en sus beneficios por acción (BPA) y mejores ROE, que los que presentan de media las compañías con peores puntuaciones además de contar de media con mejores valoraciones.  

Sin embargo, ese componente de inclusión social no siempre cotiza en mercado. Se ve cuando uno compara la rentabilidad de los índices, en su versión total return, Solactive Equileap Global Gender Equality y MSCI World Net Total Return, en los últimos seis ejercicios. El índice "inclusivo" consiguió superar al MSCI en la mitad de la ocasiones mientras que el "no inclusivo" hizo lo propio en las otras tres. Eso sí, la diferencia es que la brecha de rentabilidad en esos tres años que no lo hizo (2018, 2017 y 2015) fue pírrica y de ahí que en rentabilidad acumulada Solactive Equileap Global Gender Equality haya conseguido alcanzar el 50,47% desde 2012 a 2018 frente al 46,71% del MSCI World Net Total Return en el mismo periodo, según los datos de Bloomberg. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.