Flash Emprendedores

Irene Esteve: "No veo a quien a acude a mi clínica como un cliente, son personas"

Irene Esteve, experta en estética dentofacial. Alberto Martín
Madrid

Desde hace años, Irene Esteve recorre el camino de la excelencia profesional, continuamente formándose en los sectores que más ha admirado durante su carrera odontológica. Esta emprendedora se dedica especialmente a la estética dental, desde todos los ámbitos. Como fuerza primordial emplea la búsqueda de la excelencia en sus pacientes, buscando sin parar los mejores resultados.

¿Cómo ha sido su camino hasta llegar al lugar en el que se encuentra ahora mismo?

Yo siempre supe que iba a ayudar a la gente, lo tenía clarísimo. En el colegio siempre quise ser la mejor y llegó un momento en que no sabía qué iba a ser de mi vida, pero sabía que tenía que subir el nivel para poder acceder a una educación privada que en mi casa no se podían permitir. Yo no lo podía hacer en cualquier sitio. Todo el mundo me dijo que yo tenía que ser médico, porque funcionaba bien en todas las cosas que hacía. Cuando llegó el momento, mis notas me permitían acceder a la carrera que yo quisiese, pero lo que yo quería era ayudar a la gente lo más pronto posible, no quería esperar a hacer seis años de medicina, más la especialidad para poder empezar. En este proceso de decisión, me encontré con una persona que me dijo que si era odontóloga empezaría las prácticas en tercero. En ese momento, la odontología se convirtió en un grado aparte de la medicina y dije, "bueno, pues vamos allá". Soy una emprendedora, siempre he tenido la ilusión de llegar a lo más alto y, para lograr lo que una quiere, hay que hacer sacrificios. Cuando estaba ya en la universidad, mientras estaban todos mis amigos de juerga, yo me quedaba estudiando y mis profesores me preguntaban, "¿Tú qué quieres ser?" y yo les decía que iba a tener una clínica en plena Milla de Oro.

Todos los emprendedores, cuando empiezan sufren ansiedad y se plantean si van a poder llevar a cabo lo que se proponen ¿Cómo fue para usted?

Para mí esta situación fue límite. De hecho, fue de las peores etapas, a nivel personal, de mi vida, porque se me estaba yendo de las manos. Ahí había dos opciones, seguir para adelante o morir, y yo he estado muchos meses cobrando nada, pagando a todas mis enfermeras, que yo tenía que contratar porque tenía tanto trabajo que necesitaba ayuda, pero en ese momento no llevaba dinero a casa.

¿Qué le motivo para seguir?

Que sabía que lo estaba haciendo bien, estaba creando una confianza en nuestro negocio. Era muy joven, en ese momento simplemente trabajaba para ganar la confianza del cliente. Tú tienes que ser claro con el cliente, para mí son clientes, son pacientes, son personas. Las personas que acuden a mi casa vienen porque tienen un problema, ya sea estético, ya sea por un dolor, pero yo estoy ahí para ayudarles y eso es lo que se ha perdido de la odontología en España, porque se ha convertido en un servicio más por el que hay que pagar. Solo hay que fijarse en las cadenas, que la mayoría están desapareciendo y empieza a recuperarse lo que es la artesanía pura. Y para lograr el servicio que yo he dado, todo lo que ganaba, no solo lo invertía en tener el mejor producto, sino que lo aprovechaba para seguir formándome.

¿Cómo ha sido su formación?

Mi primer máster, fue el máster de endodoncia y restauradora de la Universidad de Valencia, que para mí es el mejor máster que puede hacer un odontólogo, porque te muestra verdaderamente el sentido de la odontología. Ellos me enseñaron a restaurar, a proteger, a mantener todo el trabajo realizado y a ver lo bello de la sonrisa. Esto a mí me volvió loca. Tras esto, yo ya era endodoncista, y me di cuenta de que la gente pedía un poquito más, ya les había ayudado a salvar sus dientes y ahora querían verse mejor consigo mismos. Para esto, necesitaba conocimientos en ortodoncia, pero no tenía dinero para un máster. Yo soy investigadora, o sea, tengo un montón de artículos publicados por mis profesores, catedráticos de la Universidad de Valencia, que han estado a mi lado. Con ellos he estado investigando y formándome, sé mucho de lo que hay escrito y he visto qué es lo que funciona para completar el proceso, uno se puede formar también sin necesidad de hacer un máster.

Ha logrado la ilusión de su vida, ha abierto su clínica en la Milla de Oro, en plena pandemia. ¿Qué significa esto para usted?

Esto no era solo el sueño de mi vida, porque tengo muchos sueños y mañana tendré uno nuevo. Esto era lo que sabía que iba a hacer, necesitaba que esto llegase al mundo. Yo ya tenía y tengo muchos pacientes que confiaron en mí y que iban hasta Alicante a que les atendiese; pero me di cuenta de que necesitaba tener un sitio aquí, y yo quería que fuese aquí, para mí crear esto ha sido ver logrado lo que llevo toda mi vida persiguiendo. Esto va más allá de tener un local, esto me otorga una posición para que la gente pueda entender hacia dónde voy, porque yo estoy empezando.

¿Pero cree que una emprendedora como usted puede conseguir en España ver cumplidas sus ilusiones?

Todo el mundo puede conseguir lo que quiere si lo cree y si se esfuerza. Llegar a donde yo me encuentro ahora cuesta muchísimo, hay que luchar cada día. A mí me pilló Filomena, con el Covid se me pusieron mal los cinco obreros, pero yo sabía que esto iba a salir adelante y es mucho más lo que yo espero de esta clínica, porque es una pasada cómo la gente reacciona a todo esto que he montado. Por eso creo que si crees y te esfuerzas en lograr lo que te propones, puedes llegar a donde tú quieras.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.