Flash Emprendedores

Javier Estévez: "Una alimentación casera aumenta la esperanza de vida de los perros en tres años"

Joaquín Rodríguez (dcha.) y Javier Estévez (izq.), fundadores de Frankie the King. FTK
Madrid

Frankie The King es una startup de comida para perros con ingredientes frescos y de la máxima calidad, como si fuera un plato más de comida hecho en casa. Así es la receta con la que dos emprendedores gallegos están conquistando el mercado de comida para mascotas en nuestro país. En diciembre de 2020 conseguía una ronda de financiación de 440.000 euros, a través de una campaña de crowfunding y diferentes inversores. Hablamos con su CEO y cofundador, Javier Estévez, para conocer más sobre Frankie the King.

¿Qué es Frankie the King?

Frankie es la primera empresa española en comercializar comida cocinada, hecha como en casa, para perros. Sabemos que cada perro es un mundo y que sus necesidades pueden ir cambiando, por eso vendemos nuestra comida a través de planes adaptados a sus necesidades. El usuario tan solo debe completar un perfil con los datos de su perro y automáticamente podrá ver el plan que tenemos preparado. Con variedad de recetas y entregas programadas para que nunca les falte de nada. La forma más sana y cómoda de alimentar a nuestras familias perrunas.

¿Cómo surge la idea de crear una empresa en un sector tan amplio como es el de la alimentación y cuidado para animales domésticos?

Es una necesidad obvia y en auge. El concepto de comida cocinada realmente es más antiguo que los piensos, es algo natural que todos hacemos en casa desde hace siglos. Hubo un momento en el siglo pasado en que surgió la necesidad de dar salida a desechos no aptos para consumo humano, perfecto desde el punto de vista económico pero fatal desde el punto de vista de la salud del animal. Esto unido a que los sacos de pienso son una solución diseñada para estar en una estantería almacenada durante años hizo que viviesen un boom que acabara por hacer del pienso lo normal a la hora de alimentar a nuestras mascotas. Pero hoy en día esto no tiene sentido, tenemos los medios para distribuir alimento fresco y dar facilidades al consumidor para que una solución que hasta hace poco era incómoda de usar se convierta en la forma más fácil de darles lo mejor.

¿En qué se diferencian sus productos del resto de la competencia?

Si nos comparamos con opciones ultraprocesadas como el pienso seco o las latas hablamos sobre todo de salud. Existen estudios como el de Bruno Sappy que han demostrado que una alimentación casera aumenta la esperanza de vida en tres años.

Respecto a otras opciones más naturales, nuestra principal diferencia pasa por el servicio que somos capaces de ofrecer con nuestro modelo de planes adaptados que incluyen contacto directo con nuestro equipo (incluyendo a nuestra vete) y la comodidad que significa tener entregas recurrentes a domicilio y poder gestionar tu suscripción siempre que quieras.

Y por último, la calidad de nuestro producto no existe en el mercado. Poder distinguir todos y cada uno de los ingredientes de un vistazo, ver perros que tenían problemas para comer volverse locos con Frankie o simplemente ser transparentes y hacer recetas sin trampa ni cartón… nuestra receta de pescado, es de pescado 100%.

Tienen socios inversores desde los inicios, gente relevante del sector como el grupo de Kiwoko o Tienda Animal y 'business angels' relevantes en nuestro país como Rubén Ferreiro, Jeroen Merchiers o Guille Llibre, entre otros ¿Qué suponen estos socios en su 'startup'?

Además de aportar en el aspecto financiero su experiencia en el mundo startup, los contactos que tienen y los conocimientos del sector son clave para nosotros. El motor somos los que estamos en el día a día pero en momentos puntuales tener gente clave que te ayude a resolver algún punto es crucial.

¿Cómo han vivido la aparición del virus en la compañía?

Para nosotros ha sido un boom, como actividad esencial nunca paramos. La primera semana fue de ver qué pasaba y cómo reaccionaba el mercado y la legislación, pero a partir de ahí el crecimiento del canal online mezclado con las tendencias propias de un sector en auge hicieron que las ventas se disparasen.

¿Cuáles son sus objetivos a corto-largo plazo?

Por ahora estamos muy centrados en seguir creciendo en España, creando un producto y una experiencia todavía mejor, trabajando en entender muy bien lo que quiere el consumidor. Sabemos que el futuro pasa por la internacionalización pero eso no llegará seguramente hasta al menos finales del próximo año.

¿Cuánta importancia tiene la digitalización en su empresa?

Bueno, Frankie es 100% digital, somos una marca que ha nacido y que crecerá de forma digital. Ya no solo por el hecho de vender online, sino porque todos nuestros procedimientos, nuestra forma de comunicarnos y de trabajar es 100% digital. La tecnología es lo que nos permite hacer lo que hacemos y poder escalar, y más en un negocio con un componente industrial muy fuerte detrás fruto de tener la producción propia.

¿Qué supone para ustedes controlar su propia producción desde su planta?

Aunque suponga un esfuerzo extra y se aleje de los tópicos del mundo startup (escalabilidad, lean, cero capex…) es precisamente lo que nos permite diferenciarnos. Gracias a esto creamos productos diferenciales y únicos, Frankie solo hay uno. A pesar de haber recibido ofertas no producimos para nadie más.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.