Flash Ecoley

Antonio Garrigues Walker, Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio de este año

  • El Jurado destaca, entre otros motivos, su labor como empresario del Derecho
Vista general del Jurado del Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio.EE

El Jurado del Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio reunido hoy ha otorgado el galardón de la XXV edición a Antonio Garrigues Walker, por su larga y fructífera trayectoria en el ámbito jurídico y su gran contribución a la sociedad española.

Tras sucesivas votaciones, entre las 39 candidaturas presentadas al Premio Pelayo este año, el Jurado ha elegido a Antonio Garrigues Walker, por su intensa labor como empresario del Derecho y su impulso del liberalismo y la globalización en el mundo.

Según el Presidente del Jurado, Landelino Lavilla Alsina, "la elección de Antonio Garrigues Walker en esta vigésimo quinta edición consolida aún más, si cabe, los objetivos que pretende resaltar esta iniciativa, en la que se potencian los valores de las profesiones jurídicas en cualquiera de sus ámbitos, apreciando tanto la dedicación de los juristas como los valores que desde la Universidad, la sociedad, la empresa, las Instituciones Judiciales o el ejercicio liberal, se consideren de interés para la comunidad".

La ceremonia de entrega del Premio, dotado con 30.000 euros, exentos de impuestos, tendrá lugar el próximo día 14 de noviembre de 2019 en un Acto que contará con la presencia de los ilustres miembros del Jurado, así como de destacadas personalidades vinculadas con el mundo de la Justicia.

En la edición pasada la premiada fue Encarnación Roca Trías, vicepresidenta del Tribunal Constitucional y catedrática de Derecho Civil.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.