Flash Ecoley

Legaline abre ronda de financiación para consolidar su crecimiento

  • Incorpora a Susana Rodríguez como CEO
Susana Rodríguez, ceo de Legaline. eE

Legaline, startup jurídica especializada en atender demandas de consumidores en toda España, ha dado un nuevo impulso a su estrategia con la incorporación de Susana Rodríguez Urgel como nueva CEO y abriendo una ronda de financiación para consolidar su negocio en España. Desde la adquisición de Reclamacionex el año pasado para entrar en el mercado de las reclamaciones aéreas, esta legaltech ha continuado su consolidación con fichajes del sector tecnológico y prevé nuevas adquisiciones a corto plazo.

Susana Rodríguez Urgel será la CEO encargada de pilotar esta nueva etapa de la startup. Susana cuenta con más de 20 años de experiencia en el área digital de empresas como Telefónica, Eltiempo.es, Páginas Amarillas y varias iniciativas empresariales propias. Además, es co-Directora Académica del Programa de Dirección de Transformación Digital del IE Business School y fundadora de la organización Digitales Sin Fronteras, donde ayuda a personas en riesgo de exclusión social a familiarizarse con el entorno digital.

Legaline está formado por un equipo de 11 personas, entre las que se encuentran fundadores de otras empresas tecnológicas y socios de despachos de abogados. La hoja de ruta de Legaline y motivo principal de esta ampliación es clara: consolidarse y crecer. Los fondos captados con esta ronda de financiación de 500.000€ se destinarán principalmente a consolidar los resultados obtenidos hasta ahora y a ampliar la oferta de servicios de la marca.

"Legaline tiene el objetivo de acercar la justicia al ciudadano e impulsar la digitalización del sector legal en nuestro país" afirma Rodríguez, quien añade que "la aplicación a los procesos legale de IA apoyada sobre Big Data nos permite agilizar y automatizar procesos hasta ahora largos para los clientes y tediosos para los despachos tradicionales".

Hasta el momento, Legaline ha centrado sus esfuerzos en el desarrollo de un software propio que le permite mejorar la eficiencia en estos procesos. "Con la nueva ronda de financiación, Legaline podrá mejorar los servicios jurídicos personalizando aún más la atención que nuestros abogados y nuestro equipo ofrecen a cada cliente", asegura la nueva CEO.

El auge de la industria de las reclamaciones

El inicio del desarrollo del ecosistema legaltech en España cuenta actualmente con aproximadamente 80 compañías y las previsiones auguran que este sector seguirá creciendo en los próximos años. La madurez de la tecnología disponible y el cambio de mentalidad de los despachos de abogados están permitiendo a las startups desarrollar nuevos negocios que acerquen los servicios jurídicos al ciudadano. De momento, Legaline tiene como foco el mercado de las reclamaciones online de los sectores bancario, aéreo, fiscal y dental, entre otros, donde se posiciona como la compañía que mejor acompaña al ciudadano en todo el proceso.

En España las reclamaciones han crecido exponencialmente, en particular, en ciertos sectores. Es el caso del sector bancario: según la memoria anual de reclamaciones del Banco de España, en 2017 se cursaron 40.176 reclamaciones por hipotecas, marcando un récord histórico. En el sector aéreo, las reclamaciones por cancelaciones de vuelos se han disparado un 297% en los últimos diez años (2.687 en 2008 frente a 10.666 en 2018), según datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Esta cifra es similar a la registrada en las cancelaciones por retrasos de vuelos, que ha crecido en un 285% (se ha pasado de las 2.517 de 2008 a las 9.690 de 2018). También el sector sanitario ha incrementado el número de reclamaciones por negligencias dentales, en gran parte debido a los casos recientes de las clínicas dentales Low Cost, según FACUA.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.