Flash Ecoley

Conmoción en el sector legal por el fallecimiento del abogado Andrés Monereo

El abogado Andrés Monereo. eE

El abogado Andrés Monereo falleció en Madrid la pasada madrugada del 2 de abril. El despacho que dirigía, Monereo Meyer Abogados, comunicó ayer el fallecimiento. "Lamentamos comunicar la triste noticia del repentino fallecimiento de nuestro querido amigo, compañero y socio fundador", apuntan desde el bufete en un comunicado.

Nacido en 1961 en Madrid, se licenció en Derecho y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia Comillas (ICADE), comenzando su carrera como abogado en 1985. Especializado en Derecho Inmobiliario y Mercantil, en 1989 cofundó Monereo Meyer Abogados, dando vida a un despacho que es hoy referente en el asesoramiento jurídico a clientes internacionales con intereses en España. Andrés era también of counsel de nuestro despacho aliado en Estados Unidos, coliderando nuestro US Desk.

"Persona de enorme calidad humana y gran jurista, su amor al despacho que fundó, vio crecer y consolidarse, así como su integridad profesional, nos dejan una huella imborrable y un gran vacío que nunca se podrá llenar", apuntan desde el despacho. "Desde Monereo Meyer Abogados sentimos enormemente esta pérdida y expresamos nuestras más sentidas condolencias a su familia y amigos", añaden.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.