Flash Ecoley

El despacho DWF-RCD incorpora como socio al abogado Gerard Pérez Olmo

Gerard Pérez Olmo. eE

Tras su reciente integración con DWF, y manteniendo su apuesta por incorporar al mejor talento, el despacho DWF-RCD ha anunciado el fichaje de Gerard Pérez Olmo como socio del Área de Competencia del bufete, lo que permitirá a la firma ampliar aún más sus capacidades multijurisdiccionales.

Pérez Olmo tiene más de 20 años de experiencia en cuestiones relacionadas con prácticas restrictivas de la competencia y control de concentraciones, cuestiones en la que asesora recurrentemente a numerosas empresas y asociaciones nacionales e internacionales y actuando ante autoridades, tribunales administrativos y judiciales.

Asimismo, tiene un profundo conocimiento sobre el marco normativo de diversos sectores regulados, como el energético o el sanitario, además de en telecomunicaciones y transportes.

El nuevo socio de DWF-RCD es licenciado en Derecho por la Universitat Pompeu Fabra y cuenta con un Máster en Derecho Comunitario por el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas. Actualmente preside la Asociación Española para la Defensa de la Competencia (AEDC).

Adolf Rousaud, socio codirector de DWF-RCD, señala que "la incorporación de Gerard supone una decidida apuesta por hacer crecer nuestra firma con profesionales que poseen habilidades complementarias que se unirán a nuestras capacidades. La experiencia de Gerard en derecho de la competencia mejorará, sin lugar a dudas, nuestra posición en el mercado".

Por su parte, Ignasi Costas, socio codirector de DWF-RCD, apunta que "tras la reciente integración con DWF, este movimiento refuerza más si cabe nuestra visión del talento como uno de los ejes de crecimiento de la firma. Confiamos que esta incorporación sea la primera de muchas en esta nueva era".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.