Firmas

Riesgos para las economías emergentes

D e repente parece que las economías de mercado emergentes han ganado un respiro. Los flujos de capital hacia estas economías se agotaron en la segunda mitad del año pasado, cuando la Reserva Federal de los EEUU. elevó su tasa de interés durante cinco trimestres consecutivos y redujo su balance general.

Pero en enero, la Reserva Federal anunció una pausa, que ahora parece extenderse: los gráficos de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto actualmente indican que no habrá subidas de tipos para el resto del año. Además, la Reserva Federal ha señalado que el "ajuste cuantitativo", el proceso de permitir que las tesorerías y los valores respaldados por hipotecas salgan de su balance general, continuará sólo hasta septiembre.

Esto significa un alivio misericordioso para las economías emergentes, que se han visto impulsadas por la reanudación de las entradas de capital. Una repetición de la segunda mitad del año pasado, mucho menos de la "rabieta cómica" de 2013, ahora parece poco probable.

Además, está la recuperación de la economía china. Otros mercados emergentes, vinculados a China a través de las cadenas mundiales de suministro y las exportaciones de materias primas, están muy apalancados en su crecimiento. Por lo tanto, tenían buenas razones para preocuparse cuando la actividad manufacturera china se contrajo en febrero por tercer mes consecutivo. Las exportaciones chinas han bajado. Las ventas de coches han bajado. Hace tan sólo dos semanas, todo era pesimismo y pesimismo.

Ahora sabemos que este pesimismo era excesivo. La actividad manufacturera se recuperó en marzo, como consecuencia de las medidas adoptadas por las autoridades chinas. Los responsables de la formulación de políticas dependen más del estímulo fiscal y menos de la creación de liquidez para compensar la debilidad de la demanda.

Mi opinión, al contrario de la de otros, es que esto es algo que China puede permitirse. La deuda pública sigue siendo ba-ja según las normas de los mercados emergentes. Más importante aún, el diferencial entre la tasa de interés y la tasa de crecimiento, que determina la dinámica de la deuda, es menor que en prácticamente cualquier otro lugar del mundo.

Las amenazas arancelarias no culminarán en el colapso del comercio mundial

En consecuencia, el gobierno central pudo elevar el umbral por debajo del cual no se paga ningún impuesto sobre la renta y añadir una deducción fiscal por el cuidado de los padres ancianos. Tenía espacio para reducir los impuestos de las pequeñas empresas. Puede reducir el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y gastar más del 1,5 por ciento del PIB en ferrocarriles, carreteras y otros proyectos, como se anunció en marzo.

Sin duda, la carga de la deuda corporativa de China es pesada. Se espera que la financiación social total siga creciendo un 10 por ciento este año, más rápido que el PIB nominal. Gran parte de esta nueva liquidez se destina a compañías estatales relativamente ineficientes que ya tienen que hacer frente a préstamos dudosos. Dicho esto, China sigue siendo una economía lo suficientemente controlada como para que las autoridades puedan mitigar su desaceleración, como lo indica el repunte manufacturero del pasado mes de marzo.

El alivio también puede venir en el frente arancelario. Es posible que el presidente estadounidense Donald Trump haya endurecido su retórica antichina a instancias de su representante comercial, Robert Lighthizer, quien considera que las amenazas son necesarias para obtener concesiones del gobierno chino en materia de propiedad intelectual y transferencia de tecnología. También existe el peligro de que se apliquen aranceles adicionales de EEUU a otros productos y fuentes, como los vehículos de motor fabricados en Europa y México.

Pero el discurso arancelario de Trump es consistentemente peor que su mordedura. Cuando otros países se niegan a aceptar sus demandas, él tiene una historia de aceptar concesiones limitadas y declarar la victoria, como con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Ahora todo indica que se avecina un acuerdo cosmético similar con China.

Al mismo tiempo, Trump nunca abandona por completo la amenaza arancelaria. Los conflictos comerciales son un ruido de fondo útil que desvía la atención de las investigaciones políticas en curso y de las vergüenzas. Hacen parecer, a los no iniciados y desinformados, que la administración está haciendo algo para frenar el crecimiento de Estados Unidos.

Como resultado, las amenazas arancelarias de Trump continuarán entorpeciendo los mercados mundiales y las relaciones internacionales. Pero no culminarán en una guerra arancelaria total y en el colapso total del sistema multilateral.

Pero sigue habiendo un riesgo significativo y grave para los mercados emergentes: una recesión en Estados Unidos. La inversión de la curva de rendimiento a finales del pasado mes de marzo sugiere que los inversores se están tomando en serio esta posibilidad. Algunos sabios de instituciones como JP Morgan, que se ganan la vida pronosticando este tipo de eventos, piensan que hay una posibilidad significativa de recesión este año o el próximo.

Si se produce una recesión, será grave, porque habrá relativamente poco que los responsables políticos estadounidenses puedan hacer al respecto. Los tipos de interés estadounidenses se mantienen bajos, lo que da a la Reserva Federal poco margen de maniobra para recortar. Y, dado que el déficit presupuestario ya ha aumentado, habrá menos apetito por el estímulo fiscal.

Además, una recesión en EEUU interactuaría con otros riesgos. Trump buscaría a alguien a quien culpar, para que la guerra comercial pudiera volver. En ese caso, a China le resultaría más difícil superar su problema de deuda corporativa, lo que a su vez debilitaría el principal motor de la expansión económica mundial.

Por esta razón, el reciente respiro para las economías de mercado emergentes podría ser efímero. Dadas las incertidumbres sobre la política de EEUU y las perspectivas de crecimiento de China, es demasiado pronto para concluir que estos países están ya fuera de todo peligro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0